Due­ños de mi­nas de agre­ga­dos in­cum­plen ley y eva­den res­tau­rar las zo­nas afec­ta­das

BavaroNews - - AQUÍ NOSOTROS - Ju­lio Gon­zá­lez jgon­za­lez@edi­to­ra­ba­va­ro.com

El di­na­mis­mo eco­nó­mi­co que ge­ne­ra la ex­trac­ción de ma­te­ria­les pa­ra la cons­truc­ción en es­te polo tu­rís­ti­co ri­ñe con el im­pac­to am­bien­tal que pro­du­ce es­ta ac­ti­vi­dad co­mer­cial, en la que em­pre­sa­rios de­di­ca­dos a es­te lu­cra­ti­vo ne­go­cio no apli­can nin­gu­na ac­ción pa­ra res­tau­rar las áreas ex­plo­ta­das. Las au­to­ri­da­des pro­vin­cia­les de Me­dio Am­bien­te ha­cen ca­so omi­so a es­te in­cum­pli­mien­to, y se con­cen­tran só­lo en el otor­ga­mien­to de per­mi­sos pa­ra la ope­ra­cio­na­li­dad de es­tas can­te­ras.

Ve­rón. Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les, la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia es una de las que ma­yor con­cen­tra in­dus­trias de­di­ca­das a la ex­trac­ción de mi­ne­ra­les no me­tá­li­cos, co­mo are­na, ro­ca ca­li­za, vol­cá­ni­ca y co­ra­li­na, lo que in­du­da­ble­men­te ge­ne­ra un da­ño al me­dio am­bien­te, que de acuer­do a ex­per­tos en la ma­te­ria de­be ser re­pa­ra­do pa­ra re­cu­pe­rar áreas que han si­do in­ter­ve­ni­das por tal ac­ti­vi­dad.

En es­ta pro­vin­cia, más en la zo­na de Cabeza de To­ro, en el Distrito Ve­rón-pun­ta Ca­na, exis­te un es­pa­cio de­no­mi­na­do “Área mi­ne­ra”, don­de con­ver­gen al­re­de­dor de más seis em­pre­sas de­di­ca­das a la ex­trac­ción de agre­ga­dos. En es­te lu­gar, se­gún ase­gu­ran los pro­pios mi­ne­ros de es­ta zo­na, hay es­pa­cios que fue­ron ex­plo­ta­dos des­de ha­ce diez años, sin que to­da­vía ha­yan si­do res­tau­ra­dos.

Sin em­bar­go, es­ta irres­pon­sa­bi­li­dad pa­ra cum­plir con el plan de ma­ne­jo am­bien­tal de­fi­ni­do pa­ra es­tos ca­sos, con­tras­ta con los már­ge­nes de ga­nan­cias que ob­tie­nen las per­so­nas de­di­ca­das a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra.

Es­ta ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha apor­ta­do RD$226,023.3 mi­llo­nes, des­de el año 2010 has­ta di­ciem­bre del año pa­sa­do, y man­tie­ne una pon­de­ra­ción de apro­xi­ma­da­men­te un 1.73% en el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), con un pi­co de un 1.9% en 2014 cuan­do apor­tó RD$55,387.2 mi­llo­nes.

Da­tos ob­te­ni­dos de un in­for­me con­jun­to del Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y el Mi­nis­te­rio de Ener­gía y Mi­nas, es­ta­ble­cen ex­por­ta­cio­nes por al­re­de­dor deus$6,519 mi­llo­nes du­ran­te los úl­ti­mos seis años, lo que man­tie­ne a la ex­plo­ta­ción de mi­nas y can­te­ras co­mo una de las ac­ti­vi­da­des más di­ná­mi­cas.

Has­ta el 2017, se­gún ci­fras ofi­cia­les, exis­ten dos con­ce­sio­nes me­tá­li­cas en ex­plo­ta­ción y 123 no me­tá­li­cas, pa­ra un to­tal de 125, mien­tras que en trá­mi­tes pa­ra ini­ciar la pro­duc­ción hay 33, de las cua­les 32 son no me­tá­li­cas.

En lo que com­pe­te a ex­plo­ra­ción, Ener­gía y Mi­nas des­ta­ca que al 1 de oc­tu­bre de 2017 son 55 las con­ce­sio­nes otor­ga­das y vi­gen­tes, de las cua­les 37 son me­tá­li­cas (67.3%) y 18 no me­tá­li­cas, pa­ra un to­tal de 55. En trá­mi­tes de ex­plo­ra­ción hay 140, de las cua­les 97 (69.3%) son pa­ra pro­yec­tos no me­tá­li­cos.

El Ban­co Cen­tral des­ta­ca que du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2016, la ac­ti­vi­dad ex­plo­ta­ción de mi­nas y can­te­ras re­gis­tró un cre­ci­mien­to in­ter­anual de un 25.1%,

IM­PAC­TOS

Ex­per­tos en el área am­bien­tal se­ña­lan que uno de los ma­yo­res im­pac­tos que ge­ne­ran es­tas com­pa­ñías tie­ne que ver con la es­ta­bi­li­dad de los sue­los, por los ni­ve­les de ex­ca­va­ción pa­ra la ex­trac­ción, pe­ro tam­bién con el equi­li­brio de los ríos y man­gla­res, ade­más de la su­per­vi­ven­cia de especies de fau­na y flo­ra en­dé­mi­cas.

Da­niel Que­za­da, es uno de ellos, quien es in­ge­nie­ro geó­lo­go y mi­nas y ade­más se desem­pe­ñó en es­ta área, tan­to en el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te co­mo en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Re­cur­sos Hi­dráu­li­cos (Indrhi).

Que­za­da ex­pli­có que la gran ma­yo­ría de las em­pre­sas de agre­ga­dos en la zo­na se de­di­ca a la ex­trac­ción y tri­tu­ra­ción de ro­cas ca­li­zas, mien­tras que al­gu­nas só­lo ex­traen el ca­li­che que sir­ve de re­lleno en pro­yec­tos de cons­truc­ción de vi­vien­das y edi­fi­ca­cio­nes.

Pe­ro es­te ex­per­to con­si­de­ra que la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra afec­ta los re­cur­sos na­tu­ra­les por el im­pac­to que tie­ne en cuan­to a la pe­ne­tra­ción de la ca­pa del sue­lo, lo cual pue­de lle­var­se has­ta mi­llo­nes de años el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de las áreas de­gra­da­das. Tam­bién, des­tru­ye la geo­mor­fo­lo­gía del lu­gar aun­que se apli­quen me­di­das de mi­ti­ga­ción am­bien­tal.

“El te­ma de la re­cu­pe­ra­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les en nues­tro país es teó­ri­co, por­que par­tien­do de allí, efec­ti­va­men­te, la em­pre­sa tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de re­cu­pe­rar el área de in­ter­ven­ción. De he­cho, cuan­do el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te otor­ga una li­cen­cia am­bien­tal, eso im­pli­ca, den­tro del es­tu­dio que su­mi­nis­tró la com­pa­ñía, un plan de ma­ne­jo des­ti­na­do a la re­cu­pe­ra­ción de los si­tios afec­ta­dos”, des­ta­có Que­za­da.

A su jui­cio, los em­pre­sa­rios de ex­trac­ción de mi­ne­ra­les no me­tá­li­cos “se ha­cen los lo­cos” y ac­cio­nan muy po­co pa­ra re­pa­rar el da­ño na­tu­ral oca­sio­na­do, y por lo ge­ne­ral eso se que­da así, co­mo es el ca­so del área mi­ne­ra de Cabeza de To­ro.

Que­za­da, ade­más, ase­gu­ró que

cuan­do se ago­tan los re­cur­sos dis­po­ni­bles de la mi­na que­da lo que se de­no­mi­na co­mo re­ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea, que cuan­do con el trans­cu­rrir de los años es po­si­ble el cre­ci­mien­to de la ma­le­za y es ha­bi­ta­da por aves y otras especies en­dé­mi­cas. Pe­ro acla­ró que no es por tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción pro­ve­nien­tes de mi­ne­ros.

Con­si­de­ró tam­bién que el Es­ta­do, a tra­vés de los mi­nis­te­rios de Me­dio Am­bien­te y Ener­gía y Mi­nas, de­mues­tra las fa­llas en la su­per­vi­sión pa­ra de­ter­mi­nar el cum­pli­mien­to de los pla­nes de ma­ne­jo que de­ben apli­car. “Es una par­te muy dé­bil por la que es­ta­mos pa­san­do aho­ra mis­mo en el país, por­que no hay san­cio­nes fuer­tes”, la­men­tó Que­za­da.

RE­GU­LA­CIÓN SIN CUM­PLIR

En mar­zo del año pa­sa­do, el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te emi­tió una nue­va re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca que bus­ca nor­mar, agi­li­zar y tras­pa­ren­tar las au­to­ri­za­cio­nes am­bien­ta­les en ma­te­ria de ex­trac­ción de ma­te­ria­les de la cor­te­za te­rres­tre.

Me­dian­te la Re­so­lu­ción 0001/2017, fir­ma­da por el en­ton­ces mi­nis­tro de esa car­te­ra, Fran­cis­co Do­mín­guez Bri­to, se es­ta­ble­cen me­ca­nis­mos que pro­cu­ran te­ner ma­yo­res con­tro­les y su­per­vi­sión so­bre el im­pac­to am­bien­tal de es­tas ac­ti­vi­da­des, y ase­gu­rar la re­me­dia­ción de los da­ños que es­tos pro­ce­sos sue­len cau­sar.

En­tre otras con­di­cio­nan­tes, la nor­ma enu­me­ra una do­cu­men­ta­ción bá­si­ca que per­mi­ti­rá la re­gu­la­ri­za­ción de cien­tos de em­pre­sas que han ope­ra­do du­ran­te años, y que por tra­bas bu­ro­crá­ti­cas y otras ra­zo­nes rea­li­zan sus ac­ti­vi­da­des sin que ha­yan te­ni­do una su­per­vi­sión efec­ti­va.

En la re­so­lu­ción, el mi­nis­te­rio plan­tea el re­cha­zo de for­ma au­to­má­ti­ca a so­li­ci­tu­des de pro­yec­tos que es­tén den­tro de áreas pro­te­gi­das, cau­ces de ríos y arro­yos, áreas de hu­me­da­les, así co­mo pro­yec­tos que es­tén ubi­ca­dos a me­nos de 150 me­tros de áreas cos­te­ras; zo­nas de al­to ries­go pa­ra po­bla­cio­nes o in­fra­es­truc­tu­ras de ser­vi­cios pú­bli­cos, en­tre otras ex­clu­sio­nes.

De igual for­ma, ex­po­ne que “no se acep­ta­rá ex­trac­ción de ma­te­ria­les en zo­nas de­cla­ra­das por el Es­ta­do co­mo de in­te­rés tu­rís­ti­co y áreas de­cla­ra­das pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad o ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos pro­te­gi­dos”.

Fran­cis­co San­te­li­ses, su­per­vi­sor de Agre­ga­dos del Es­te, ubi­ca­do en Cabeza de To­ro, re­co­no­ció que cum­plen par­cial­men­te con un plan de mi­ti­ga­ción am­bien­tal, a pe­sar de que el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te lo exi­ge, pe­ro jus­ti­fi­có que la em­pre­sa que re­pre­sen­ta ha eje­cu­ta­do al­gu­nas ac­cio­nes que con­tri­bu­yan a la pre­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

Asi­mis­mo, re­fi­rió que la zo­na es­tá com­ple­ta­men­te de­vas­ta­da, prin­ci­pal­men­te por la ta­la de ár­bo­les y ex­trac­ción de ma­te­ria­les. “Los que tra­ba­ja­ron en esa área, ex­plo­ta­ron, lim­pia­ron, sa­ca­ron y se fue­ron de la zo­na, sin re­cu­pe­rar na­da”, sos­tu­vo San­te­li­ses.

Se­gún el re­pre­sen­tan­te de es­ta com­pa­ñía, tra­tan de cum­plir “al pie de la le­tra” lo exi­gi­do por las au­to­ri­da­des y re­cu­pe­rar la ca­pa ve­ge­tal. Una vez que cuen­ten con es­pa­cio dis­po­ni­ble, apli­ca­rán me­di­das de rie­go y evi­tar en­tor­pe­cer el cre­ci­mien­to de ma­le­za.

“No sa­be­mos con cer­te­za si so­mos los pri­me­ros o los úni­cos que ha­ce­mos eso, pe­ro tra­ta­mos de cum­plir por­que es­ta­mos cons­cien­te que hay una afec­ta­ción al me­dio am­bien­te”, in­di­có.

SU­PER­VI­SIÓN

El di­rec­tor pro­vin­cial del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te, Ra­mi­ro Sán­chez Me­lo, di­jo que en la de­mar­ca­ción exis­ten unas 32 mi­nas que tie­nen su per­mi­so co­rres­pon­dien­te, y des­ta­có que las em­pre­sas de es­te ra­mo cons­ti­tu­yen la ca­te­go­ría A, lo que quie­re de­cir que las au­to­ri­za­cio­nes son otor­ga­das a ni­vel cen­tral de es­te en­te mi­nis­te­rial.

“Si hay al­gu­nas mi­nas que no ten­ga los per­mi­sos, ob­via­men­te se­rá clau­su­ra­da de­fi­ni­ti­va­men­te y se pro­ce­de­rá a la in­cau­ta­ción de los equi­pos. En la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia só­lo hay dos pa­ra­li­za­das, las cua­les es­tán ubi­ca­das en el área de Cabeza de To­ro, que por cues­tio­nes de in­ves­ti­ga­ción no po­de­mos re­ve­lar sus nom­bres”, ma­ni­fes­tó.

Sán­chez ase­ve­ró que el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te supervisa es­tas com­pa­ñías ca­da cier­to tiem­po, con la fi­na­li­dad de cum­plan con las dis­po­si­cio­nes es­ta­ble­ci­das en el otor­ga­mien­to de la con­ce­sión pa­ra ex­plo­tar el área.

Las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les no ha­cen se­gui­mien­to a los pla­nes de mi­ti­ga­ción.

Ra­mi­ro Sán­chez Me­lo, di­rec­tor pro­vin­cial del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te.

Ex­per­tos ase­gu­ran que uno de los ma­yo­res im­pac­tos que ge­ne­ran es­tas com­pa­ñías tie­ne que ver con la es­ta­bi­li­dad de los sue­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.