Mu­je­res rom­pen ba­rre­ras y se abren es­pa­cio en OFI­CIOS “DE HOM­BRES”.

BavaroNews - - PORTADA - Gé­ne­sis Pa­che

Ve­rón. Du­ran­te años, las mu­je­res han con­quis­ta­do gran­des lu­chas so­cia­les, des­ta­can­do en ca­si to­dos los ám­bi­tos y mos­tran­do sus ca­pa­ci­da­des más allá del desem­pe­ño en sus ro­les con­ven­cio­na­les, co­mo ma­dres, es­po­sas y amas de ca­sa.

Se­gún el Ob­ser­va­to­rio de Igual­dad de Gé­ne­ro de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na un 16.7 por cien­to de las mu­je­res han te­ni­do par­ti­ci­pa­ción en ga­bi­ne­tes mi­nis­te­ria­les en el úl­ti­mo pe­río­do de Go­bierno.

Se­gún el IX Cen­so Na­cio­nal de Po­bla­ción y Vi­vien­da 2010, en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na hay unas 9,445,281 ha­bi­tan­tes, de los cua­les 4,739,038 son hom­bres y 4, 706,243 son mu­je­res. En la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia la po­bla­ción to­tal es de 273,210, de los cua­les 143,010 son hom­bres y 130,200 mu­je­res.

Pe­se a to­dos los avan­ces al­can­za­dos, la mu­jer si­gue es­tan­do en des­ven­ta­ja de­lan­te del hom­bre. Se­gún la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Cepal) en es­ta re­gión, el 78.1% de las mu­je­res que es­tán ocu­pa­das lo ha­cen en sec­to­res de­fi­ni­dos co­mo de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, lo que im­pli­ca peo­res re­mu­ne­ra­cio­nes, me­nor con­tac­to con las tec­no­lo­gías y la in­no­va­ción, y en mu­chos ca­sos em­pleos de ba­ja ca­li­dad.

En la re­gión, la pro­por­ción de mu­je­res sin in­gre­sos pro­pios as­cien­de al 30% apro­xi­ma­da­men­te. Es de­cir, 1 de ca­da 3 mu­je­res en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be aún no tie­ne una fuen­te pro­pia de in­gre­sos. Se­gún la Cepal, es­to re­pre­sen­ta un gran desafío pa­ra la au­to­no­mía de las mu­je­res que de­pen­den de otros miem­bros del ho­gar pa­ra la sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des o las de sus fa­mi­lias.

La Cepal se­ña­la que el 26% de las mu­je­res ma­yo­res de 15 años de edad re­ci­be me­nos de un sa­la­rio mí­ni­mo, lo que de­ja co­mo con­se­cuen­cia que más de la mi­tad de las mu­je­res de la re­gión no ten­gan in­gre­sos pro­pios o re­ci­ban su­mas mí­ni­mas que im­po­si­bi­li­tan una ver­da­de­ra au­to­no­mía eco­nó­mi­ca.

Pe­ro en al­gu­nos que otros ám­bi­tos de la vi­da, la mu­jer do­mi­ni­ca­na ha lo­gra­do es­ca­lar y mu­chas se han con­ver­ti­do en el sus­ten­to de sus ho­ga­res. Ale­xan­dra Mo­ta es una mu­jer con­duc­to­ra de la Ru­ta Ur­ba­na Ve­rón, mis­ma que trans­por­ta al­re­de­dor de 1,000 per­so­nas dia­ria­men­te, en­tre los dis­tin­tos sec­to­res del Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Ca­na.

Ale­xan­dra tie­ne un año en es­ta ru­ta, pe­ro co­mo con­duc­to­ra del trans­por­te ur­bano de San Pe­dro de Ma­co­rís es­tu­vo tam­bién va­rios años. En to­tal ha te­ni­do es­te ofi­cio por más de diez años.

Es­ta con­duc­to­ra del trans­por­te ur­bano tie­ne 34 años de edad y es ma­dre de dos hi­jos. Ella es el sus­ten­to de su ho­gar, ra­zón por la que se le­van­ta ca­da ma­ña­na a tra­ba­jar en una ta­rea que por años ha si­do con­fi­na­da só­lo a hom­bres.

“Es un tra­ba­jo un po­co di­fí­cil, por una par­te, por­que don­de só­lo tú eres mu­jer y to­dos son hom­bres, es un po­qui­to di­fí­cil. Hay mu­chos que no tie­nen do­mi­nio de que hay mu­je­res que pue­den ha­cer lo que ellos ha­cen, y eso los ha­ce sen­tir un po­co in­co­mo­dos”, di­jo Ale­xan­dra.

Pre­ci­sa que día tras día tra­ta de li­diar con ca­da si­tua­ción que se le ge- ne­ra por su con­di­ción de mu­jer en el mun­do en el que la­bo­ra.

Ale­xan­dra se le­van­ta a las 5:30 de la ma­ña­na a tra­ba­jar. Ella vi­ve en Las Dos Jar­das, y sus hi­jos con su ma­dre, en San Pe­dro de Ma­co­rís. Di­jo que ve su tra­ba­jo co­mo al­go muy nor­mal, don­de tie­ne un ho­ra­rio de en­tra­da y uno de sa­li­da, y hay re­glas co­mo en cual­quier otro lu­gar.

“Hay per­so­nas que sí acep­tan lo que tú eres; hay per­so­nas que nun­ca lo su­pe­ran, y hay quie­nes in­ten­tan su­pe­rar­lo. Pe­ro yo tra­to de li­diar con to­do el mun­do”, des­ta­có.

Ale­xan­dra co­men­tó que de los pa­sa­je­ros que a ella le to­ca trans­por­tar, mu­chos de ellos se sien­ten bien con su pre­sen­cia y otros se sien­ten cohi­bi­dos. A ella siem­pre le ha to­ca­do ser la úni­ca mu­jer en las di­ver­sas ru­tas que le ha to­ca­do tra­ba­jar.

Su tra­ba­jo en San Pe­dro re­sul­ta­ba más di­fí­cil que el de es­ta zo­na, pues­to que aquí sien­te que las co­sas es­tán más or­ga­ni­za­das y con ma­yo­res re­glas. Du­ran­te el tiem­po que es­tu­vo en la ru­ta de la ciu­dad pe­tro­ma­co­ri­sa­na, el pa­sa­je pa­só de 3 a 20 pe­sos.

Ale­xan­dra di­ce que da has­ta seis vuel­tas en un só­lo día. Eso im­pli­ca ir de desde Las Dos Jar­das de Ve­rón has­ta Jua­ni­llo, y vi­ce­ver­sa. En el ca­so de

la ru­ta a Bá­va­ro, im­pli­ca ir desde Las Dos Jar­das has­ta Co­co Lo­co.

En lo que lla­man “un mal día”, un con­duc­tor de esa ru­ta pue­de pro­du­cir 500 pe­sos y en “un buen día” has­ta los 2,000 pe­sos. Re­co­men­dó a las mu­je­res que no per­mi­tan que na­die las li­mi­te o les di­gan que no pue­den, y que siem­pre crean en lo que les gus­ta y en lo que se sien­tan bien con ellas mis­mas, por­que si se de­di­can a com­pla­cer a to­do el mun­do, no tie­ne vi­da.

San­ta Jus­ti­na Mor­la es una mu­jer des­pa­cha­do­ra de com­bus­ti­ble en una de las es­ta­cio­nes de es­te dis­tri­to. Jun­to a ella tra­ba­jan unas tres mu­je­res más.

Es­tas da­mas for­man par­te de una ini­cia­ti­va que han to­ma­do al­gu­nas es­ta­cio­nes de com­bus­ti­bles que con­tra­tan mu­je­res pa­ra es­te ti­po de pues­to que an­tes eran ocu­pa­dos so­lo por hom­bres. Es­tas ini­cia­ti­vas tam­bién las han adop­ta­do otros paí­ses co­mo es el ca­so de Co­lom­bia.

San­ta lle­va 9 me­ses tra­ba­jan­do en la mis­ma es­ta­ción To­tal del Bou­le­vard Tu­rís­ti­co. Su tra­ba­jo con­sis­te en echar­le com­bus­ti­ble a los vehícu­los que a dia­rio vi­si­tan ese ne­go­cio, tam­bién ofre­cen el ser­vi­cio de lim­piar­le los cris­ta­les, me­dir el acei­te y echar­les agua a los que lo re­quie­ran.

“La ver­dad es que yo nun­ca pen­sé que iba a ha­cer es­te ti­po de tra­ba­jo. Es la pri­me­ra vez que ha­go es­to”, des­ta­có. San­ta era ca­je­ra an­tes de desem­pe­ñar­se co­mo des­pa­cha­do­ra de com­bus­ti­ble. Tu­vo que ser en­tre­na­da pa­ra desem­pe­ñar es­ta fun­ción, pe­ro ya a la se­ma­na de ca­pa­ci­ta­ción le die­ron una is­la den­tro de la es­ta­ción pa­ra ma­ne­jar­la ella so­la.

“A mí me gus­ta; no es tan di­fí­cil (el tra­ba­jo); no­so­tras tam­bién po­de­mos”, co­men­tó. San­ta ex­pli­có que den­tro de las per­so­nas que van a dia­rio a la es­ta­ción hay mu­chos que se sien­ten ex­tra­ño de ver­las a ellas, por­que creen que ese tra­ba­jo es só­lo pa­ra hom­bres.

Di­jo que las ven­tas han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te des­pués de que ellas es­tán la­bo­ran­do allá, por lo cor­tes del tra­to que les pro­fie­ren a los clien­tes.

Ale­xan­dra Mo­ta, con­duc­to­ra de la Ru­ta Ur­ba­na Ve­rón.

TES­TI­MO­NIOS

San­ta Jus­ti­na Mor­la, des­pa­cha­do­ra de com­bus­ti­ble en una es­ta­ción de To­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.