LEY Y ANTECEDENTE

BavaroNews - - IMPACTOS | EL REPORTAJE -

Ley 108-05 de Re­gis­tro In­mo­bi­lia­rio es la que con­tem­pla el pro­ce­di­mien­to que se de­be ago­tar an­te la in­va­sión de te­rre­nos. En su ca­pí­tu­lo sie­te so­bre des­alo­jo de in­mue­bles re­gis­tra­dos, el ar­ticu­lo 48, so­bre el pro­ce­di­mien­to de des­alo­jo an­te la Co­mi­sión In­mo­bi­lia­ria, es­ta­ble­ce que el pro­pie­ta­rio de un in­mue­ble re­gis­tra­do, am­pa­ra­do en su Cer­ti­fi­ca­do de Ti­tu­lo o Cons­tan­cia Ano­ta­da, pue­de re­que­rir a la Co­mi­sión In­mo­bi­lia­ria el au­xi­lio de la fuer­za pú­bli­ca pa­ra pro­ce­der al des­alo­jo del ocu­pan­te o in­tru­so.

El pá­rra­fo uno de ese mis­mo ar­tícu­lo di­ce que “el pro­pie­ta­rio se pro­vee­rá de una au­to­ri­za­ción emi­ti­da por la Co­mi­sión In­mo­bi­lia­ria que se­rá no­ti­fi­ca­da al in­tru­so por ac­to de al­gua­cil, de la misma ju­ris­dic­ción, con­jun­ta­men­te con el Cer­ti­fi­ca­do de Ti­tu­lo, in­ti­mán­do­le pa­ra que en el pla­zo de quin­ce días aban­do­ne el in­mue­ble ile­gal­men­te ocu­pa­do. Ven­ci­do es­te pla­zo, la Co­mi­sión In­mo­bi­lia­ria me­dian­te ofi­cio que se­rá no­ti­fi­ca­do me­dian­te ac­to de al­gua­cil con­ce­de­rá un úl­ti­mo pla­zo de quin­ce días pa­ra que aban­do­ne el in­mue­ble o de­po­si­te sus ale­ga­tos por an­te di­cha ins­ti­tu­ción”.

El pá­rra­fo dos con­tem­pla que “la Co­mi­sión In­mo­bi­lia­ria lue­go de que com­prue­be la le­gi­ti­mi­dad de 10s do­cu­men­tos de­po­si­ta­dos por el pro­pie­ta­rio, y trans­cu­rri­dos 10s pla­zos ya es­ta­ble­ci­dos or­de­na­ra el des­alo­jo que de­be­rá ser rea­li­za­do por ac­to de al­gua­cil me­dian­te pro­ce­so ver­bal de des­alo­jo en un pla­zo no ma­yor de trein­ta días”.

En Ve­rón-pun­ta Ca­na ocu­rrió ha­ce po­co más de un año y me­dio un des­alo­jo de la zo­na lla­ma­da Ca­sa­bar, don­de vi­vían cien­tos de per­so­nas ocu­pan­do un te­rreno per­te­ne­cien­te a una em­pre­sa de es­ta lo­ca­li­dad.

Lue­go de un pro­ce­so le­gal que fi­na­li­zó en una or­den de des­alo­jo, una ma­ña­na el abo­ga­do del Es­ta­do pro­ce­dió al des­mon­te del lu­gar. En aquel mo­men­to las au­to­ri­da­des, prin­ci­pal­men­te de Me­dio Am­bien­te se man­tu­vie­ron vi­gi­lan­tes.

Al­gu­nas de las per­so­nas que re­si­dían en aquel lu­gar di­je­ron a es­te me­dio que en­ten­dían que ellos no te­nían pa­pe­les de esos te­rre­nos y que por en­de no eran pro­pie­ta­rios, pe­ro que no te­nían otro si­tio don­de vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.