Pre­va­le­cien­do a los en­jui­cia­mien­tos

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA / in­gan­gel­ro­jas@hot­mail.com

Sien­to que las per­so­nas ye­rran al eva­luar los he­chos y com­por­ta­mien­to de los de­más ba­jo sus pro­pios pa­rá­me­tros. Sin pre­ten­der de al­gu­na ma­ne­ra jus­ti­fi­car, en­jui­ciar es una ta­rea que le que­da gran­de a mu­chos, ya que pa­ra ha­cer­lo se ten­dría que co­no­cer las in­te­rio­ri­da­des de las cir­cuns­tan­cias, las que ha­cen de la gen­te lo que son, “bue­nos o ma­los”.

Es­toy cons­cien­te que la com­ple­ji­dad de al­gu­nos no ge­ne­ra su­fi­cien­te in­te­rés y con­fian­za pa­ra que al­guien ocu­pe su tiem­po en en­ten­der­los, qui­zás lo que son no re­fle­je uti­li­dad al­gu­na de acuer­do a los be­ne­fi­cios es­pe­ra­dos que po­drían ofre­cer en una re­la­ción de cual­quier ti­po. Así creo tam­bién que el de­sen­can­to y des­dén ha­cia cier­to ti­po de per­so­nas ha­cen muy di­fí­cil la ta­rea de re­la­cio­nar­se.

La gen­te po­see de­silu­sio­nes de las que no ha­bla, trai­cio­nes, abu­sos, mal­tra­tos y hu­mi­lla­cio­nes que las ha­cen su­frir, tam­bién odiar. Iras que des­en­ca­de­nan ac­cio­nes abo­rre­ci­bles, que las lle­nan de car­gos de con­cien­cia y arre­pen­ti­mien­tos tor­tu­ra­do­res que les pe­san a pe­sar de al­gún ejer­ci­cio de fe que pre­ten­da ha­cer.

En mi ca­so par­ti­cu­lar, soy mi ma­yor crí­ti­co, el más des­pia­da­do, pe­ro es­to a na­die le cons­ta, ni im­por­ta. Es­to me tie­ne sin cui­da­do, pues no bus­co apro­ba­ción, ni acep­ta­ción. Mu­cho me­nos pre­ten­do lo que no ha­ya ga­na­do por mé­ri­to pro­pio, o por fru­to de la mi­se­ri­cor­dia de Dios, si es que la me­rez­co.

Así ani­mo a que el mie­do que­de des­pla­za­do por la de­ter­mi­na­ción, li­bres de los sar­cas­mos, ser co­no­ce­do­res que dis­tin­guen las ma­ni­pu­la­cio­nes, las ar­ti­ma­ñas de los que se apro­ve­chan, así co­mo po­see­do­res de me­ca­nis­mos de res­pues­tas pa­ra los in­jus­tos.

Que a pe­sar de to­do lo ma­lo ex­pe­ri­men­ta­do, al­go bueno re­sul­te al ana­li­zar los re­sul­ta­dos. La leal­tad y el res­pe­to a la au­to­ri­dad y el li­de­raz­go, el va­lor de la pa­la­bra em­pe­ña­da, co­mo vir­tu­des que ha­cen pre­va­le­cer. Ad­mi­rar y em­pe­ñar­se en ser una es­pe­cie muy es­ca­sa de hom­bres, esos que, sin atre­ver­me a me­dir sus ni­ve­les de bon­dad o mal­dad, me­re­cen ser se­gui­dos, pues no se va­len de las men­ti­ras y las de­ma­go­gias pa­ra con­se­guir adep­tos. Hom­bres por los que bien me pon­dría de­lan­te a una ba­la, pues son ga­ran­tía del es­fuer­zo y sus re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.