BOU­LE­VARD DE LA ME­DI­CI­NA PRE­VEN­TI­VA /

Dia­be­tes, pa­to­lo­gía que des­tru­ye

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - DR. HERVIDO TAVÁREZ / hta­va­rez2883@gmail.com

Hay una pa­to­lo­gía que ha­ce muy dul­ce nues­tro in­te­rior, y que es si­nó­ni­ma de com­pli­ca­cio­nes agu­das y cró­ni­cas, que pos­te­rior­men­te nos con­du­ce a una muer­te len­ta, dolorosa, ago­ni­zan­te y cuan­tio­sa en re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Sí, es­toy ha­blan­do de la dia­be­tes, la cual yo he ca­ta­lo­ga­do co­mo una en­fer­me­dad in­fer­nal.

Exis­ten di­fe­ren­tes va­rie­da­des de es­ta pa­to­lo­gía; ti­po 1 y 2, ges­ta­cio­nal e in­sí­pi­da. En es­ta oca­sión abor­da­ré con ma­yor en­fo­que la ti­po 2. ¿Qué es la dia­be­tes? La dia­be­tes es una en­fer­me­dad cró­ni­ca que apa­re­ce cuan­do el pán­creas no pro­du­ce in­su­li­na su­fi­cien­te o cuan­do el or­ga­nis­mo no uti­li­za efi­caz­men­te la in­su­li­na que pro­du­ce. La in­su­li­na es la hor­mo­na que re­gu­la los ni­ve­les de azú­car en san­gre, cuan­do la in­su­li­na no pue­de con­tro­de lar los ni­ve­les de azú­car ese fe­nó­meno se co­no­ce co­mo hi­per­glu­ce­mia, que con el tiem­po va des­tru­yen­do si­gi­lo­sa y gra­dual­men­te los lla­ma­dos ór­ga­nos blan­cos (ce­re­bro y ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas, re­ti­na, co­ra­zón, va­sos san­guí­neos y ri­ño­nes.)

La en­fer­me­dad de­no­ta unos sig­nos y sín­to­mas car­di­na­les y da­tos de la­bo­ra­to­rios re­le­van­tes a la ho­ra de ha­cer el diag­nos­ti­co, que con­sis­ten en: sed in­ten­sa, ham­bre ex­ce­si­va, au­men­to en la fre­cuen­cia y la can­ti­dad de ori­na y pér­di­da de pe­so, ade­más de una prue­ba de glu­co­sa al azar ma­yor de 200mg/dl, he­mo­glo­bi­na gli­co­si­la­da ma­yor de 6.5% en­tre otras prue­bas.

Los va­lo­res nor­ma­les de azú­car en san­gre van des­de 70-100mg/dl en ayu­nas y dos ho­ras des­pués de in­ge­rir ali­men­tos has­ta 140mg/dl. Si por ca­sua­li­dad us­ted tie­ne una prue­ba glu­ce­mia en ayu­nas por en­ci­ma de 100mg/dl-126mg/dl o ma­yor de 140mg/dl-200mg/dl dos ho­ras des­pués de in­ge­rir una car­ga de azu­ca­res, es­to no sig­ni­fi­ca que ten­ga us­ted dia­be­tes, sim­ple­men­te su cuer­po le es­tá ad­vir­tien­do que hay una in­to­le­ran­cia a los azu­ca­res (pre­dia­be­tes) y us­ted tie­ne que co­men­zar a cam­biar cier­tos es­ti­los de vi­da po­co sa­lu­da­ble por sa­lu­da­bles.

Te­ne­mos que afron­tar es­te pro­ble­ma, por­que el nú­me­ro de per­so­nas con dia­be­tes en el mun­do va cre­cien­do rá­pi­da­men­te de 108 mi­llo­nes en 1980 a 422 mi­llo­nes en el año 2014 (OMS). En el 2012 la dia­be­tes fue la cau­sa di­rec­ta de 1,5 mi­llo­nes de muer­tes, y otros 2,2 mi­llo­nes de muer­tes atri­bui­bles a és­ta.

Se es­ti­ma que la dia­be­tes se­rá la sép­ti­ma cau­sa de muer­te en el mun­do pa­ra el 2030.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.