Et­cé­te­ra

BavaroNews - - AQUÍ NOSOTROS -

AHO­RA PA­RA INDAGAR IN­FOR­MA­CIO­NES TAN ELE­MEN­TA­LES, co­mo el fun­cio­na­mien­to de obras inau­gu­ra­das por la Jun­ta Dis­tri­tal, hay que for­ma­li­zar­lo an­te la Ofi­ci­na de Li­bre Ac­ce­so a la In­for­ma­ción de es­ta ins­tan­cia.

POR CIER­TO, HA­BLAN­DO DE ES­TA OFI­CI­NA, el pro­pio di­rec­tor mu­ni­ci­pal, Ra­món Ramírez, re­co­no­ció que es­te me­dio es el úni­co que for­ma­li­za la so­li­ci­tud de in­for­ma­cio­nes an­te ese or­ga­nis­mo. Es ver­dad, pe­ro de qué sir­ve si úl­ti­ma­men­te les ha da­do con ha­cer­se los chi­vos lo­cos y no dar lo que se le pi­de am­pa­ra­do en lo que fa­cul­ta el de­re­cho.

OTRO QUE AHO­RA SE NIE­GA A DAR IN­FOR­MA­CIO­NES es el co­ro­nel Car­los Mar­tí­nez, co­man­dan­te del Des­ta­ca­men­to de la Po­li­cía Na­cio­nal de Ve­rón-pun­ta Ca­na, quien di­ce que el que es­té in­tere­sa­do en sa­ber al­gún te­ma de re­le­van­cia no­ti­cio­sa, vin­cu­la­do a la ins­ti­tu­ción, de­be co­mu­ni­car­se con el re­la­cio­na­dor pú­bli­co de la Po­li­cía.

ES­TA AC­TI­TUD SE ES­TÁ VOL­VIEN­DO MUY RE­PE­TI­DA y en cier­to mo­do peligrosa, por­que cues­tio­na la res­pon­sa­bi­li­dad que de­ben mos­trar los ser­vi­do­res pú­bli­cos siem­pre que se les pi­da cuen­ta de lo que ha­cen, so­bre to­do con el di­ne­ro que pa­ga la gen­te en im­pues­to. Con eso no se juega, por­que ne­gar in­for­ma­cio­nes pú­bli­cas es lo mis­mo que ju­gar con can­de­la.

DI­CEN LOS CRIS­TIA­NOS QUE EL MUN­DO SE ES­TÁ ACA­BAN­DO. Y to­do pa­re­ce in­di­car que tie­nen la ra­zón. Es­to vie­ne a cuen­to por la for­ma en que mu­je­res jó­ve­nes (con edad de es­tu­diar una carrera uni­ver­si­ta­ria o téc­ni­ca) ven­den sus cuer­pos a tra­vés de las re­des so­cia­les.

NO SÓ­LO SON LAS PO­SES EN QUE APA­RE­CEN, siem­pre mos­tran­do sus atri­bu­tos fí­si­cos de la for­ma más os­ten­si­ble, sino tam­bién la ma­ne­ra de­sen­fa­da­da en que le po­nen pre­cio a ca­da ofer­ta, que os­ci­lan en­tre los 300 y pue­den pa­sar has­ta los mil dó­la­res.

SIN EM­BAR­GO, SE TRA­TA DE UN TE­MA COM­PLE­JO de abor­dar, por­que ca­da quien es dueño de su cuer­po y ha­ce con él lo que le plaz­ca, siem­pre que no al­te­re el or­den ju­rí­di­co es­ta­ble­ci­do. Ca­da quien juz­ga se­gún sus con­vic­cio­nes, pe­ro de que es­ta­mos vien­do co­sas nun­ca an­tes vis­tas, de eso no ca­be la me­nor du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.