Cui­da­do con bo­tar el gol­pe

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS -

Cier­ta­men­te, exis­tir es un ba­ta­llar per­ma­nen­te, una dis­po­si­ción per­ma­nen­te pa­ra que las co­sas sal­gan bien, pa­ra que los erro­res de­jen de ava­sa­llar­nos cons­tan­te­men­te. Sin em­bar­go, es cier­ta tam­bién la esperanza de que una ac­ción cons­tan­te se con­vier­te en dis­ci­pli­na, en há­bi­tos que de­jan de cos­tar­nos ma­yo­res es­fuer­zos, así el bien ha­cer de­ja de ser un sa­cri­fi­cio o cos­tar al­gún es­fuer­zo ma­yor que el ejer­ci­cio de la cos­tum­bre. En es­ta úl­ti­ma con­di­ción, es po­si­ble per­ma­ne­cer en el es­ta­do de pre­ver even­tua­li­da­des no pla­ni­fi­ca­das, y has­ta las des­agra­da­bles nos de­jan de ator­men­tar.

El te­ma es que, has­ta al­can­zar la cos­tum­bre de lo co­rrec­to, en oca­sio­nes nos sen­ti­mos can­sa­dos, abru­ma­dos por las in­sis­ten­tes con­tra­rie­da­des, ex­te­nua­dos por tan­tas co­sas que ne­ce­si­tan de nues­tra aten­ción, nos pa­re­ce agó­ni­co un es­ta­do per­ma­nen­te de guar­dia al­ta. Es en­ton­ces que de­ci­mos un día “ne­ce­si­to un res­pi­ro, de­bo bo­tar el gol­pe”.

En es­te mo­men­to don­de re­que­ri­mos una vál­vu­la de pre­sión que li­be­re un po­co nues­tras ten­cio­nes in­ter­nas, re­la­jar­nos, dis­ten­der­nos, ba­jar un po­co la guar­dia, es que se ha­ce ne­ce­sa­rio ele­gir bien el es­pa­cio, tiem­po, con­di­ción y per­so­nas. Aun­que el re­creo y el es­par­ci­mien­to es tan ne­ce­sa­rio co­mo el res­pi­rar, no me­nos cier­to es que en ese in­ten­to es po­si­ble que se nos ol­vi­de el com­pro­mi­so con nues­tra pro­pia per­so­na y con los de­más, así ter­mi­na­mos en es­tu­pi­de­ces muy cos­to­sas.

Con fre­cuen­cia caí en la tram­pa de dar­me li­cen­cias, “por hoy so­la­men­te”, “me lo me­rez­co”, “un día al año no ha­ce da­ño”, ol­vi­dan­do in­sen­sa­ta­men­te que bas­ta un se­gun­do pa­ra la ma­yor des­gra­cia, has­ta pa­ra la muer­te mis­ma. En mi ca­so, la muer­te no me re­sul­ta un pro­ble­ma, al con­tra­rio, sig­ni­fi­ca el desen­la­ce de mi pre­sen­cia an­te Dios; pero de no mo­rir, nos que­dan las con­tri­cio­nes, el des­pil­fa­rro in­jus­ti­fi­ca­do, las he­ri­das, los da­ños irre­pa­ra­bles.

Cui­da­do al bo­tar el gol­pe, al ba­jar la guar­dia so­mos víc­ti­mas de agre­sio­nes ines­pe­ra­das de lo ma­ligno, ase­dia­dos por pa­sio­nes e im­pul­sos que pue­den lle­var­nos a la rui­na fí­si­ca y mo­ral, ca­si sin dar­nos cuen­ta.

Un tiem­po pa­ra no­so­tros no de­be im­pli­car in­fli­gir he­ri­das a nues­tros se­res que­ri­dos, no de­be ser ne­ce­sa­rio in­to­xi­car­nos en los ex­ce­sos, mal­gas­tar lo que con tan­to es­fuer­zo pro­pi­cia­mos pa­ra me­jo­rar nues­tro en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.