Pa­rro­quias y ca­pi­llas del Es­te son his­to­ria, ar­te y tu­ris­mo

BavaroNews - - PORTADA - Patricia He­re­dia phe­re­dia@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Hi­güey. Al­gu­nas pa­rro­quias y ca­pi­llas de la re­gión Es­te tie­nen tres ca­rac­te­rís­ti­cas en co­mún que las dis­tin­guen de las de­más, ya que al tiem­po de ser un área de es­pi­ri­tua­li­dad y re­li­gio­si­dad, son cu­na de his­to­rias, ar­tes y tu­ris­mo.

Den­tro de es­tas pa­rro­quias y ca­pi­llas se en­cuen­tran la ca­pi­lla Nues­tra Se­ño­ra de Punta Ca­na, ubi­ca­da en Pun­ta­ca­na Vi­lla­ge; pa­rro­quia Di­vi­na Pas­to­ra, ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad tu­rís­ti­ca de Ba­yahi­be; y San Es­ta­nis­lao, en la Vi­lla de Al­tos de Cha­vón.

Es­tas pa­rro­quias y ca­pi­llas son tes­ti­gos de gran­des acon­te­ci­mien­tos, de mu­cho va­lor e im­por­tan­cia pa­ra ca­da una de las pa­re­jas que las es­co­gen co­mo lu­gar pa­ra dar­se el sí frente al al­tar, pa­ra unir­se en sa­gra­do ma­tri­mo­nio, don­de pa­san a con­ver­tir­se en una so­la car­ne y un so­lo cuer­po, don­de sus vi­das crean un la­zo in­di­so­lu­ble, pues co­mo di­cen los cu­ras, lo que Dios ha uni­do no lo se­pa­re el hom­bre.

NUES­TRA SE­ÑO­RA DE PUNTA CA­NA TU­RIS­MO MO­DERNO Y PUN­TO DE EN­CUEN­TRO

La Ca­pi­lla Nues­tra Se­ño­ra de Punta Ca­na, fun­da­da el 13 de abril de 2003, cons­ti­tu­ye un hi­to geo­grá­fi­co den­tro del Pun­ta­ca­na Vi­lla­ge y en to­da la zo­na tu­rís­ti­ca de Punta Ca­na-bá­va­ro.

Es­te tem­plo es una ca­pi­lla de la Pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar y sur­gió co­mo una ini­cia­ti­va de la co­mu­ni­dad y de GRUPO PUN­TA­CA­NA, an­te la ne­ce­si­dad de te­ner un pun­to de en­cuen­tro pa­ra los fe­li­gre­ses que prac­ti­can la fe católica, uno de los gran­des pi­la­res de la cultura do­mi­ni­ca­na.

El di­se­ño de la ca­pi­lla es de la au­to­ría de los ar­qui­tec­tos Juan­chi Zo­rri­lla, Tri­ni Ba­que­ro y Er­nes­to Buch. La cons­truc­ción de es­te ma­jes­tuo­so san­tua­rio es­tu­vo a cargo del maes­tro Héc­tor Pe­ña Zo­rri­lla.

Es­ta ca­pi­lla po­see una plan­ta en for­ma de Cruz La­ti­na, ha­cien­do coin­ci­dir la ca­be­ce­ra con el Es­te y el pór­ti­co con el Oes­te, de acuer­do con una an­ti­gua tra­di­ción de la Igle­sia católica. La na­ve cen­tral po­see te­rra­zas apor­ti­ca­das a am­bos la­dos que se co­mu­ni­can me­dian­te por­ta­les en di­cha na­ve.

En con­so­nan­cia con la na­tu­ra­le­za, el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co con­tem­pló el uso de materiales na­tu­ra­les, co­mo son la pie­dra ca­li­za y la co­ra­li­na. To­do el tra­ba­jo de di­se­ño y la cons­truc­ción fue un apor­te de los profesionales in­vo­lu­cra­dos. La ma­yor par­te de los materiales pa­ra la cons­truc­ción de es­te tem­plo fue­ron do­na­dos por miem­bros de la co­mu­ni­dad.

GRUPO PUN­TA­CA­NA apor­tó los te­rre­nos y los re­cur­sos eco­nó­mi­cos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer de la Ca­pi­lla una reali­dad.

En es­te nue­vo, pe­ro im­pre­sió­na­te

tem­plo, se des­ta­can dos her­mo­sos me­da­llo­nes de ce­rá­mi­ca que re­pre­sen­tan a Nues­tra Se­ño­ra de La Al­ta­gra­cia y a Nues­tra Se­ño­ra de Punta Ca­na, obras del ar­tis­ta do­mi­ni­cano Thi­mo Pi­men­tel. Asi­mis­mo, la cú­pu­la de di­cho tem­plo es un fres­co del ar­tis­ta plás­ti­co do­mi­ni­cano Or­lan­do Me­ni­cuc­ci.

PA­RRO­QUIA DI­VI­NA PAS­TO­RA UNA VEN­TA­NA AL MAR

Pa­rro­quia Di­vi­na Pas­to­ra tie­ne una esen­cia pe­cu­liar de agua y are­na de mar, tan­to en su frente, co­mo en su pa­tio, ade­más de ser po­see­do­ra de un nom­bre úni­co en el país. Ofre­ce al vi­si­tan­te un ver­ti­gi­no­so pa­seo por la es­pi­ri­tua­li­dad y un en­cuen­tro con los as­pec­tos más te­rre­na­les del país, co­mo son sus cos­tas ca­ri­be­ñas, pues es­tá ubi­ca­da en el co­ra­zón de Ba­yahi­be, pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia.

Se­gún el pá­rro­co An­to­nio Vi­lla­vi­cen­cio, es­ta fue cons­trui­da un 19 de mar­zo del 1925 por el pri­mer ar­zo­bis­po de la Re­pú­bli­ca, Adol­fo Alejandro Nouel, (Mon­se­ñor Nouel), quien tam­bién fue pre­si­den­te pro­vi­sio­nal del país, y ese era un lu­gar que te­nía mon­se­ñor pa­ra ve­nir a des­can­sar y sa­lir del es­trés pastoral.

Sus­ten­tó que es­ta es una igle­sia an­ti­gua, que ac­tual­men­te tie­ne 93 años de exis­ten­cia, y que den­tro de siete años es­ta­rán ce­le­bran­do su centenario.

Ex­pli­có que la es­truc­tu­ra es la mis­ma, que no ha su­fri­do nin­gún ti­po de va­ria­ción, con un es­ti­lo vic­to­ria­noan­glo ca­ri­be; ba­sa­da en cla­vo­te (ma­de­ra), mis­ma que fue im­por­ta­da des­de Es­ta­dos Uni­dos y que el cos­to fue cu­bier­to por el mis­mo ar­zo­bis­po y que ade­más con­tie­ne pi­so de ce­rá­mi­ca her­mo­sí­si­mo, de di­ver­sos co­lo­res, y te­cha­da de zinc.

De­ta­lló que es­ta pa­rro­quia per­ma­ne­ce en el mis­mo lu­gar don­de se cons­tru­yó; y que se es­tán ha­cien­do los trá­mi­tes con el Mi­nis­te­rio de Cultura pa­ra que la mis­ma sea de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio nacional.

Es­ta pa­rro­quia con­tie­ne una na­ve cons­trui­da en ma­de­ra, un al­tar con un Cris­to cru­ci­fi­ca­do, y de­lan­te de es­te una ima­gen de la pa­tro­na de es­ta er­mi­ta, la Di­vi­na Pas­to­ra y, al otro la­do, una de la vir­gen Ma­ría. Asi­mis­mo, po­see una de­co­ra­ción tan­to en su puer­ta prin­ci­pal co­mo en una de sus pa­re­des, de re­des, ca­ra­co­les, un ti­món de bar­co, que son sím­bo­los que iden­ti­fi­can la co­mu­ni­dad, lle­na de hom­bres y mu­je­res la­bo­rio­sos que de­pen­den del mar y la pes­ca, en su gran ma­yo­ría.

CA­PI­LLA SAN ES­TA­NIS­LAO IN­MOR­TAL EN EL TIEM­PO

En la pla­za cen­tral de la vi­lla de Al­tos de Cha­vón es­tá la igle­sia San Es­ta­nis­lao, es una de las más be­llas atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de es­ta im­por­tan­te área de la pro­vin­cia La Ro­ma­na.

La igle­sia San Es­ta­nis­lao fue con­sa­gra­da en 1979 por el Pa­pa Juan Pa­blo II, tres años an­tes de la inau­gu­ra­ción del an­fi­tea­tro de Al­tos de Cha­vón en 1982, quien con­ce­dió un relicario de su san­to pa­trón po­la­co, en ho­nor a quien lle­va el nom­bre.

Es­ta ca­pi­lla con vis­ta al rio Cha­vón, es cons­trui­da en pie­dras, con una ar­qui­tec­tu­ra me­di­te­rrá­nea del si­glo XVI. Ca­da pie­dra de es­ta fue ta­lla­da a mano, y las ma­de­ras de las puer­tas y mue­bles fue­ron ta­lla­das con la mis­ma de­di­ca­ción que fue­ron rea­li­za­dos los de­ta­lles en hie­rro for­ja­do, re­vi­vien­do así mu­chas ar­te­sa­nías ca­si ol­vi­da­das.

La ca­pi­lla San Es­ta­nis­lao cuen­ta en sus aden­tros con un al­tar rus­ti­co, cui­da­do ce­lo­sa­men­te con unas ver­jas, pro­pio del di­se­ño de la épo­ca, con un Cris­to de ma­de­ra sin bra­zos, pos­tra­do en la pa­red, el cual da en­ten­der, que el pue­blo de es­te son sus ex­tre­mi­da­des y es­tán en­car­ga­dos rea­li­zar la obra de pre­di­ca­ción y con­ver­sión al evan­ge­lio.

Tam­bién tie­ne a la de­re­cha un pe­que­ño sa­gra­rio o ta­ber­nácu­lo, que es don­de se guar­da la sa­gra­da hos­tia, en el tem­plo, y del otro la­do, se en­cuen­tra una re­li­quia en­via­da por el pa­pa Juan Pa­blo II.

Su­man­do a es­to, po­see una es­ta­tua del su pa­trón y una de la vir­gen Ma­ría, una sa­cris­tía, y una to­rre con un cam­pa­na­rio en sus afue­ras, que ade­más del re­pi­car las cam­pa­nas te per­mi­te apre­ciar una her­mo­sa vis­ta del cau­da­lo­so y vir­tuo­so río Cha­vón, así co­mo el an­dar sus nu­bes y la be­lla y es­plen­dor de sus mon­ta­ñas que tan ce­lo­sa­men­te cui­dan de él.

Es­ta vis­ta es úni­ca, ca­paz de tras­por­tar­te a la vi­da es­pi­ri­tual, a re­fle­xio­nar des­de lo más pro­fun­do de tu ser aca­ri­cia­do por la can­di­dez de ai­re pu­ro que cir­cu­la en es­te lu­gar.

El ar­tis­ta Jo­sé Ig­na­cio Mo­ra­les (El Ar­tís­ti­co), in­for­mó que en el lu­gar don­de es­ta ubi­ca­da la ca­pi­lla lo pri­me­ro que se hi­zo ahí fue­ron unos can­de­la­bros en to­da la ori­lla de la igle­sia y lue­go unas cru­ces que es­tán ubi­ca­das en las pi­rá­mi­des o co­lum­nas que es­tán en am­bos la­dos de la ca­pi­lla.

Ex­te­rio­ri­zó que con­ti­guo a eso tra­ba­ja­ron en lo que es el in­te­rior, don­de usa­ran hie­rros com­bi­na­dos con ma­de­ra. “Eso se cons­tru­yó en ace­ro, hie­rro negro for­ja­do en Roma, Ita­lia, que es la per­fo­ra­ción de una ba­rra con el mis­mo grue­so por den­tro de otra”, apun­tó.

Di­jo que pa­ra la rea­li­za­ción de los ajua­res de la igle­sia les con­lle­vó ca­si un año de­bi­do a lo de­li­ca­do del tra­ba­jo.

Ca­pi­lla Nues­tra Se­ño­ra de Punta Ca­na.

Igle­sia San Es­ta­nis­lao, con­sa­gra­da en 1979 por el Pa­pa Juan Pa­blo II.

Pa­rro­quia Di­vi­na Pas­to­ra, ubi­ca­da en el co­ra­zón de Ba­yahi­be.

Pa­rro­quia Di­vi­na Pos­to­ra, mues­tra su be­lle­za in­te­rior.

Cris­to sin ma­nos, de la ca­pi­lla San Es­ta­nis­lao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.