Uso de tec­no­lo­gía en los ni­ños, al­tas y ba­jas

BavaroNews - - PORTADA - Dian­nelys San­tos re­dac­cion@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Ve­rón. Per­mi­tir que los ni­ños ten­gan ac­ce­so a cuen­tas de re­des so­cia­les, uti­li­cen ta­ble­tas y vi­deos juegos no es­tá mal, pe­ro es­to de­pen­de­rá del uso que los pa­dres per­mi­tan que sus hi­jos les den.

La tec­no­lo­gía tien­de a afec­tar a los ni­ños y ado­les­cen­tes cuan­do su uso es inade­cua­do de igual for­ma ue­de lle­gar a ser adic­ti­vo, ya que en es­te ca­so, el in­fan­te se vuel­ve de­pen­dien­te de la mis­ma.

La es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía in­fan­til, Step­ha­nie Pa­tri­cio, ex­pli­ca que una de las ven­ta­jas que tie­nen los ni­ños con el uso de es­tas he­rra­mien­tas es que les sir­ven de apo­yo aca­dé­mi­co al mo­men­to de ha­cer una ta­rea es­co­lar o in­ves­ti­ga­ción, sien­do un so­por­te im­por­tan­te en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo.

“Ac­tual­men­te, con­ta­mos con va­rios ni­ños que pre­sen­tan cier­tas dis­ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les o di­fi­cul­ta­des de aten­ción”, en­fa­ti­zó Pa­tri­cio. Agre­gó que en mu­chos de es­tos ca­sos la tec­no­lo­gía es una herramient­a que les brin­da so­por­te pa­ra tra­ba­jar esas di­fi­cul­ta­des, co­mo es en el ca­so de la aten­ción y con­cen­tra­ción.

De igual for­ma, di­jo que es re­co­men­da­ble que los pa­dres pue­dan te­ner el con­trol de lo que los ni­ños y ado­les­cen­tes ob­ser­ven en sus ta­ble­tas, por ejem­plo, y por esa ra­zón de­ben es­ta­ble­cer lí­mi­tes en el uso de es­tas.

La psi­có­lo­ga re­co­mien­da que uti­li­cen la Ta­blet co­mo una com­pen­sa­ción an­te el he­cho de rea­li­zar sus ta­reas o de­be­res en el ho­gar. Su­gie­re a los pa­dres que les den un buen ejem­plo a sus hi­jos, no mos­trán­do­se de­pen­dien­tes a esos apa­ra­tos.

Pa­tri­cio des­ta­có que uno de los me­jo­res mo­men­tos pa­ra uti­li­zar la Ta­blet es cuan­do es­tán en una sa­la de es­pe­ra, y que no es re­co­men­da­ble que ten­gan ac­ce­so a es­ta an­tes de ir­se a dor­mir o du­ran­te la ho­ra de al­muer­zo. In­di­có que no es acon­se­ja­ble que los ni­ños usen dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos an­tes de los dos años. En cam­bio, re­co­mien­da ini­ciar su uso a par­tir de los cin­co años, pe­ro só­lo me­nos de una ho­ra al día. La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría es­ta­ble­ce que “los ni­ños apren­den in­ter­ac­tuan­do con hu­ma­nos; no con dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos”. La uti­li­za­ción ex­ce­si­va de es­tos dis­po­si­ti­vos im­pac­ta de for­ma ne­ga­ti­va su so­cia­li­za­ción, ya que el ni­ño tien­de a ais­lar­se, y en con­se­cuen­cia se mues­tra po­co so­cia­ble, ca­ren­te de ha­bi­li­da­des y des­tre­zas bá­si­cas pa­ra la so­cia­li­za­ción con los de­más. Su es­ta­do de áni­mo tien­de a afec­tar­se de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va con ten­den­cia a la de­pre­sión in­fan­til.

Ex­pre­so que de igual for­ma en mu­chos ca­sos se pue­de per­ci­bir el com­por­ta­mien­to que pro­yec­ta el ni­ño de­pen­dien­do del con­te­ni­do que con­su­me en la Ta­blet: mu­chas ve­ces se tor­nan agre­si­vos, con ideas de muer­te o de una fuer­za su­pe­rior que les in­vi­ta ac­tuar con vio­len­cia.

Pa­tri­cio pun­tua­li­zó que a una ex­po­si­ción tem­pra­na de los ni­ños an­te las re­des o los apa­ra­tos ya men­cio­na­dos se ve una so­bre es­ti­mu­la­ción que a ni­vel ce­re­bral afec­tan distintas fun­cio­nes y es­truc­tu­ras, co­mo mio­pías de­bi­do al consumo que pre­sen­tan de la pan­ta­lla. En sen­ti­do ge­ne­ral, un uso re­cu­rren­te e inapro­pia­do lle­va a una in­vo­lu­ción en el desa­rro­llo del pe­que­ño. Por ese mo­ti­vo, es de su­ma im­por­tan­cia que los pa­dres in­ter­ven­gan, pro­gra­man­do un ho­ra­rio don­de el ni­ño no uti­li­ce la Ta­blet, te­le­vi­sión o vi­deo­jue­gos más de una vez al día. En con­clu­sión, en am­bos ca­sos tan­to be­ne­fi­cia co­mo per­ju­di­ca, de­pen­dien­do el em­pleo que se le dé. “Si ten­de­mos a per­mi­tir­le a nues­tros hi­jos que la uti­li­cen de ma­ne­ra in­co­rrec­ta, es­ta­re­mos per­ju­di­can­do el desa­rro­llo fí­si­co, emo­cio­nal y cog­ni­ti­vo de ellos. De lo con­tra­rio, po­dre­mos sa­car­le mu­cho pro­ve­cho a una ma­ne­ra ade­cua­da de su ma­ne­jo”, se­ña­ló Pa­tri­cio.

Aun­que se pue­den ob­te­ner be­ne­fi­cios del uso de es­tos ar­te­fac­tos, es ne­ce­sa­rio ser cau­te­lo­sos y brin­dar acom­pa­ña­mien­to per­ma­nen­te.

Step­ha­nie Pa­tri­cio, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía in­fan­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.