Ma­no­li­to: Ra­zo­nes pa­ra ha­cer­lo sal­tar del car­go

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

El in­tru­sis­mo po­lí­ti­co en las ca­ras vi­si­bles del equi­po de nues­tro di­rec­tor dis­tri­tal es­tá lle­van­do la fi­gu­ra de es­te prós­pe­ro em­pre­sa­rio y pro­me­te­dor po­lí­ti­co a un sui­ci­dio elec­to­ral de ca­ra al 2020, da­da la ma­ne­ra desa­cer­ta­da en que es­tán ma­ne­jan­do las re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les en­tre es­tos y aque­llos que in­mi­nen­te­men­te de­ben ser sus alia­dos.

La alian­za en­tre un di­rec­tor dis­tri­tal cual­quie­ra y el gobierno de turno es cuan­ti­ta­ti­va­men­te be­ne­fi­cio­sa si la en­fo­ca­mos al pre­sen­te, to­man­do en cuen­ta al­gu­nos re­cur­sos que el Eje­cu­ti­vo pue­de di­ri­gir ha­cia ellos; pe­ro per­ni­cio­sa y fu­gaz al mis­mo tiem­po vista a futuro.

Si nos de­te­ne­mos pa­ra ha­cer un frio aná­li­sis uti­li­zan­do la ra­zón, nos da­re­mos cuen­ta que el Eje­cu­ti­vo tie­ne ca­rác­ter tran­si­to­rio con fe­cha de ca­du­ci­dad y, tra­ba­jar sin una vi­sión más allá del ho­ri­zon­te, ig­no­ran­do los gru­pos de po­de­res eco­nó­mi­cos que gra­vi­tan nues­tro en­torno y trans­cien­den los par­ti­dos po­lí­ti­cos mu­cho más allá de uno, dos o tres pe­río­dos de gobierno, es sui­ci­da y bru­tal.

Peor no po­drá ser pa­ra Ma­no­li­to, sa­bien­do que en su con­tra tam­bién es­tán los di­ri­gen­tes del PLD que se sin­tie­ron des­pla­za­dos por és­te, quie­nes los con­si­de­ran un in­tru­so sin back­ground en di­cha or­ga­ni­za­ción.

Exis­ten gru­pos so­cia­les en una co­mu­ni­dad que ne­ce­sa­ria­men­te una ad­mi­nis­tra­ción edi­li­cia tie­ne que crear alian­za, pa­ra que al fi­na­li­zar su ges­tión pue­da ex­hi­bir unos re­sul­ta­dos que sean los que ha­blen por ellos; por lo que, sus­ten­ta­do solo en el apo­yo de un gobierno de turno que más tem­prano que tar­de des­apa­re­ce­rá del es­ce­na­rio, es un cra­so error.

La ges­tión de un di­rec­tor dis­tri­tal es de me­di­da in­fi­ni­te­si­mal respecto de los gru­pos eco­nó­mi­cos. Los mu­cha­chos que tra­ba­jan pa­ra es­ta ges­tión lo­cal, en ma­te­ria de ase­so­ría, han em­pren­di­do un via­cru­cis sin vuel­ta atrás ha­cia 2020, don­de en­con­tra­rán un “ma­ta­de­ro elec­to­ral” sin pre­ce­den­tes en la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia.

Me­dios es­cri­tos, ra­dia­les y te­le­vi­si­vos que res­pon­den a Ma­no­li­to se­rán tam­bién los res­pon­sa­bles de la hu­mi­llan­te de­rro­ta que su­fri­rá no solo su ges­tión, sino de to­da una es­truc­tu­ra de po­der crea­da con es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios por su pa­dre (quien me­re­ce mi res­pe­to), lo que con­si­de­ra­mos una pe­na que un gru­po de “vo­cin­gle­ros” sin co­no­ci­mien­tos mí­ni­mos de re­la­cio­nes pú­bli­cas en so­cie­dad, se en­car­guen bru­tal­men­te de crear una ene­mis­tad (que en la reali­dad no exis­te) en­tre la ges­tión mu­ni­ci­pal y sec­to­res de gran in­ci­den­cia a ni­vel na­cio­nal co­mo los son el GRU­PO PUNTACANA y el vir­tuo­so ma­go de la po­lí­ti­ca en la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia, don Ama­ble Aristy Cas­tro.

De se­guir así con ese ma­ne­jo “feu­dal” en que han en­vuel­to al di­rec­tor dis­tri­tal, en un año y al­gu­nos me­ses (tiem­po que res­ta pa­ra la pró­xi­ma con­tien­da), es­te jo­ven in­ci­pien­te po­lí­ti­co se con­ver­ti­ría en el campeón de re­tro-run­ning. No hay for­ma al­gu­na que pue­da dar un solo paso más allá del 2020. Se­ra aplas­ta­do y hu­mi­lla­do. Y, cuan­do es­to ocu­rra, aque­llos pseu­dos po­lí­ti­cos y co­mu­ni­ca­do­res que hoy les sir­ven, le de­ja­ran solo y su­mi­do en su fra­ca­so.

“Exis­ten gru­pos so­cia­les en una co­mu­ni­dad que ne­ce­sa­ria­men­te una ad­mi­nis­tra­ción edi­li­cia tie­ne que crear alian­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.