Cri­te­rios de Vida

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - RUBÉN DARÍO CASTILLO CASTILLO / 2020tvluz@gmail.com

Lo bueno y lo ma­lo co­men­zó su desa­rro­llo en el ser hu­mano, a par­tir de la dis­tin­ción en­tre las co­sas que les pro­du­cían bie­nes­tar y pla­cer, y aque­llas que les cau­sa­ban ma­les­tar y do­lor. In­du­da­ble­men­te, és­te re­co­no­ci­mien­to mar­có la pau­ta de las cos­tum­bres, la cual desem­bo­có en lo que hoy co­no­ce­mos como mo­ral.

De ahí ini­ció la bús­que­da in­ce­san­te del hom­bre, tra­tan­do de de­ter­mi­nar los fac­to­res que les cau­sa­ban bie­nes­tar o da­ño. Si el agua era be­ne­fi­cio­sa pa­ra la vida, en­ton­ces exis­tía la dio­sa de la llu­via. El sol re­pre­sen­ta­ba la vida, el ca­lor, la cla­ri­dad, por con­si­guien­te, es­tos bie­nes pro­ve­nían del dios sol. A su vez, si ve­nía una tor­men­ta, ra­yos y re­lám­pa­gos, eran al­gu­nos dio­ses mo­les­tos, los cua­les ha­bía que apa­ci­guar. En con­se­cuen-

cia, la cla­si­fi­ca­ción de lo bueno y lo ma­lo, dio ori­gen a la iden­ti­fi­ca­ción, de acuer­do a sus co­no­ci­mien­tos, de las ra­zo­nes o cau­sas que las pro­vo­ca­ban.

To­das es­tas apre­cia­cio­nes y va­lo­ra­cio­nes, per­mi­tie­ron al ser hu­mano ir te­jien­do un con­jun­to de cos­tum­bres, que fue­ron trans­mi­ti­das a sus des­cen­dien­tes, y que sir­vie­ron de mar­co de re­fe­ren­cia pa­ra la con­duc­ta de los in­di­vi­duos.

De su la­do, el des­cu­bri­mien­to del hom­bre de que coope­ran­do con el otro hom­bre au­men­ta­ba la pro­ba­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia de to­dos pro­pi­ció, a par­tir del in­te­rés pro­pio in­di­vi­dual, el in­te­rés co­lec­ti­vo, dan­do ori­gen a la vida en so­cie­dad. Es en es­te mo­men­to don­de ini­cia la ges­ta­ción de la mo­ral so­cial, y cu­yo es­tu­dio, a par­tir de cri­te­rios ra­cio­na­les, se co­no­ce como éti­ca.

Hoy, cuan­do el co­no­ci­mien­to ha avan­za­do des­me­su­ra­da­men­te, los cri­te­rios de vida, es­to es, nues­tras cos­tum­bres, y por en­de, nues­tra mo­ral, de­ben fun­da­men­tar­se en el co­no­ci­mien­to o cri­te­rio ra­cio­nal. Por ejem­plo, a pe­sar del apor­te del fi­ló­so­fo Aris­tó­te­les, sus co­no­ci­mien­tos de bio­lo­gía eran to­tal­men­te fal­sos.

El en­ten­día y en­se­ña­ba que el co­ra­zón era un ór­gano que ca­len­ta­ba la san­gre, y el ce­re­bro uno que la en­fria­ba. De ahí que la gen­te ha­ble del co­ra­zón como cen­tro de las emo­cio­nes, y al ser hu­mano que ac­túa fría­men­te se le co­no­ce como de ca­be­za fría. Hoy sa­be­mos que na­da de es­to es cier­to. En esa épo­ca no se co­no­cía na­da del ce­re­bro ni del ge­no­ma, por tan­to sus con­clu­sio­nes eran fal­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.