UNA IS­LA EN LA CO­CI­NA

LA IS­LA DE CO­CI­NA se ha con­ver­ti­do en un pun­to fi­jo en el ma­pa ar­qui­tec­tó­ni­co de la ca­sa. No so­lo es un lu­gar pa­ra la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos, sino que tam­bién sir­ve co­mo un pun­to fo­cal en el co­ra­zón del ho­gar.

Aldaba - - GOURMET AMBIENTES - Tex­to: Mary G. Pe­pi­to­ne/uni­ver­sal Uclick Tra­duc­ción/edi­ción: Al­da­ba

El di­se­ño fun­cio­nal de la is­la ha mi­gra­do a co­ci­nas ex­te­rio­res y otras par­tes del ho­gar, co­mo el ar­ma­rio prin­ci­pal, di­ce Ala­na Bus­se, pre­si­den­ta de The Na­tio­nal Kit­chen and Bath As­so­cia­tion (NKBA) y Cen­tral Coast and Va­lleys Chap­ter y di­se­ña­do­ra de Wes­tsi­de Re­mo­de­ling Inc. con ba­se en Thou­sand Oaks, Ca­li­for­nia. “Una is­la, co­mo ele­men­to de di­se­ño de una ca­sa, no es­tá ata­da a una pa­red y es un es­pa­cio de tra­ba­jo au­tó­no­mo que tie­ne ac­ce­so des­de to­dos los la­dos”, di­ce. “La gen­te se sien­te na­tu­ral­men­te atraí­da por una is­la por­que tie­ne una sen­sa­ción abier­ta y sue­le es­tar en el cen­tro de una ha­bi­ta­ción o es­pa­cio”. La gen­te sim­ple­men­te es­tá por los al­re­de­do­res y ter­mi­na, de for­ma na­tu­ral, cer­ca de di­cho es­pa­cio, sin im­por­tar dón­de se en­cuen­tre, ya sea den­tro o fue­ra de la ca­sa. “Una de las so­li­ci­tu­des de di­se­ño más

co­mu­nes que re­ci­bi­mos es crear un es­pa­cio pa­ra una is­la de co­ci­na”, di­ce Bus­se. “Ca­da vez más pro­pie­ta­rios es­tán eli­mi­nan­do un co­me­dor for­mal pa­ra crear más es­pa­cio pa­ra la is­la de la co­ci­na”.

No per­mi­ta que su is­la de co­ci­na se vuel­va in­ha­bi­ta­ble al de­jar de pla­ni­fi­car ele­men­tos de di­se­ño es­pe­cí­fi­cos. Bus­se di­ce que una is­la sue­le te­ner una al­tu­ra de 36 pul­ga­das y es, co­mo mí­ni­mo, de 2 pies de an­cho. “La lon­gi­tud de una is­la pue­de abar­car has­ta 8 pies de lar­go, pe­ro de­be ajus­tar­se al es­pa­cio pa­ra per­mi­tir el flu­jo de trá­fi­co a su al­re­de­dor. Una is­la pue­de ce­rrar la bre­cha en una co­ci­na que se abre a una gran sa­la”. Re­quie­re, co­mo mí­ni­mo, un es­pa­cio li­bre de 3 pies en to­dos los la­dos, con al­gu­nos có­di­gos de cons­truc­ción lo­ca­les que re­quie­ren has­ta 4 pies de la pa­red más cer­ca­na. “La gen­te ne­ce­si­ta ase­gu­rar­se de que no ha­ya puer­tas en con­flic­to en­tre la is­la y los elec­tro­do­més­ti­cos a lo lar­go del mu­ro”, di­ce Bus­se. “Es im­por­tan­te sa­ber pa­ra qué va a usar su is­la y si ha­brá una cu­bier­ta, fre­ga­de­ro o asien­to”.

Cuan­do se tra­ta de sen­tar­se al­re­de­dor de la is­la, de­je al me­nos 2 pies li­nea­les en la en­ci­me­ra pa­ra te­ner su­fi­cien­te es­pa­cio li­bre. Se de­be ha­cer fun­cio­nar la elec­tri­ci­dad en la is­la pa­ra po­der así usar las to­mas de in­te­rrup­to­res, los pe­que­ños elec­tro­do­més­ti­cos y las es­tu­fas. Se ne­ce­si­ta fon­ta­ne­ría pa­ra un fre­ga­de­ro, dis­po­si­ción y/o la­va­va­ji­llas en una is­la de co­ci­na de­di­ca­da a la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos.

A es­te pun­to, pue­de ser una “de­li­cia” pa­ra la vis­ta, in­cor­po­rar­la al di­se­ño ge­ne­ral de la ca­sa. “Se pue­de ha­cer que una is­la pa­rez­ca un mue­ble en una ca­sa tra­di­cio­nal o muy so­bria en una ca­sa con­tem­po­rá­nea”, di­ce Bus­se. “Apro­ve­che bien el es­pa­cio de­ba­jo de una is­la pa­ra guar­dar uten­si­lios de co­ci­na, ar­tícu­los de vi­drio u otros ar­tícu­los usa­dos en o al­re­de­dor de la is­la”.

Co­lo­que al­go de luz so­bre cual­quier ta­rea a rea­li­zar en una is­la, ya sea con lám­pa­ras col­gan­tes ti­po ara­ña, Si la su­per­fi­cie de coc­ción es­tá en una is­la de co­ci­na, el área de cap­tu­ra del ven­ti­la­dor de ex­trac­ción de­be ser más gran­de pa­ra com­pen­sar el he­cho de que el ven­ti­la­dor ex­trae­rá ai­re de un es­pa­cio abier­to.

Es­ta ca­sa en Ca­li­for­nia, tie­ne una is­la de co­ci­na que re­fle­ja los gus­tos tra­di­cio­na­les. (Fo­to: Schaf Pho­to Ar­chi­tec­tu­ral Photography).

Es­ta co­ci­na de New­bury Park, Ca­li­for­nia, tie­ne una is­la que fue cons­trui­da pa­ra aco­mo­dar asien­tos pa­ra al me­nos seis per­so­nas. (Fo­to: Wes­tsi­de Re­mo­de­ling).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.