Car­los Daniel Dal­mis­ta, un bom­be­ro ado­les­cen­te que mu­rió en ser­vi­cio

BavaroNews - - PORTADA - Edgar Mo­re­ta emo­re­ta@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Car­los Daniel Dal­mis­ta, de 18 años, en su rol de ser­vir al pue­blo, se con­vir­tió en una de las víc­ti­mas de dos ac­ci­den­tes mor­ta­les que ocu­rrie­ron esa ma­dru­ga­da, cuan­do se dis­po­nía a so­co­rrer a una víc­ti­ma en el Cru­ce de Ca­be­za de To­ro.

Ve­rón. Tris­te fi­nal le to­có al jo­ven Car­los Daniel Dal­mis­ta, de 18 años, cu­yas lu­ces se apa­ga­ron el pa­sa­do do­min­go, cuan­do en su rol de ser­vir al pue­blo se con­vir­tió en una de las víc­ti­mas de dos ac­ci­den­tes mor­ta­les que ocu­rrie­ron esa ma­dru­ga­da.

Al­re­de­dor de las 5:00 de la ma­ña­na, la es­ta­ción re­ci­bió la aler­ta con re­la­ción a que el mo­to­ris­ta de origen me­xi­cano Francisco Ja­vier Co­llins Gó­mez, de 26, ha­bía fa­lle­ci­do en el cru­ce de Ca­be­za de To­ro. De in­me­dia­to, el equi­po se tras­la­dó ha­cia allá, cuan­do en el se­má­fo­ro de Co­co Lo­co, el ca­mión en que iban cho­có con otro ca­mión tan­que­ro, pro­vo­can­do el fa­tal de­sen­la­ce. Car­los re­ci­bió gol­pes que le pro­vo­ca­ron la muer­te de una vez, mien­tras que sus tres acom­pa­ñan­tes re­sul­ta­ron he­ri­dos y ya es­tán en re­cu­pe­ra­ción en sus ca­sas.

Ese día, sus co­le­gas llo­ra­ron su par­ti­da y le rin­die­ron ho­nor: car­ga­ron el fé­re­tro en un ca­mión de bom­be­ros des­de la fu­ne­ra­ria mu­ni­ci­pal, pa­san­do por el cru­ce de Ve­rón en di- rec­ción ha­cia el nor­te de la ave­ni­da Ve­rón-pun­ta Ca­na.

Sus co­le­gas, au­to­ri­da­des de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal, miem­bros de la De­fen­sa Ci­vil y el pue­blo al que sir­vió hi­cie­ron el re­co­rri­do has­ta la sa­li­da ha­cia Hi­güey, don­de el ataúd fue mon­ta­do en un ca­rro fú­ne­bre pa­ra lle­var­lo a su pue­blo na­tal, el Ba­tey 30 del mu­ni­ci­pio de Guay­ma­te, La Ro­ma­na, don­de fue se­pul­ta­do el pa­sa­do lu­nes.

Y es que es­te jo­ven, solo te­nía 7 me­ses rea­li­zan­do la la­bor de pri­mer pi­to­ne­ro en los in­cen­dios, qui­so se­guir los ca­mi­nos de su pa­dre Daniel Dal­mis­ta, quien es el en­car­ga­do de Ope­ra­cio­nes en el Cuer­po de Bom­be­ros de es­te dis­tri­to.

“Él me veía co­mo yo lle­ga­ba a ca­sa y qui­so apren­der lo que yo ha­cía (…) “le ha­bía co­gi­do amor y al ofi­cio”, in­di­ca su pa­dre Daniel, quien lle­va 9 años en es­te pe­li­gro­so tra­ba­jo.

Y to­do es­to lo ha­cía a cam­bio de na­da, solo por vo­ca­ción, ya que aún no re­ci­bía un sa­la­rio. Di­chas pa­la­bras fue­ron co­rro­bo­ra­das por Mi­guel Án­gel Álvarez, je­fe del Cuer­po de Bom­be­ro, quien de­fi­nió al jo­ven co­mo res­pe­tuo­so y cum­pli­dor.

A la iz­quier­da, Daniel Dal­mis­ta jun­to a sus com­pa­ñe­ros pa­ra ren­dir ho­nor su hi­jo fa­lle­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.