Los doc­to­res no muer­den

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - ROSANNA FOGUEROA / rfi­gue­roa@di­to­ra­ba­va­ro.com

Des­de ha­cía al­re­de­dor de 15 días ha­bía cua­dra­do una agen­da de tra­ba­jo pa­ra desa­rro­llar­la en San­to Domingo, co­mo par­te de las en­tre­vis­tas que sus­ten­ta­rán par­te de los te­mas de la Re­vis­ta Sa­lud que cir­cu­la­rá pró­xi­ma­men­te.

Una de esas en­tre­vis­tas era con la pre­si­den­ta de la So­cie­dad Dominicana de Car­dio­lo­gía, la doc­to­ra Claudia Al­mon­te. Lle­gó el día ci­ta­do y 20 mi­nu­tos an­tes de la ho­ra, co­mo me gus­ta siempre lle­gar a mis ci­tas, allí es­ta­ba sen­ta­da en la sa­la de es­pe­ra del con­sul­to­rio de la doc­to­ra.

Ella lle­ga mi­nu­tos des­pués pa­ra ha­cer la entrevista y se­guir con su ru­ti­na de los pa­cien­tes que te­nía en lis­ta pa­ra ese día.

Cuan­do nos sa­lu­da­mos, lo pri­me­cuen­to ro que me di­ce: “Te co­noz­co”. Yo, que lle­va­ba mis du­das, le in­fie­ro: ¿Us­ted es la doc­to­ra Al­mon­te que an­tes pres­ta­ba sus ser­vi­cios en Ce­di­mat?, a lo que me res­pon­dió, ¡cla­ro!

Pues, sa­brá, le di­je, soy una de sus pa­cien­tes de­ser­to­ras. Ob­via­men­te, lle­na de te­mor y de ver­güen­za, pues co­mo el tra­ta­mien­to pa­ra la hi­per­ten­sión que me re­co­men­dó cuan­do me di­jo ha­ce años atrás que era de­bu­tan­te de es­ta en­fer­me­dad, me ha ido tan bien, sim­ple­men­te ha­bía co­me­ti­do el error de aban­do­nar la con­sul­ta.

Por dio­ci­den­cia, el lu­nes me re­en­con­tré con la doc­to­ra Al­mon­te por ra­zo­nes de tra­ba­jo pro­fe­sio­nal y, con ello, me lle­vé un ama­ble re­ga­ño y una char­la so­bre lo que un pa­cien­te hi­per­ten­so co­mo yo no de­be ha­cer.

es­te epi­so­dio, aun­que a mu­chos les pa­rez­ca ra­ro, por­que sé que no soy la úni­ca hi­per­ten­sa que se des­cui­da en sus con­sul­tas con el car­dió­lo­go, lo que no de­be ser. Es en los hi­per­ten­sos, lo que pa­ra las mu­je­res en edad pro­duc­ti­va sig­ni­fi­ca un che­queo pe­rió­di­co con su gi­ne­có­lo­go.

Con es­te en­cuen­tro, que qui­zás al­gu­nos po­drán ti­pi­fi­car co­mo casual, yo en mis creen­cias sé que es una dio­ci­den­cia, por­que era mo­men­to de po­ner un stop a la ma­la prác­ti­ca de te­mer­le a quien, des­pués del Al­tí­si­mo, es el fa­cul­ta­ti­vo con las he­rra­mien­tas pa­ra pre­ve­nir que ocu­rran even­tua­li­da­des fu­nes­tas en el futuro.

Se­ño­res, no ha­gan co­mo yo, que los doc­to­res no muer­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.