La fal­ta de hos­pi­tal en Ve­rón mues­tra su la­do amar­go: muer­tes y cien­tos de re­fe­ri­mien­tos

BavaroNews - - IMPACTOS - Gé­ne­sis Pa­che gpa­che@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Ve­rón. La muer­te del na­cio­nal hai­tiano Aus­te­ne Phin­ne­lus, lue­go de un ac­ci­den­te y su pos­te­rior aten­ción en la Uni­dad de Aten­ción Pri­ma­ria de Ve­rón (UNAP), trae nue­va­men­te a dis­cu­sión la ne­ce­si­dad de un hos­pi­tal del se­gun­do ni­vel de aten­ción pa­ra el Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Ca­na.

Su muer­te, al igual que la de otros pa­cien­tes, ha­ce re­cor­dar la promesa he­cha por el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na, de que es­ta co­mu­ni­dad ten­drá el hos­pi­tal que me­re­ce, acor­de con las de­man­das sa­ni­ta­rias que re­cla­ma es­ta po­bla­ción, que va en cons­tan­te cre­ci­mien­to.

Phin­ne­lus, se­gún na­rran sus ami­gos y ve­ci­nos, sa­lió tem­prano en la ma­ña­na del mar­tes 22 de ma­yo, rum­bo a su tra­ba­jo. Es­te hom­bre tra­ba­ja­ba en jar­di­ne­ría y se di­ri­gía a bus­car un pa­se de ac­ce­so pa­ra en­trar al lu­gar don­de la­bo­ra­ba.

Sus ami­gos cuen­tan que to­mó un mi­ni­bús de la ru­ta ur­ba­na Ve­rón, y jus­to cuan­do pi­dió pa­ra­da y se dis­po­nía a ba­jar­se, aún con un pie so­bre el vehícu­lo, el con­duc­tor lo pu­so en mar­cha, por lo que Phin­ne­leus ca­yó al pa­vi­men­to, gol­peán­do­se la fren­te con un con­tén.

El doc­tor Starkys Cal­vi­llo, di­rec­tor de la UNAP de Ve­rón, ex­pli­có que el hoy oc­ci­so lle­gó con un gol­pe en la fren­te y fue aten­di­do por uno de los mé­di­cos de emer­gen­cias, le cu­ra­ron las he­ri­das, se le co­lo­có una in­yec­ción an­ti­te­tá­ni­ca y se le re­ce­ta­ron al­gu­nos me­di­ca­men­tos co­mo anal­gé­si­cos, pa­ra lue­go ser des­pa­cha­do a su ca­sa.

Acla­ró que “en nin­gún mo­men­to el pa­cien­te re­fe­ría nin­gún otro sín­to­ma o signo. In­clu­so, el pa­cien­te vino ca­mi­nan­do por sus pro­pios pies; no re­fi­rió nin­gún do­lor, ma­reo ni más na­da; só­lo las la­ce­ra­cio­nes su­per­fi­cia­les”.

Cal­vi­llo acla­ró que el me­di­co pro­ce­dió de esa for­ma, de­bi­do a que Phin­ne­lus no pre­sen­ta­ba sín­to­mas de te­ner ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes. Es­te hai­tiano vi­vía en el sec­tor Vi­lla Es­pe­ran­za, me­jor co­no­ci­do co­mo Vi­lla Play­wood, por lo que fue lle­va­do por el con­duc­tor de la ru­ta ur­ba­na des­de la UNAP has­ta su ca­sa. Sus ve­ci­nos y com­pa­ñe­ros de ha­bi­ta­ción na­rra­ron las ho­ras pre­vias a su muer­te.

Sop­ho­ni Jean Ba­tis­te, ve­cino de Phin­ne­lus, cuen­ta que cuan­do el con­duc­tor de la ru­ta lo de­jó en la ca­sa se mar­chó de in­me­dia­to, y el na­cio­nal hai­tiano he­ri­do se sen­tó a ha­blar con ellos en el pa­tio. Más tar­de, se fue a acos­tar y es­cu­cha­ron un so­ni­do de que­jas que ve­nía de la ha­bi­ta­ción en la que vi­vía Phin­ne­lus.

Jean Ba­tis­te pre­ci­só que cuan­do en­tra­ron a ver­lo es­ta­ba san­gran­do por la na­riz y la bo­ca, in­ten­ta­ron ayu­dar­le y sa­lie­ron a bus­car la for­ma de tras­la­dar­lo a al­gún cen­tro mé­di­co. Pe­ro cuen­ta que no hu­bo tiem­po de na­da, pues­to que mu­rió de in­me­dia­to.

El re­por­te del de­par­ta­men­to de Pro­ce­di­mien­to de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad de Trán­si­to y Trans­por­te Te­rres­tre (Di­ge­sett) di­ce que Phin­ne­lus fa­lle­ció a cau­sa de pre­sen­tar trau­ma cra­neal se­ve­ro, se­gún el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción ex­pe­di­do por el mé­di­co le­gis­ta ac­tuan­te, y que los gol­pes los re­ci­bió al caer­se del au­to­bús en el que via­ja­ba.

CON­SE­CUEN­CIAS

En Ve­rón-pun­ta Ca­na só­lo fun­cio­nan tres UNAP, una en Ve­rón, otra en Bá­va­ro y una más en La Cei­ba. Es­tos cen­tros de sa­lud, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, son só­lo de aten­cio­nes pri­ma­rias, por lo que no tie­nen ca­pa­ci­dad de res­pues­ta en al­gu­nos ca­sos de emer­gen­cia que se pre­sen­tan. Es­tas tres UNAP tra­ba­jan a to­da ca­pa­ci­dad y le brin­dan ser­vi­cios a cien­tos de fa­mi­lias, fun­cio­nes que de­be­rían

re­por­te del de­par­ta­men­to de Pro­ce­di­mien­to de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad de Trán­si­to y Trans­por­te Te­rres­tre (Di­ge­sett) di­ce que Phin­ne­lus fa­lle­ció a cau­sa de pre­sen­tar trau­ma cra­neal se­ve­ro.

ser su­pli­das por un hos­pi­tal de se­gun­do ni­vel de aten­ción.

Al no te­ner las con­di­cio­nes ni equi­pa­mien­tos, los mé­di­cos de es­tos cen­tros de­ben re­fe­rir los pa­cien­tes que pre­sen­tan gra­ve­dad en su con­di­ción a otros cen­tros de sa­lud, ya sean pri­va­dos o pú­bli­cos, co­mo el Hos­pi­tal Nues­tra Se­ño­ra de La Al­ta­gra­cia de Hi­güey.

Cal­vi­llo, di­rec­tor de la UNAP de Ve­rón, di­jo que só­lo en el mes de ma­yo re­fi­rie­ron 199 pa­cien­tes, mis­mos que de­bie­ron ser aten­di­dos en otros cen­tros de sa­lud, por­que es­te cen­tro no tie­ne có­mo brin­dar­les esos ser­vi­cios que re­que­rían.

Se­gún el Ma­nual de Fun­cio­na­mien­to de las Uni­da­des de Aten­ción Pri­ma­ria UNAP del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca, a es­tos cen­tros de sa­lud les co­rres­pon­de aten­der to­dos los pro­ce­sos y pro­ce­di­mien­tos de sa­lud di­ri­gi­dos a per­so­nas y fa­mi­lias que no re­quie­ran aten­ción es­pe­cia­li­za­da u in­ter­na­mien­to, in­clu­yen­do las emer­gen­cias.

Su ac­ti­vi­dad de­be cen­trar­se en el pro­ce­so sa­lud-en­fer­me­dad de las per­so­nas y las fa­mi­lias, tan­to en el ries­go co­mo en el da­ño a la sa­lud, y sus in­ter­ven­cio­nes de­ben es­tar ava­la­das por cri­te­rios cien­tí­fi­co téc­ni­co.

Se­gún es­te ma­nual, los ser­vi­cios que se brin­dan en las UNAP son de aten­ción sa­ni­ta­ria en con­sul­ta por de­man­da y/o pro­gra­ma­da pre­via­men­te, con­sul­ta mé­di­ca de me­di­ci­na ge­ne­ral/de fa­mi­lia y de pe­dia­tría y ser­vi­cios de en­fer­me­ría co­mo cu­ras, in­yec­ta­bles, prue­bas y con­se­jos in­di­vi­dua­les.

Tam­bién ha­cen pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar y evi­ta­ción de em­ba­ra­zos no desea­dos o pre­ven­ción del abor­to pro­vo­ca­do y aten­ción a la em­ba­ra­za­da: se­gui­mien­to del em­ba­ra­zo nor­mal, edu­ca­ción ma­ter­nal y aten­ción al puer­pe­rio, aten­ción a ni­ños y se­gui­mien­to ade­cua­dos de to­do el pro­ce­so, ade­más de va­cu­nas y se­gui­mien­tos a quie­nes pa­de­cen de tu­bercu­losis, VIH/SIDA, ma­la­ria, y otras.

La fun­ción de una UNAP es la de brin­dar ser­vi­cios bá­si­cos de la sa­lud, por lo que se­gún ex­pli­có Cal­vi­llo, no cuen­tan con equi­pos pa­ra to­mo­gra­fías, o ra­dio­gra­fías, por lo que en mo­men­tos de re­ci­bir pa­cien­tes con gol­pes en la ca­be­za no tie­ne co­mo prac­ti­car­les es­tu­dios ma­yo­res.

La promesa de cons­truir un hos­pi­tal en Ve­rón-pun­ta Ca­na si­gue sien­do una promesa, lue­go de que el pre­si­den­te Me­di­na pu­sie­ra a mar­zo de es­te año co­mo fe­cha pa­ra ini­ciar la obra, pe­ro has­ta el mo­men­to no se ha em­pe­za­do na­da, y nin­gún fun­cio­na­rio se ha pro­nun­cia­do al res­pec­to.

Los pa­cien­tes de­ben ser des­pa­cha­dos a Hi­güey, que es­tá a una ho­ra de dis­tan­cia, por lo que se pier­de un tiem­po con­si­de­ra­ble en el tra­yec­to de tras­la­do, ade­más de que mu­chas de es­tas per­so­nas se van en trans­por­te pú­bli­co o en vehícu­los pri­va­dos, sin nin­gún ti­po de aten­ción mé­di­ca.

Phin­ne­lus era un na­cio­nal hai­tiano que lle­gó a vi­vir a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na a los 11 años; so­lo con­ta­ba con una pri­ma en es­te país. Mu­rió a los 34 años, por la fal­ta de una aten­ción opor­tu­na y co­rrec­ta an­te su si­tua­ción de sa­lud. Fue en­te­rra­do en el ce­men­te­rio de Hi­güey.

Lu­gar en el que vi­vía Aus­te­ne Phin­ne­lus y don­de fa­lle­ció.

Aus­te­ne Phin­ne­lus, lue­go de ser des­pa­cho­do a su ca­sa.

Ve­ci­nos de Aus­te­ne Phin­ne­lus mos­tran­do la ca­ma en la que el na­cio­nal hai­tiano fa­lle­ció.

Doc­tor Starkys Cal­vi­llo, di­rec­tor de la UNAP de Ve­rón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.