Es­cue­la for­ma los mú­si­cos del fu­tu­ro

BavaroNews - - PORTADA - Dian­nelys San­tos dsan­tos@edi­to­ra­ba­va­ro.com

La mú­si­ca es una de las ex­pre­sio­nes más fa­bu­lo­sas del ser hu­mano, ya que lo­gra trans­mi­tir de ma­ne­ra in­me­dia­ta di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes que otras for­mas de arte qui­zás no pue­den.

Es­ta ex­pe­rien­cia es la que vi­ven los es­tu­dian­tes de la es­cue­la de mú­si­ca Pe­pe Ro­sa­rio, que tiene cin­co años la­bo­ran­do y va di­ri­gi­da ex­clu­si­va­men­te a ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos.

Es­ta es­cue­la de mú­si­ca crea­da en Hi­güey tiene un ob­je­ti­vo bas­tan­te cla­ro, atraer es­pe­cial­men­te a ni­ños y jó­ve­nes sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra acer­car­los a la di­fu­sión del arte mu­si­cal y la en­se­ñan­za.

Jo­sé Ama­ble Cor­do­nes, di­rec­tor de di­cha ins­ti­tu­ción, quien es­tu­vo in­vi­ta­do al pro­gra­ma “Co­ber­tu­ra con Ros­san­na”, ma­ni­fes­tó que des­de pe­que­ño que­ría es­tu­diar mú­si­ca, pe­ro el am­bien­te eco­nó­mi­co don­de se desa­rro­llo era muy es­tre­cho y no se lo per­mi­tía.

Pa­sa­do el tiem­po di­jo que pue­de em­pe­zar con una es­cue­la de mú­si­ca y

arte, aun­que no lo apren­dió. Más ade­lan­te pro­ce­dió a realizar una vi­si­ta a la Pre­si­den­cia de la República y otras ins­ti­tu­cio­nes, en bus­ca de ayu­da pa­ra tal pro­yec­to que te­nía en men­te.

Fi­nal­men­te, acu­dió don­de los Her­ma­nos Ro­sa­rio en bus­ca de ayu­da pa­ra la es­cue­la, quie­nes sin pen­sar­lo dos ve­ces acep­ta­ron apa­dri­nar-

los. La es­cue­la ini­ció con una fies­ta que les re­ga­la­ron Los Ro­sa­rio, en el año 2012, y de ahí die­ron co­mien­zo a ir jun­tan­do los ins­tru­men­tos pa­ra crear la es­cue­la.

Ac­tual­men­te, dis­po­nen de pro­fe­sio­na­les en el área de la mú­si­ca, los cua­les es­tán en­car­ga­dos de im­par­tir lec­cio­nes de vio­lín, gui­ta­rra, piano,

tam­bo­ra, güi­ra, acor­deón y can­tos.

Ca­da una de esas cla­ses se fa­ci­li­tan dos ve­ces por se­ma­na, pe­ro la aca­de­mia la­bo­ra la se­ma­na com­ple­ta. Cor­do­nes in­di­có que se ha pre­sen­ta­do don­de au­to­ri­da­des de zo­nas ale­da­ñas, pa­ra que es­ta ins­ti­tu­ción crez­ca y así otros in­fan­tes pue­dan be­ne­fi­ciar­se y re­ci­bir es­ta dis­ci­pli­na mu­si­cal.

“Lle­va­mos los ni­ños a realizar pre­sen­ta­cio­nes a di­fe­ren­tes me­dios, pa­ra que pue­dan desa­rro­llar los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos en las cla­ses”, se­ña­ló Cor­do­nes.

Asi­mis­mo, ma­ni­fes­tó que es­ta es una for­ma de in­cen­ti­var­los, pa­ra que se sien­tan mo­ti­va­dos e im­por­tan­tes, ya que les gus­ta que las per­so­nas los vean. Al mis­mo tiem­po, in­di­có que es­tas ac­ti­vi­da­des sir­ven como pu­bli­ci­dad pa­ra la es­cue­la.

El in­te­rés es po­der atraer más ni­ños al cen­tro, por­que “es­ta­mos bus­can­do de ca­na­li­zar esa ener­gía que tie­nen los jó­ve­nes”, aña­dió.

Pe­pe Ro­sa­rio era un jo­ven ejem­plo de la ciu­dad de Hi­güey, quien se de­di­có a la mú­si­ca, pin­tu­ra y ar­tes. Fue ase­si­na­do el 19 de mar­zo de 1983.

La es­cue­la de mú­si­ca Pe­pe Ro­sa­rio va di­ri­gi­da ex­clu­si­va­men­te a ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.