La fal­ta de ban­cos de san­gre en Dis­tri­to Ve­rón­pun­ta Ca­na au­men­ta ries­gos de los pa­cien­tes

BavaroNews - - IMPACTOS - Gé­ne­sis Pa­che gpa­che@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Ve­rón. An­te la fal­ta de un ban­co de san­gre en el Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Ca­na, los fa­mi­lia­res de pa­cien­tes que re­quie­ren do­na­cio­nes de es­te ti­po se en­fren­tan a la odi­sea de te­ner que to­car puer­tas que en oca­sio­nes no se abren.

Es que es­ta zo­na, al igual que el res­to del país y otras re­gio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca, vi­ven la di­fí­cil si­tua­ción de no con­tar con ins­ti­tu­cio­nes que les ga­ran­ti­cen a los pa­cien­tes la trans­fu­sión de san­gre.

Un ban­co de san­gre es un lu­gar dón­de se re­co­lec­ta la san­gre, se ana­li­za y se al­ma­ce­na an­tes de ser dis­tri­bui­da con fi­nes mé­di­cos. La gran can­ti­dad de ac­ci­den­tes de trán­si­to que ocu­rre en es­ta lo­ca­li­dad ele­van aún más la ne­ce­si­dad de es­te te­ji­do, lo que su­ma­do a la fal­ta de un hos­pi­tal in­ten­si­fi­ca las ca­ren­cias a las que se ven so­me­ti­dos los pa­cien­tes en es­ta lo­ca­li­dad.

Es­ta si­tua­ción po­ne en aprie­tos a quie­nes re­quie­ren de trans­fu­sio­nes, y tam­bién a sus fa­mi­lia­res. Ma­riel Ji­mé­nez, una re­si­den­te en es­te dis­tri­to y quien re­cien­te­men­te re­que­ría de es­te im­por­tan­te lí­qui­do pa­ra una per­so­na alle­ga­da a ella, cuen­ta los con­tra­tiem­pos que tu­vo que vi­vir an­te la fal­ta de un ban­co de san­gre en es­ta lo­ca­li­dad.

“Es­tu­vi­mos ne­ce­si­tan­do san­gre pa­ra un pa­cien­te y no en­con­tra­mos las po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner­la aquí, en Pun­ta Ca­na, sino que tu­vi­mos que va­ler­nos de San­to Do­min­go, lo cual por la dis­tan­cia se nos com­pli­có un po­co”, ex­pli­ca Ji­mé­nez.

La san­gre pa­ra ese pa­cien­te la re­que­rían con ca­rác­ter de ur­gen­cia y era del ti­po AB po­si­ti­vo. Ji­mé­nez na­rra que es­tu­vie­ron in­da­gan­do a ver si la per­so­na era com­pa­ti­ble con al­gún otro ti­po, pe­ro al fi­nal de­ter­mi­na­ron que se re­que­ría jus­ta­men­te de la mis­ma que te­nía.

Las pin­tas las pu­die­ron ob­te­ner en el ban­co de la Cruz Ro­ja Do­mi­ni­ca­na, en San­to Do­min­go. En Ve­rón-pun­ta Ca­na acu­die­ron a los tres cen­tros mé­di­cos pri­va­dos que fun­cio­nan aquí, pe­ro en nin­guno le brin­da­ron la ayu­da, ale­gan­do que la san­gre que tie­nen en sus in­ta­la­cio­nes es só­lo pa­ra sus pa­cien­tes.

El pa­cien­te co­no­ci­do de Ji­mé­nez es­ta­ba in­gre­sa­do en uno de los re­co­no­ci­dos cen­tros mé­di­cos de la zo­na, lue­go de su­frir un ac­ci­den­te de trán­si­to, pe­ro allí no le brin­da­ron una so­lu­ción sino que les di­je­ron que de­bían ha­cer las di­li­gen­cias de lu­gar ellos mis­mos.

Ji­mé­nez na­rra que el pro­ce­so por el que pa­sa­ron pa­ra ob­te­ner es­te te­ji­do vi­vo con­sis­tió en lle­var una in­di­ca­ción mé­di­ca con el ti­po de san­gre y la can­ti­dad re­que­ri­da a la Cruz Ro­ja Do­mi­ni­ca­na en San­to Do­min­go, y una vez allá le co­bra­ron 6,000 pe­sos por ca­da pin­ta. En su ca­so, tu­vie­ron que com­prar cua­tro.

Pi­dió a las au­to­ri­da­des de Sa­lud Pú­bli­ca que to­men me­di­das so­bre es­te te­ma en es­pe­cí­fi­co, de­bi­do a que ellos tu­vie­ron tiem­po de acu­dir a San­to Do­min­go, pe­ro que en otros ca­sos el tiem­po no al­can­za pa­ra es­tas di­li­gen­cias.

Nin­guno de los cen­tros de sa­lud pri­va­dos que fun­cio­nan en Ve­rón-pun­ta Ca­na cuen­ta con un ban­co de san­gre, y a ni­vel pú­bli­co tam­po­co exis­te es­te ti­po de ser­vi­cio. En la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia só­lo hay dos, am­bos en el mu­ni­ci­pio ca­be­ce­ra, Hi­güey, uno de ellos en la Clí­ni­ca Doc­tor Vir­gi­lio Ce­dano y el otro en el Hos­pi­tal Ge­ne­ral y de Es­pe­cia­li­da­des Nues­tra Se­ño­ra de La Al­ta­gra­cia (HGEN­SA).

A NI­VEL PÚ­BLI­CO

El ban­co de san­gre con que cuen­ta el Hos­pi­tal Ge­ne­ral y de Es­pe­cia­li­da­des Nues­tra Se­ño­ra de La Al­ta­gra­cia ini­cia­rá, a par­tir de es­te mes, sus ser­vi­cios a quie­nes no es­tén in­gre­sa­dos allí, de­bi­do a que du­ran­te los cin­co me­ses que tie­nen fun­cio­nan­do lo han he­cho de for­ma in­ter­na.

En ese cen­tro cuen­tan con es­pa­cio pa­ra al­ma­ce­nar só­lo cien pin­tas de san­gre. Quie­nes re­quie­ren de es­tos ser­vi­cios de­ben lle­var un do­nan­te, y pa­gar los 2,500 pe­sos pa­ra las ana­lí­ti­cas que se le ha­rán a la per­so­na.

Es­tos da­tos los su­mi­nis­tró la doc­to­ra Dia­na Pi­llier, en­car­ga­da del ban­co de san­gre del HGEN­SA. Di­jo, ade­más, que la aper­tu­ra a to­do el pú­bli­co se de­be a que se han da­do cuen­ta de la gran ne­ce­si­dad que hay de es­te ser­vi­cio.

El 14 de ju­nio se ce­le­bra el Día Mun­dial del Do­nan­te de San­gre, fe­cha que mu­chos cen­tros de sa­lud apro­ve­chan pa­ra in­cen­ti­var a las per­so­nas a do­nar y así ayu­dar a sal­var vi­das. A ni­vel mun­dial se desa­rro­llan cam­pa­ñas que in­clu­yen jor­na­das de con­cien­ti­za­ción, don­de se les brin­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria a los in­tere­sa­dos.

La en­car­ga­da del ban­co del HGEN­SA di­ce que du­ran­te es­te mes es­ta­rán desa­rro­llan­do una jor­da­na de do­na­ción pa­ra te­ner un al­ma­ce­na­mien­to de pin­tas en la uni­dad que di­ri­ge.

EN LOS CEN­TROS PRI­VA­DOS

Al­gu­nos cen­tros de sa­lud pri­va­dos de es­ta zo­na tu­rís­ti­ca tie­nen dis­po­ni­bi­li­dad de san­gre só­lo pa­ra sus pa­cien­tes, de­bi­do a que no tie­nen un ban­co co­mo tal, por lo que se abas­te­cen de los que hay en San­to Do­min­go.

Dos clí­ni­cas con­sul­ta­das al res­pec­to di­je­ron que se abas­te­cen de dos im­por­tan­tes ban­cos de san­gre en el país, uno en el de la Cruz Ro­ja Do­mi­ni­ca­na y el otro en el del La­bo­ra­to­rio Re­fe­ren­cia.

En el ca­so de Hos­pi­ten Bá­va­ro, el doc­tor Jo­sé Luis Mo­li­na, di­rec­tor mé­di­co de es­ta clí­ni­ca, se­ña­la que dis­po­nen de una re­ser­va de di­fe­ren­tes gru­pos san­guí­neos pa­ra po­der ser uti­li­za­dos en ca­sos de ne­ce­si­dad.

Co­men­ta que es­tas uni­da­des de san­gre son pro­vis­tas por la Cruz Ro­ja Do­mi­ni­ca­na a su la­bo­ra­to­rio cen­tral, en Hos­pi­ten San­to Do­min-

go, el cual dis­tri­bu­ye a los di­fe­ren­tes cen­tros del gru­po ubi­ca­dos en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Mo­li­na agre­ga que el trans­por­te de las mis­mas se rea­li­za ba­jo los más es­tric­tos con­tro­les de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción, una vez en los cen­tros de sa­lud se vuel­ven a ana­li­zar, pro­ce­sar, y ti­pi­fi­car. Y se man­tie­nen en es­tos de­pó­si­tos con to­dos los con­tro­les sa­ni­ta­rios mar­ca­dos por la le­gis­la­ción vi­gen­te.

Mo­li­na di­ce que es­ta san­gre se al­ma­ce­na du­ran­te la vi­da útil de la mis­ma, por lo que an­tes de su fe­cha de ven­ci­mien­to y en ca­so de no pre­ver su uti­li­za­ción, se do­na a otros cen­tros hos­pi­ta­la­rios pa­ra que la pue­dan uti­li­zar.

En Hos­pi­ten Bá­va­ro tam­bién cuen­tan con una ba­se de da­tos de do­nan­tes, iden­ti­fi­ca­dos por gru­pos san­guí­neos, y con los me­dios téc­ni­cos pa­ra la ex­trac­ción, ti­pi­fi­ca­ción, aná­li­sis y se­pa­ra­ción de ele­men­tos.

El doc­tor Mo­li­na hi­zo un lla­ma­do a la sociedad pa­ra que acu­dan a los cen­tros ha­bi­li­ta­dos por Sa­lud Pú­bli­ca a efec­tuar do­na­cio­nes con ca­rác­ter pe­rió­di­co, lo cual re­dun­da­rá en be­ne­fi­cio de to­dos los mu­ní­ci­pes, así co­mo a crear con­cien­cia so­bre la ne­ce­si­dad y la im­por­tan­cia que tie­ne la do­na­ción, por­que “do­nar es salva vi­das”.

El In­ter­na­tio­nal Me­di­cal Group (IMG) tam­bién cuen­ta con me­ca­nis­mos pa­ra brin­dar las trans­fu­sio­nes de san­gre a sus pa­cien­tes. El doc­tor Fran­klin Ro­bles, di­rec­tor mé­di­co de es­te cen­tro de sa­lud, se­ña­la que ellos no tie­nen ban­co, pe­ro que es­tán afi­lia­dos al de La­bo­ra­to­rios Re­fe­ren­cias.

Agre­ga que tie­nen con­tem­pla­do te­ner un ban­co de san­gre en lo ade­lan­te, en su ter­ce­ra eta­pa. Por aho­ra, re­ci­ben la san­gre de La­bo­ra­to­rios Re­fe­ren­cias y la al­ma­ce­nan pa­ra te­ner­la dis­po­ni­ble pa­ra sus pa­cien­tes. No la fa­ci­li­tan a na­die que no sea pa­cien­te de IMG, por­que ase­gu­ra que no es­tán acre­di­ta­dos pa­ra ha­cer­lo.

El doc­tor Ro­bles re­fie­re que la ne­ce­si­dad de san­gre no só­lo es una cues­tión de es­ta lo­ca­li­dad, sino que es al­go que ocu­rre a ni­vel de La­ti­noa­mé­ri­ca com­ple­to. Opi­na que es­ta de­fi­cien­cia se de­be a que se re­quie­re que las per­so­nas sean quie­nes do­nen, y no hay su­fi­cien­tes do­nan­tes.

Ro­bles agre­ga que a la fal­ta de do­nan­tes se le su­ma el he­cho de que ca­da vez hay más per­so­nas in­fec­ta­das por vi­rus y hay más gen­te uti­li­zan­do dro­gas.

La­bo­ra­to­rio del ban­co de san­gre del Hos­pi­tal Ge­ne­ral y de Es­pe­cia­li­da­des Nues­tra Se­ño­ra de La Al­ta­gra­cia (HGEN­SA).

Hos­pi­ten Bá­va­ro.

In­ter­na­tio­nal Me­di­cal Group.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.