So­bre­tu­ris­mo do­mi­ni­cano

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­TO­NIO CORCINO / an­cor­cino@gmail.com

Se­gún el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo (OMC), Ta­leb Ri­fai, “el cre­ci­mien­to no es el enemi­go, sino có­mo lo ges­tio­na­mos”.

Co­mo ami­go que soy del tu­ris­mo, co­mo de­re­cho y de su sano apro­ve­cha­mien­to, de los be­ne­fi­cios, tam­bién ten­go el com­pro­mi­so de re­sal­tar sus efec­tos no­ci­vos so­cio­eco­nó­mi­cos y me­dioam­bien­ta­les.

El sec­tor tu­rís­ti­co in­ter­na­cio­nal pa­ra la eco­no­mía mun­dial au­men­to un 7% anual con la ten­den­cia se­guir con ese di­na­mis­mo, lo que de al­gu­na for­ma po­nen en pe­li­gros al­gu­nos des­ti­nos tu­rís­ti­cos de ca­li­dad mun­dial co­mo Bar­ce­lo­na, el cual vi­ve el fe­nó­meno de la tu­ris­mo­fo­bia, un efec­to ne­ga­ti­vo opues­to a los pro­pó­si­tos del tu­ris­mo, fru­to de la sa­tu­ra­ción o el so­bre­tu­ris­mo co­mo so­bre ex­plo­ta­ción de un des­tino o re­cur­so tu­rís­ti­co, son tam­bién ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos hu­ma­nos que con­tra­tan con de los re­si­den­tes y con la ca­pa­ci­dad de car­ga de un bien tu­rís­ti­co.

En la ac­tua­li­dad, la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca re­pre­sen­ta unos de los sec­to­res de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal que man­tie­ne un cre­ci­mien­to cons­tan­te del nú­me­ro de vi­si­tan­tes, así co­mo pa­ra los paí­ses re­cep­ti­vos, es­pe­cí­fi­ca­men­te en tem­po­ra­da al­ta, lo que sig­ni­fi­ca un au­men­to ex­ce­si­vo de tu­ris­tas que ha­ce que un lu­gar se ma­si­fi­que y la co­mu­ni­dad re­cep­ti­va y el me­dioam­bien­te pa­guen los pla­tos ro­tos en for­ma de in­fla­ción, re­si­duos y con­ta­mi­na­ción en­tre otros.

En tan­to, el tu­ris­mo co­mo ac­ti­vi­dad económica, so­cial y cul­tu­ral pro­du­ce em­pleos, di­na­mi­za la eco­no­mía y atrae in­ver­sión al des­tino a desa­rro­llar, pe­ro por la sos­te­ni­bi­li­dad, es de­ber de las au­to­ri­da­des del des­tino una ade­cua­da ad­mi­nis­tra­ción del desa­rro­llo y el cre­ci­mien­to.

Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na co­mo des­tino tu­rís­ti­co, por igual tie­ne que ges­tio­nar su pro­gre­si­vo cre­ci­mien­to de for­ma que evi­te la sa­tu­ra­ción tu­rís­ti­ca, po­ner lí­mi­tes a su desa­rro­llo, sin afec­tar su di­ná­mi­ca, pues las ex­pec­ta­ti­vas creadas por las au­to­ri­da­des, no to­ma en cuen­ta he­chos tu­rís­ti­cos por los que a atra­vie­san des­ti­nos co­mo Pal­ma de Ma­llor­ca, París, Du­brov­nik, Kio­to, Ber­lín y Ba­liy Rei­kia­vik, más bien de­ben es­ta­ble­cer me­di­das que po­drían aca­rrear re­cha­zo, des­con­fian­za y des­pre­cio ha­cia los tu­ris­tas.

Las is­las Sao­na y Ca­ta­li­na y la Zo­na Co­lo­nial de la ca­pi­tal, por ci­tar solo dos ejem­plos, que por la can­ti­dad per­so­nas que re­ci­ben dia­ria­men­te que, de no ma­ne­jar­se el flu­jo de vi­si­tan­tes ba­jo los cri­te­rios de ra­cio­na­li­dad y pro­por­cio­na­li­dad, en el futuro po­drían lle­gar a ni­ve­les de sa­tu­ra­ción tu­rís­ti­ca o de so­bre­tu­ris­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.