LA MO­DA DE CO­MER CON LOS DE­DOS

Aldaba - - BOCADILLOS - Tex­to: Mi­la­gros De Je­sús Fo­tos: Is­tock

En es­ta nue­va edi­ción de Al­da­ba Gour­met, te trae­mos un re­por­ta­je so­bre

la prác­ti­ca que ha­ce alu­sión a co­ci­nar di­fe­ren­tes ti­pos de co­mi­da, con­ju­gan­do di­ver­sos sa­bo­res en un so­lo bo­ca­do que se to­ma con los de­dos y se lle­va a la

bo­ca con to­da na­tu­ra­li­dad.

Exis­te una ten­den­cia que es­tá en bo­ga en es­tos tiem­pos, y que es muy prac­ti­ca­da en el ar­te cu­li­na­rio, por lo que ha lo­gra­do fa­ci­li­tar­les la vi­da a los aman­tes de la co­ci­na que tie­nen la opor­tu­ni­dad de pre­pa­rar y pos­te­rior­men­te, de­gus­tar una gran va­rie­dad de crea­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas, pe­ro en pe­que­ñas por­cio­nes. Fin­ger foods (co­mi­da que se co­me con los de­dos), re­sul­ta ser la com­bi­na­ción en­tre lo gour­met y lo fun­cio­nal, con un es­ti­lo chic e in­no­va­dor que in­vo­ca a dis­fru­tar de uno de los pla­ce­res más exu­be­ran­tes de la vi­da en to­do ti­po de oca­sión y en bue­na com­pa­ñía. Uno de los be­ne­fi­cios de pre­pa­rar es­te ti­po de ali­men­tos ra­di­ca en que los co­men­sa­les po­drán sa­bo­rear los bo­ca­dos sin la ne­ce­si­dad de que va­yan a una me­sa, ni ten­ga que uti­li­zar las he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les co­mo: te­ne­do­res pa­ra co­mer­los, más bien, por ejem­plo, se re­fie­re a un con­cep­to en don­de los in­vi­ta­dos que se en­cuen­tren de pie, so­cia­li­zan­do con los de­más en un even­to, to­men los bo­ca­di­llos de su pre­fe­ren­cia y los lle­ven a su bo­ca con to­da fa­ci­li­dad. En un bu­fett de es­ta ca­te­go­ría es im­por­tan­te que ha­ya una di­ver­si­fi­ca­ción de pla­tos, de tex­tu­ras y de sa­bo­res. Ade­más de de­li­cio­sos, es­te ti­po de co­mi­da de­be te­ner una bue­na pre­sen­ta­ción pa­ra así po­der lla­mar la aten­ción vi­sual de las per­so­nas pa­ra que lue­go cul­mi­ne con la apre­cia­ción de su ex­qui­si­tez, por lo que el en­car­ga­do de la pre­pa­ra­ción de los pla­ti­llos tie­ne a su car­go una gran res­pon­sa­bi­li­dad, no so­lo que ten­gan buen sa­bor, sino que lo ha­gan ver atrac­ti­vo. Ade­más, pa­ra dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia úni­ca, siem­pre se de­be com­bi­nar unos bo­ca­di­llos con un ti­po de be­bi­da que va­ya acor­de con la te­má­ti­ca de la co­mi­da. Por lo que el ma­ri­da­je cum­ple un pa­pel im­por­tan­tí­si­mo. Asi­mis­mo, a la ho­ra de or­ga­ni­zar un even­to es in­dis­pen­sa­ble crear una ar­mo­nía en­tre los ele­men­tos que con­for­ma­rán la de­co­ra­ción del en­torno y el me­nú. De la mis­ma for­ma en que se cui­dan los pla­tos, se de­be ha­cer con el am­bien­te y la ilu­mi­na­ción.

Los di­ver­sos even­tos en los que se pue­den de­gus­tar los fin­ger foods van des­de: bo­das, baby sho­wers, fies­tas em­pre­sa­ria­les, un com­par­tir con ami­gos, cum­plea­ños, en­tre otros.

Se­gún la chef Ca­ne­lle de Len­gaig­ne, se le pue­de sa­car vas­to pro­ve­cho a los fin­ger foods, ya que per­mi­ten crear to­do un mon­ta­je acor­de con el te­ma de la ac­ti­vi­dad y que va­ria­ría de­pen­dien­do del en­torno, la ex­pe­rien­cia que se quie­ra crear y la ma­ne­ra en que los mon­ta­rán, se­rán par­te fun­da­men­tal del atrac­ti­vo y de­co­ra­ción.

Sus ven­ta­jas y op­cio­nes

En­tre las ven­ta­jas que ofre­ce el pre­pa­rar y ser­vir es­tos pla­ti­llos en cual­quier even­to, son las si­guien­tes:

1)Lo ver­sá­til que son de adap­tar­se a cual­quier oca­sión.

2)Per­mi­ten te­ner ma­yor va­rie­dad de op­cio­nes. 3)Evi­tan la ne­ce­si­dad de cu­ber­te­ría, ya que se co­men de un bo­ca­do.

4)Son par­te de la de­co­ra­ción del even­to. 5)Po­si­bi­li­ta que el an­fi­trión pue­da dis­fru­tar del even­to, ya que se ha­ce con an­te­la­ción.

Una de­li­cia pa­ra com­par­tir en una ame­na tar­de de ami­gos, se­ría pre­pa­rar unas ri­cas ba­ta­tas re­lle­nas de que­so azul, so­bre mer­me­la­da de fru­tas del bos­que. A con­ti­nua­ción te ex­pli­ca­mos có­mo ha­cer­lo: se de­be pe­lar y her­vir las ba­ta­tas, con un po­co de sal, ha­cer un pu­ré con­sis­ten­te, agre­gar­le man­te­qui­lla, cre­ma de le­che y azú­car. Por otro la­do, mez­clar el que­so azul con el que­so cre­ma, ha­cer bo­li­tas pe­que­ñas de pu­ré de ba­ta­ta y re­lle­nar­las con la cre­ma de los que­sos, pa­sar por hue­vo ba­ti­do y em­pa­ni­zar con el Pan­ko. Lue­go, re­fri­ge­rar por unos 10 mi­nu­tos pa­ra dar­le fir­me­za. Freír en abun­dan­te acei­te ve­ge­tal y es­cu­rrir. Pa­ra fi­na­li­zar se pre­pa­ra la mer­me­la­da, y pa­ra ello, se co­ci­nan las fru­tas con­ge­la­das con una ta­za de azú­car blan­ca y ho­jas de al­baha­ca en me­dia ta­za de agua, de­jar her­vir, co­lar y li­cuar. Y pa­ra el mon­ta­je, uti­li­zar mi­ni­pla­tos o cu­cha­ri­tas de ce­rá­mi­cas, se­gún su pre­fe­ren­cia.

Ade­más de de­li­cio­sos, es­te ti­po de co­mi­da de­be te­ner una bue­na pre­sen­ta­ción pa­ra así po­der lla­mar la aten­ción vi­sual de las per­so­nas pa­ra que lue­go cul­mi­ne con la apre­cia­ción de su ex­qui­si­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.