Can­di­le­jas, una es­co­pe­ta 12 y una ma­dru­ga­da llu­vio­sa

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

Hoy, 4:50 de la ma­dru­ga­da, anun­cio de tor­men­ta. ¡Llue­ve y va a llo­ver! Ten­go pri­sa, de­bo re­ti­rar efec­ti­vo, me es­pe­ra mi car­dió­lo­go en San­to Do­min­go. Yo es­toy al ex­tre­mo Es­te a tres ho­ras de mi lu­gar de ci­ta, si el ta­pón y la llu­via son be­né­vo­los.

Lle­go al ca­je­ro y fue­ra de la ca­bi­na gua­re­ci­do por el ale­ro del te­cho so­bre una si­lla ru­pes­tre, de­trás de una es­co­pe­ta 12 co­mo pun­to de apo­yo, es­tá el tí­pi­co hom­bre, que lle­gó des­de el sue­lo del maíz y de la yu­ca a la zo­na tu­rís­ti­ca de ma­yor desa­rro­llo de Ca­ri­be a bus­car un me­jor fu­tu­ro. Don­de no ha­ya “ma­dru­ga­das”, “so­le­da­des” ni “ta­ci­tur­nos pen­sa­mien­tos”. Le acom­pa­ña un ra­di­to, apos­ta­do al pie de la si­lla que guar­da re­ve­ren­cia a la me­lo­día que al­gún pro­gra­ma­dor dis­tan­te, ha­bía pau­ta­do pa­ra que sue­ne en el blo­que de la ma­dru­ga­da de ese mar­tes.

¡Que va sa­ber él de cine clá­si­co! ¡Qué va sa­ber él que lo que es­cu­cha se lla­ma “En­tre can­di­le­jas”! ¡Qué va a sa­ber él! ¡Qué el co­me­dian­te más gran­de de to­dos los tiem­pos le es­ta­ba ju­gan­do una bro­ma pe­sa­da des­pués de más de ca­si un si­glo del cual de­be lle­var la mi­tad muer­to!

Si can­di­le­jas era una tra­ge­dia que re­tra­tó la di­co­to­mía ab­sur­da en­tre un amor que, aun­que no que­ría dis­cri­mi­nar en­tre eda­des, la edad si fue óbi­ce in­elu­di­ble pa­ra no ma­te­ria­li­zar lo que el al­ma que­ría, pe­ro el “co­ra­zón” no po­día.

Pa­ra es­te “gua­chi­mán” su tra­ge­dia ni si­quie­ra es ro­mán­ti­ca, es una tra­ge­dia exis­ten­cial que se pier­de en la co­ti­dia­ni­dad de la vi­da, a ve­ces, has­ta inad­ver­ti­da­men­te.

Si, él po­si­ble­men­te no re­la­cio­nó la can­ción con Char­les Chaplin. Pe­ro la pro­gre­sión mu­si­cal, so­bre una es­ca­la sim­ple, que sus­ten­ta a la mis­ma es be­llí­si­ma. Pue­de que no ha­ya si­do la lí­ri­ca, ni la her­me­néu­ti­ca li­te­ra­ria, ni la his­to­ria de la can­ción y la que re­tra­ta, qui­zás lo que le des­per­tó, fue mi sa­lu­do es­tá ma­ña­na a la 4:50, o fue es­to: Tú, lle­gas­te a mí, cuan­do me voy Eres luz de abril, yo tar­de gris. Eres ju­ven­tud, amor, ca­lor, ful­gor de sol,

Tra­jis­te a mí, tu ju­ven­tud, cuan­do me voy. En­tre can­di­le­jas, te ado­ré En­tre can­di­le­jas, yo te amé. La fe­li­ci­dad que dis­te a mí vi­vir, se fue

No vol­ve­rá, nun­ca ja­más, lo sé muy bien.

Pa­ra es­te “gua­chi­mán” su tra­ge­dia ni si­quie­ra es ro­mán­ti­ca, es una tra­ge­dia exis­ten­cial que se pier­de en la co­ti­dia­ni­dad de la vi­da, a ve­ces, has­ta inad­ver­ti­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.