Tar­je­ta de tu­ris­ta: una car­ga pa­ra los do­mi­ni­ca­nos

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

La en­tra­da en vi­gen­cia del de­cre­to No.430-17 del 4 de di­ciem­bre de 2017 re­la­ti­vo a la nue­va “Nor­ma ge­ne­ral 08-2018 so­bre los procedimientos re­la­ti­vos al im­pues­to car­ga­do di­rec­ta­men­te a ca­da tu­ris­ta que en­tra al país a car­go de la tar­je­ta de tu­ris­mo al ha­cer las com­pras de los bo­le­tos aé­reos en el ex­te­rior, ha si­do exi­to­so pa­ra el go­bierno en tér­mi­nos de re­cau­da­cio­nes fia­bles, si to­ma­mos en con­si­de­ra­ción el mon­to de $1,100mm de pe­sos en so­lo 5 me­ses. Es una su­ma res­pe­ta­ble li­bre de es­ca­pe que el go­bierno cen­tral re­ci­be dó­lar por dó­lar sin ries­go de fu­ga, lo que con­si­de­ra­mos un lo­gro de re­cau­da­cio­nes lim­pias.

Es­te im­pues­to fue crea­do en el año 1981 ba­jo el de­cre­to núm. 289-91 del 8 de agos­to, ba­sa­do en la Ley núm. 199-66 del 9 de ma­yo de 1966, pa­ra su apli­ca­ción a los tu­ris­tas (ex­tran­je­ros) que en­tren a R.D. por las vías aé­reas y ma­rí­ti­mas, me­dian­te un me­ca­nis­mo de ad­qui­si­ción ya ob­so­le­to has­ta el 2017, don­de hu­bo la ne­ce­si­dad de va­riar el sis­te­ma de com­pra de las tar­je­tas con mi­ras a ha­cer al país efi­cien­te acor­de a otros des­ti­nos de la com­pe­ten­cia.

El go­bierno nor­te­ame­ri­cano a tra­vés de la en­car­ga­da de ne­go­cios de su em­ba­ja­da se ha­bía que­ja­do de la pér­di­da de tiem­po que te­nía el tu­ris­ta al ver­se obli­ga­do a com­prar “fa­ce-to-fa­ce” di­cha tar­je­ta, por lo que re­co­men­dó que la re­pu­bli­ca do­mi­ni­ca­na bus­ca­ra una al­ter­na­ti­va que no re­sul­ta­ra per­ju­di­cial pa­ra los via­jan­tes en re­la­ción al tiem­po y así op­ti­mi­zar los tra­mi­tes de in­gre­so al país.

De es­ta ma­ne­ra se da ini­cio al uso de las dis­po­si­cio­nes del de­cre­to 43017 pa­ra be­ne­fi­cio del tu­ris­ta, quie­nes pa­gan di­cho im­pues­to car­ga­do al tic­kets de vue­lo. Al mis­mo tiem­po da ini­cio a una prác­ti­ca per­ni­cio­sa y an­ti­eco­nó­mi­ca que afec­ta a los do­mi­ni­ca­nos que in­gre­san al país, da­do que el Presidente de la Re­pu­bli­ca ni sus ase­so­res to­ma­ron en cuen­ta que no­so­tros, los que per­te­ne­ce­mos al gran nú­me­ro que ha­ce­mos uso de nues­tros ae­ro­puer­tos íba­mos a ser la­ce­ra­dos por es­ta me­di­da de pa­gar di­cho im­pues­to.

Diez dó­la­res pa­ra un do­mi­ni­cano que tiene la opor­tu­ni­dad de via­jar al ex­te­rior no sig­ni­fi­ca na­da en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos. Pe­ro diez dó­la­res mul­ti­pli­ca­dos por 1 mi­llón es una al­ta su­ma que el es­ta­do nos es­tá re­te­nien­do in­de­bi­da­men­te.

Lue­go de al­gu­nas re­cla­ma­cio­nes y de­nun­cias de al­gu­nos afec­ta­dos, la DGII ha dis­pues­to que, por dis­po­si­ción del ar­tícu­lo 2 de di­cho de­cre­to los do­mi­ni­ca­nos afec­ta­dos po­drán re­cla­mar la de­vo­lu­ción del im­pues­to en las ofi­ci­nas de la DGII o vía in­ter­net de ma­ne­ra ágil, cu­yo re­em­bol­so po­dría tar­dar me­nos de 10 días. Aun no hay una ci­fra con­ta­bi­li­za­da de los mon­tos re­cau­da­dos a no­so­tros des­de la en­tra­da en vi­gen­cia has­ta la fe­cha. Otra so­lu­ción de­be ser in­mi­nen­te, da­do que más del 95% de los do­mi­ni­ca­nos ni se en­te­ran, y si lo­gran sa­ber­lo, no lo re­cla­ma­rían.

Diez dó­la­res pa­ra un do­mi­ni­cano que tiene la opor­tu­ni­dad de via­jar al ex­te­rior no sig­ni­fi­ca na­da en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos. Pe­ro diez dó­la­res mul­ti­pli­ca­dos por 1 mi­llón es una al­ta su­ma que el es­ta­do nos es­tá re­te­nien­do in­de­bi­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.