Se mul­ti­pli­can los ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos

BavaroNews - - PORTADA - Ju­lio Gon­zá­lez jgon­za­lez@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Ve­rón. La zo­na tu­rís­ti­ca cuen­ta con po­ten­cia­li­da­des na­tu­ra­les ex­cep­cio­na­les y un desa­rro­llo que ca­da día de­mues­tra que el Dis­tri­to Ve­rón-pun­ta Cana es­tá en la mi­ra de mu­chos que desean in­ver­tir, pe­ro que a su vez ese cre­ci­mien­to que ex­pe­ri­men­ta el área pue­de ver­se ame­na­za­do por focos de con­ta­mi­na­ción y da­ños irre­pa­ra­bles a los re­cur­sos na­tu­ra­les.

En ca­si to­das las co­mu­ni­da­des, ar­te­rias via­les, zonas cos­te­ras, ca­lles y ave­ni­das de es­ta de­mar­ca­ción, se ob­ser­van cú­mu­los de ba­su­ra y pue­de per­ci­bir­se el mal olor co­mo con­se­cuen­cia de la des­com­po­si­ción de los desechos só­li­dos.

La can­ti­dad de es­pa­cios que aún es­tán sin ex­plo­tar y el aban­dono de mu­chos de los te­rre­nos por par­te de sus pro­pie­ta­rios, au­na­do a la con­tun­den­te de­bi­li­dad de las au­to­ri­da­des dis­tri­ta­les, pro­vin­cia­les y na­cio­na­les, com­pe­ten­tes en la ma­te­ria, crea las con­di­cio­nes pa­ra que es­tas áreas sean con­ver­ti­das en ver­te­de­ros no au­to­ri­za­dos y por tan­to cons­ti­tu­yen focos de con­ta­mi­na­ción.

Los mi­llo­nes de tu­ris­tas, que anual­men­te in­gre­san a la zo­na, se per­ca­tan de es­ta si­tua­ción du­ran­te sus re­co­rri­dos y le re­fle­ja un pa­no­ra­ma des­agra­da­ble al des­tino. A es­to se le su­ma la fal­ta de con­cien­cia am­bien­tal de al­gu­nas per­so­nas, que ven más fá­cil arro­jar mon­to­nes de des­per­di­cios en cual­quier es­pa­cio de Ve­rón-pun­ta Cana.

En la de­mar­ca­ción, una de las áreas que más su­fre de es­ta si­tua­ción es el Bou­le­vard Tu­rís­ti­co del Es­te, que a lo lar­go de su tra­yec­to, pue­de ver­se tan­to en los bor­des co­mo en su in­te­rior, ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos que in­clu­yen res­tos de ma­te­ria­les de cons­truc­ción, fun­das re­ple­tas de desechos des­com­pues­tos y has­ta sar­ga­zos.

Y es que, por uno de los ca­mi­nos la­te­ra­les de una es­ta­ción de ga­so­li­na cer­ca del cru­ce de CEPM y que co­nec­ta­ría al Bou­le­vard Tu­rís­ti­co con Las Dos Jar­das, don­de ade­más se cons­tru­ye lo que se­rá el Ce­men­te­rio Mu­ni­ci­pal de Ve­rón, los desapren­si­vos apro­ve­chan la po­ca afluen­cia de per­so­nas, vehícu­los y asen­ta­mien­tos pa­ra bo­tar gran­des can­ti­da­des de ba­su­ra.

Tam­bién, lo ha­cen ca­mio­nes cis­ter­nas re­co­lec­to­res de aguas ser­vi­das, pa­ra des­car­gar­las en ple­na ve­ge­ta­ción si­tua­da en el in­te­rior del lu­gar, crean­do un da­ño eco­ló­gi­co de gran­des pro­por­cio­nes y que a su vez in­frin­ge la le­gis­la­ción am­bien­tal do­mi­ni­ca­na.

Igual­men­te, los la­te­ra­les del Bou­le­vard Tu­rís­ti­co del Es­te y la Au­to­vía del Co­ral, cer­cano a La Ro­ton­da, si­guen lu­cien­do can­ti­da­des de desechos só­li­dos, arro­ja­dos prin­ci­pal­men­te por trans­por­tis­tas tu­rís­ti­cos, quie­nes con­ti­núan uti­li­zan­do es­tas vías co­mo zonas de par­queo, mien­tras es­pe­ran la lle­ga­da de vi­si­tan­tes que in­gre­san por el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Pun­ta Cana (AIPC).

Es­tas áreas no es­tán zo­ni­fi­ca­das co­mo es­ta­cio­na­mien­to, sin em­bar­go ca­da día se in­cre­men­ta el nú­me­ro de cho­fe­res que par­quean sus vehícu­los; lo que cons­ti­tu­ye un de­te­rio­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de los es­pa­cios y un riesgo de ac­ci­den­tes.

El lu­gar lu­ce re­ple­to de fun­das de va­sos, fun­das, pla­tos, en­va­ses, di­ver­sos ma­te­ria­les de plástico y has­ta ex­cre­men­tos hu­ma­nos, co­mo si se tra­ta­se de un ver­te­de­ro. Los cho­fe­res al es­tar par­quea­dos en es­tos lu­ga­res, de­jan to­do es­te ti­po de ser­vi­cios es­pe­cí­fi­ca­men­te en los ma­to­rra­les.

SIN ATEN­CIÓN

La pre­sen­cia de ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos en el Dis­tri­to Ve­rón-pun­ta Cana pa­re­ce ha­ber es­ca­pa­do del con­trol con­tun­den­te de or­ga­nis­mos co­mo la Jun­ta Mu­ni­ci­pal y el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les, pues en zonas co­mo la ca­rre­te­ra vie­ja de Ma­cao y la vía ha­cia Ca­be­za de To­ro ca­da día sur­gen más bo­ta­de­ros de ba­su­ra.

En el ca­so de la ca­rre­te­ra vie­ja de Ma­cao, la si­tua­ción es más gra­ve, por cuan­to lle­va mu­chos años y la ac­tua­ción de las au­to­ri­da­des ha si­do nu­la. En el área, es­te me­dio con­ta­bi­li­zó al­re­de­dor de unos 10 ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos y al­gu­nos de ellos es­ta­ban pren­di­dos en lla­mas, lo que agra­va más el fo­co de con­ta­mi­na­ción.

Des­de el tra­mo com­pren­di­do en­tre el Ho­tel Hard Rock has­ta la en­tra­da de la co­mu­ni­dad de Ma­cao, un es­pa­cio que com­pren­de va­rios ki­ló­me­tros, hay gran can­ti­dad de mon­to­nes ba­su­ra or­gá­ni­ca, es­com­bros, fun­das y neu­má­ti­cos vie­jos.

Por es­ta zo­na, cru­zan va­rias ex­cur­sio­nes de tu­ris­tas en boo­gies, quie­nes se lle­van una ma­la im­pre­sión por la si­tua­ción que su­ce­de en el lu­gar.a lo lar­go de la vía, es no­ta­ble la ausencia de po­li­cías y cual­quier otro efec­ti­vo de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, ser­vi­do­res que pue­den con­tri­buir con las la­bo­res de vi­gi­lan­cia y con­trol que coad­yu­ven a mi­ni­mi­zar los im­pac­tos ne­ga­ti­vos que ge­ne­ran la im­pro­vi­sa­ción de es­tos ver­te­de­ros ile­ga­les.

Mien­tras que en la vía de Ca­be­za de To­ro, muy cer­ca del ho­tel Ca­ta­lo­nia, los es­pa­cios ro­dea­dos de ma­to­rra­les cuen­tan con mon­to­nes de desechos. Al­gu­nos mo­ra­do­res de es­te sec­tor, ase­gu­ran que las ho­ras de la no­che son apro­ve­cha­das por desapren­si­vos pa­ra bo­tar sus desechos en es­tas áreas, ro­dea­das de cuer­pos de agua co­mo ma­nan­tia­les.

Pe­ro no só­lo en las ar­te­rias via­les se pue­de ob­ser­var es­te pro­ble­ma, co­mu­ni­da­des co­mo Vi­lla La Fe, Ma­ta Mos­qui­tos, Ho­yo de Friu­sa y Vi­lla Play­wood, la acu­mu­la­ción de ba­su­ra y zonas no au­to­ri­za­das es­tá crean­do in­clu­so un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. En es­tos sec­to­res, pe­se a que la re­co­gi­da de ba­su­ra se desa­rro­lla de ma­ne­ra efec­ti­va, to­da­vía per­sis­ten es­pa­cios en los que se si­guen arro­jan­do desechos só­li­dos y los ma­los olo­res no tie­nen pie­dad con la tran­qui­li­dad de los ha­bi­tan­tes.

LO QUE DI­CE LA LEY

La Ley 64-00 de Me­dio Am­bien­te, en su ar­tícu­lo 107 ex­pre­sa cla­ra­men­te que “se prohí­be la co­lo­ca­ción, lan­za­mien­to y dis­po­si­ción fi­nal de los desechos só­li­dos o lí­qui­dos, tó­xi­cos o no en lu­ga­res no es­ta­ble­ci­dos pa­ra ello por la au­to­ri­dad com­pe­ten­te”.

El tex­to or­de­na san­cio­nes pa­ra quie­nes in­cu­rran en es­te ti­po de de­li­tos am­bien­ta­les, co­mo me­di­das pa­ra res­tau­rar el da­ño oca­sio­na­do, mul­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas, de­co­mi­so de equi­pos y has­ta pri­sión de­pen­dien­do de la mag­ni­tud del da­ño eco­ló­gi­co.

Es­ta ley ca­re­ce de con­tun­den­cia al mo­men­to de apli­car san­cio­nes reales a to­do aquel in­cu­rra en el de­li­to de crear o fo­men­tar ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos y por tan­to la res­pon­sa­bi­li­dad administrativa se ha con­ver­ti­do en el ti­po más fre­cuen­te de res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do se com­prue­ba la vio­la­ción de or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos y/o per­mi­sos am­bien­ta­les.

Des­de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Cana, los de­par­ta­men­tos en­car­ga­dos ase­gu­ran cum­plir con es­tas dis­po­si­cio­nes y evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de bo­ta­de­ros de ba­su­ra no au­to­ri­za­dos por las ins­tan­cias res­pec­ti­vas.

Fran­cis­co Fran­co­is, en­car­ga­do de Or­na­to de es­ta ins­ti­tu­ción, ma­ni­fes­tó que des­de asu­mie­ron la ges­tión dis­tri­tal de Ra­món Ra­mí­rez, han ve­ni­do ata­can­do el te­ma de los ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos. “He­mos eli­mi­na­do al­re­de­dor de unos 28 bo­ta­de­ros de ba­su­ra que han sur­gi­do, den­tro de esos el de Vi­lla La Fe que era una si­tua­ción bas­tan­te de­li­ca­da”, di­jo.

Fran­co­is des­ta­có que ar­ti­cu­lan es­fuer­zos con los pre­si­den­tes de jun­tas de ve­ci­nos pa­ra mi­ti­gar si­tua­cio­nes co­mo es­tas y rea­li­zar los ope­ra­ti­vos de lim­pie­za y po­da de ár­bo­les, in­clu­yen­do re­co­gi­da de desechos.

Asi­mis­mo, ex­pli­có pa­ra la clau­su­ra de ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos de tra­ba­jan con­jun­ta­men­te con la Uni­dad de Ges­tión Am­bien­tal (UGAM), es­pe­cí­fi­ca­men­te en lo que res­pec­ta a las san­cio­nes.

“No­so­tros he­mos eli­mi­na­do ver­te­de­ros en Ko­so­vo, Vi­lla Play­wood, Jua­ni­llo, Las Dos Jar­das. Va­mos a tra­ba­jar pa­ra tam­bién pa­ra erra­di­car los si­tios que per­ma­ne­cen co­mo lu­ga­res con gran can­ti­dad de desechos, pues­to que sa­be­mos de es­to ya que es­ta­mos me­ti­dos en los ba­rrios”, ase­ve­ró el en­car­ga­do de Or­na­do de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Cana.

El director pro­vin­cial de Me­dio Am­bien­te, Ra­mi­ro Sán­chez Me­lo, tam­bién se­ña­ló que mo­ni­to­rean cons­tan­te­men­te la zo­na tu­rís­ti­ca, en aras de evi­tar la crea­ción de po­si­bles ver­te­de­ros no au­to­ri­za­dos y di­jo re­sol­ver va­rios ca­sos en la de­mar­ca­ción tu­rís­ti­ca.

Los ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos abun­dan bue­na par­te del Dis­tri­to Ve­rón-pun­ta Cana, a la vis­ta de los tu­ris­tas que in­gre­san a la zo­na.

Ca­mio­nes cis­ter­nas des­car­gan aguas re­si­dua­les so­bre la ve­ge­ta­ción.

Al­re­de­dor de unos 10 bo­ta­de­ros de ba­su­ra se vi­sua­li­zan en la ca­rre­te­ra vie­ja de Ma­cao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.