La ma­fia del Mi­nerd (2-2)

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

Tal y co­mo di­je en mi an­te­rior en­tre­ga, des­de el 2012 al 2014 hu­bo un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble de so­li­ci­tu­des en el de­par­ta­men­to de Re­gis­tro de Nom­bre y Mar­cas Co­mer­cia­les de la Ofi­ci­na Na­cio­nal de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual.

Es­tas so­cie­da­des que se crea­ron a par­tir de ese año no pro­du­cen na­da; no im­por­tan na­da. So­lo com­pran a su­pli­do­res y ven­den. Has­ta aquí to­do es nor­mal y li­ci­to co­mer­cio. Lo ma­lo de es­to es­tá en que to­das esas SRL sur­gi­das a par­tir del 2013 son de fun­cio­na­rios del go­bierno, quie­nes en su gran ma­yo­ría tie­nen has­ta 5 y 6 em­pre­sas agru­pa­das en con­sor­cio con so­cios di­fe­ren­tes, pe­ro de he­cho de un úni­co pro­pie­ta­rio. Esos da­tos son al­ta­men­te com­pro­ba­dos tan­to aquí en nues­tra zo­na co­mo en la to­ta­li­dad del país.

La co­rrup­ción por la vía de la ven­tas y com­pras di­rec­tas a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas se lle­vó en­tre sus ma­nos la su­ma es­ti­ma­da de 3 mil mi­llo­nes de pe­sos tan so­lo en el es­cán­da­lo de la Ofi­ci­na Me­tro­po­li­ta­na de Ser­vi­cios (OMSA), su­ma es­ta que fue­ron a pa­rar a las ar­cas de par­ti­cu­la­res. Nos ima­gi­na­mos pues el vo­lu­men des­co­mu­nal ma­ne­ja­do des­de el 2013 en ade­lan­te en el Mi­nerd y otras de­pen­den­cias con es­te mé­to­do de com­pras.

Jus­to hoy, re­dac­tan­do es­ta se­gun­da en­tre­ga, es­toy en­te­rán­do­me de que se ha­bía emi­ti­do unas de­cla­ra­cio­nes por par­te de la di­rec­to­ra de Con­tra­ta­cio­nes Pú­bli­cas, Yo­kas­ta Guz­mán, pa­ra dar a co­no­cer la Re­so­lu­ción 02-18 me­dian­te la cual de­ro­ga la 15-08 del 4 de no­viem­bre de 2008, don­de se au­to­ri­za­ba la com­pra y con­tra­ta­ción di­rec­ta pa­ra pa­sa­jes aé­reos, en­tre otros ser­vi­cios. Es­ta re­so­lu­ción entrará en vigencia el 23 de agos­to del pre­sen­te año.

Hu­bo la ne­ce­si­dad ex­pre­sa de de­ro­gar­la, en vis­ta de que el se­ñor Ma­nuel Ri­vas (ex­di­rec­tor de la OMSA) es­gri­mió la men­cio­na­da re­so­lu­ción en su de­fen­sa, tra­tan­do de jus­ti­fi­car las com­pras que hi­cie­ra en di­cha ins­ti­tu­ción, pa­ra crear la opi­nión pú­bli­ca de que es­te ac­tuó den­tro del mar­co de la ley.

El Go­bierno es­tá en la obli­ga­ción de in­ver­tir en la pre­pa­ra­ción del ca­pi­tal hu­mano de los de­par­ta­men­tos que es­tán crea­dos pa­ra fis­ca­li­zar las de­pen­den­cias del Es­ta­do o, si por lo con­tra­rio exis­te en ellos ca­pa­ci­dad ple­na, en­ton­ces con­mi­nar­lo a que ha­gan su tra­ba­jo ape­ga­do a las le­yes que lo ri­gen.

Avan­zar en es­tas con­di­cio­nes es ta­rea im­po­si­ble pa­ra un país. La fal­ta de ré­gi­men de con­se­cuen­cias vul­ne­ra la se­gu­ri­dad del es­ta­do, quien en es­tas úl­ti­mas dé­ca­das ha mos­tra­do una de­bi­li­dad no pro­pia de una so­cie­dad or­ga­ni­za­da. La ley es du­ra, pe­ro es la ley; y en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos el es­ta­do de­be mos­trar­se fuer­te así sea que esa ri­gi­dez sea blan­co de crí­ti­cas de los con­ser­va­do­res. Ejem­pla­ri­zar al ciu­da­dano con la je­rar­quía de es­ta­do, aun uti­li­zan­do la vio­len­cia, es jus­to y ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.