La Al­ta­gra­cia en­tre dos reali­da­des

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­TO­NIO CORCINO / an­cor­cino@gmail.com

La Pro­vin­cia de la Al­ta­gra­cia os­ci­la en­tre dos reali­da­des, en un ex­tre­mo es­tá el perfil que des­cri­be la abun­dan­cia y, el otro la­do re­tra­ta do­lor y amar­gu­ra.

Los nú­me­ros y las pro­pie­da­des no mien­ten, los va­lo­res o prin­ci­pios es­ta­ble­ci­dos en el Plan Mu­ni­ci­pal de De­sa­rro­llo de Hi­güey 2016-2020, so­lo ha­bla de una reali­dad, son ex­pre­sio­nes de en­tu­sias­mos y de­seos de quie­nes las ela­bo­ra­ron, las que con­tra­ta con la otra reali­dad. Sien­do La Al­ta­gra­cia una de las pro­vin­cias que ma­yor apor­te ha­ce al fis­co, es la que me­nos re­ci­be, de igual ma­ne­ra ca­da año se re­gis­tra un dé­fi­cit en au­las es­co­la­res, que pa­ra el pró­xi­mo año es­co­lar se pre­vé al­re­de­dor tres mil ni­ños y ado­les­cen­te se que­da­ran sin es­cue­las, lo que ex­pli­ca por­que es­ta pro­vin­cia ocu­pa el ter­cer lu­gar en vio­len­cia y de­lin­cuen­cia del país, de­trás de San Cris­tó­bal y San­to Do­min­go.

El desem­pe­ño del sec­tor tu­rís­ti­co de La Al­ta­gra­cia es con­si­de­ra­do co­mo exi­to­so, de­bi­do a su con­ti­nuo cre­ci­mien­to, en su te­rri­to­rio se lo­ca­li­za el ae­ro­puer­to que re­ci­be el ma­yor nú­me­ros de vi­si­tan­tes, 68.5% en lo que va del año, con la ma­yor ofer­ta ho­te­le­ra, lo que sig­ni­fi­ca que es la que re­ci­be la ma­yor in­ver­sión ex­tra­je­ra por es­te con­cep­to, es­te he­cho la pin­tan co­mo la de me­nor ta­sa de des­em­pleo y una de la que más em­pleos ge­ne­ra al país, que la si­túa co­mo la de ma­yor cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, arras­tran­do la ma­yor co­rrien­te mi­gra­to­rio. De mo­do que, así fluc­túa una de la ver­dad al­ta­gra­cia­na.

Sin em­bar­go, el au­ge eco­nó­mi­co de Hi­güey co­mo ca­be­za de la pro­vin­cia, su ex­pan­sión de­mo­grá­fi­ca, la cre­cien­te in­ver­sión y de mano de obra, es el agua que pro­du­ce el lo­do de mar­gi­nad y ex­clu­sión de los que re­si­den en las ori­llas de los ríos Duey, Qui­si­ba­ní y Yu­ma, ma­ti­za­do con el au­men­to de las re­cla­ma­cio­nes de las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les en con­tra­pues­ta por el Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial Mu­ni­ci­pal, que no ha po­di­do neu­tra­li­zar las exi­gen­cias so­cia­les de las co­mu­ni­da­des, la ra­zón del rechazo so­cial a las au­to­ri­da­des, in­ca­pa­ces de ar­ti­cu­lar po­lí­ti­cas pú­bli­cas efec­ti­vas.

Por otro la­do, esa cruel reali­dad es agu­di­za­da por la po­ca in­te­gra­ción de los ac­to­res de la so­cie­dad al go­bierno local, quien no ge­ne­ra con­fian­za. Es el la­do que ha­ce a Hi­güey la ciu­dad pun­te­ra pa­ra fal­si­fi­ca­do­res de tí­tu­los de pro­pie­dad y de ba­ja se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca e in­ver­sión.

La bi­po­la­ri­dad en la que os­ci­la la Al­ta­gra­cia, de­ta­lla dos mun­dos dis­tin­tos, uno de abun­dan­cia y or­den y, otro de ca­ren­cia y des­or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.