Jue­gos eró­ti­cos, op­ción de pa­re­jas pa­ra bo­tar la ru­ti­na ¿Te atre­ve­rías a usar­los?

BavaroNews - - VARIEDADES - Dian­nelys Santos

Bá­va­ro. Ex­plo­rar el cuer­po es la vía más efec­ti­va de co­no­cer la pro­pia se­xua­li­dad; co­no­cer­se a sí mis­mo me­jo­ra la co­mu­ni­ca­ción con la pa­re­ja y per­mi­te de­fi­nir me­jor los gus­tos, ade­más de am­pliar el mun­do de po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el cuer­po, a so­las o en com­pa­ñía.

Por ello, ca­da vez es más fre­cuen­te re­cu­rrir a la ju­gue­te­ría eró­ti­ca pa­ra me­jo­rar las re­la­cio­nes ín­ti­mas. En es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos se en­cuen­tran una diversidad de ju­gue­tes se­xua­les que lo pue­den uti­li­zar tan­to el hom­bre co­mo la mu­jer, sol­te­ros y ca­sa­dos, los cua­les es­tán dis­po­ni­bles en va­rias for­mas y ta­ma­ños.

Berenice Martínez Es­tre­lla, en­car­ga­da de la tien­da “Pi­car­día”, ubi­ca­da en la Plaza Ri­vie­ra, en Bá­va­ro, di­jo que tie­nen una gran va­rie­dad de es­tos ju­gue­tes, y uno de los más ven­di­dos son los ani­llos vi­bra­do­res, que es­tán he­chos a ba­se de un ma­te­rial ge­la­ti­no­so y en su in­te­rior con­tie­nen una ba­la vi­bra­to­ria.

Exis­ten di­ver­sos ti­pos de es­tos ar­te­fac­tos, to­dos con la mis­ma fi­na­li­dad, dar pla­cer, y son bus­ca­dos tan­to por los hom­bres co­mo por las mu­je­res. Ade­más de la tan­ga open, que es una len­ce­ría to­tal­men­te abier­ta de­lan­te y atrás, la cual es­ti­mu­la el jue­go de en­con­trar­se se­xual­men­te sin qui­tar­se la ro­pa in­te­rior.

Martínez ex­pli­có que quie­nes fre­cuen­tan el es­ta­ble­ci­mien­to en su ma­yo­ría son do­mi­ni­ca­nos, y lo que ellos ex­pre­san al lle­gar al lu­gar es que van en bus­ca de di­chos ob­je­tos pa­ra ex­pe­ri­men­tar co­sas di­fe­ren­tes con las pa­re­jas.

Norlys Co­rre­dor, ven­de­do­ra en la tien­da Ka­ta­su­tra, si­tua­da en plaza La­ri­mar, en Friu­sa, dio a co­no­cer al­gu­nos de los pro­duc­tos que tie­nen dis­po­ni­bles, entre ellos jue­gos de Ka­ma Su­tra. Igual­men­te, el strip pó­ker (jue­go de car­tas), en el cual la pa­re­ja de­be em­pe­zar a ju­gar con el mis­mo nú­me­ro de pren­das pues­tas y, a me­di­da que se pier­den par­ti­das, la ro­pa va des­apa­re­cien­do. Una vez des­nu­dos, se pue­de con­ti­nuar el jue­go y en lu­gar de pa­gar con pren­da se pa­ga con in­ter­cam­bios sen­sua­les.

Otros muy uti­li­za­dos son los da­dos eró­ti­cos, que tie­ne imá­ge­nes de di­fe­ren­tes po­si­cio­nes y al ti­rar­los se va a em­plear la po­si­ción que es­ta in­di­que. El an­ti­faz ra­di­ca en ven­dar los ojos, y al ocul­tar la vis­ta se ac­ti­van to­dos los de­más sen­ti­dos.

No sa­ber qué es lo que ha­rá el otro ni en qué par­te del cuer­po o con qué ju­ga­rá, pro­vo­ca­rá nue­va­men­te esa adre­na­li­na que exis­tió en el co­mien­zo de la re­la­ción. Un pro­duc­to que nun­ca fal­ta en la “ca­ja fe­liz”, se­gún in­di­ca­ron en am­bos ne­go­cios, es el co­mes­ti­ble, co­mo un cho­co­la­te body pain­ting, que vie­ne con su plu­ma for­mu­la­da pa­ra pin­tar­se el cuer­po.

Es el ob­je­to más ele­gi­do pa­ra se­ña­lar un re­co­rri­do al be­sar y poder más ade­lan­te bo­rrar ese cho­co­la­te con un be­so, es muy afro­di­sía­co y sexy, ade­más de ri­co. Tam­bién, los vi­bra­do­res tie­nen mu­cha de­man­da, y quie­nes más lo ad­quie­ren son los sol­te­ros, en sus di­fe­ren­tes for­mas y ta­ma­ños.

Y es pre­ci­sa­men­te ese pla­cer mu­tuo lo que de­be mo­ti­var a cam­biar el con­cep­to que se tie­ne so­bre es­tos ins­tru­men­tos, y pa­sar de ver­los co­mo ac­ti­vi­da­des pre­vias al com­ple­men­to per­fec­to pa­ra pa­re­jas.

En las tien­das eró­ti­cas se en­cuen­tran una diversidad de ju­gue­tes se­xua­les que pue­den uti­li­zar hom­bres y mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.