Las car­gas del jus­to

BavaroNews - - AQUÍ NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA / in­gan­gel­ro­jas@hot­mail.com

son los que per­ma­ne­cen le­van­tan­do voz de aler­ta an­te las in­jus­ti­cias y las ac­cio­nes an­ti­so­cia­les, los que exi­gen de­cen­cia y correcciones, pe­ro de esos mis­mos, ¿cuántos son ca­pa­ces de to­mar ac­cio­nes pa­ra con­tri­buir a la reali­dad pre­ci­sa de lo co­rrec­to? Lle­gó a con­clu­sio­nes más ra­di­ca­les al pre­gun­tar­me, ¿cuántos so­por­ta­rían las pre­sio­nes de lo mo­ral­men­te co­rrec­to, so­por­ta­rían la ver­dad aque­llos que de­man­dan sin­ce­ri­dad?

Pe­ro tam­bién, cuantas son las car­gas de los jus­tos que ejem­pla­ri­zan con sus ac­cio­nes lo bien he­cho, aún es­tos re­ci­ben tan­tas crí­ti­cas y re­cha­zos, con­si­de­ra­dos que na­dan con­tra la co­rrien­te. Son es­pe­cie de exi­lia­dos del res­to que es ma­yo­ría. Sus rea­li­za­cio­nes y re­sul­ta­dos se re­le­gan a sim­ples co­men­ta­rios de cor­te­sía, des­pla­za­dos de la aten­ción pú­bli­ca por noticias sen­sa­cio­bo na­lis­tas que ali­men­tan el mor­bo.

El jus­to re­sul­ta ser en es­tos tiem­pos el ton­to que pro­cu­ra ser víc­ti­ma, co­mo un di­no­sau­rio en pe­li­gro de ex­tin­ción, des­pla­za­do por egó­la­tras. Con­tra él, epí­te­tos que lo des­ca­li­fi­can por­que com­pro­me­te las “bús­que­das” de aque­llos que pre­ten­den lo fá­cil, de los des­pia­da­dos que no se in­tere­san por el bien co­mún, de los opor­tu­nis­tas ca­rro­ñe­ros de la des­di­cha hu­ma­na.

Per­ci­bo al jus­to en la me­su­ra, des­per­tan­do el enojo de los aman­tes del de­rro­che, veo en su in­te­rés por el or­den una pro­vo­ca­ción pa­ra los que vi­ven del caos, su sin­ce­ri­dad se con­si­de­ra agre­sión irres­pe­tuo­sa. Con fre­cuen­cia con­tra él se te­jen in­tri­gas pa­ra el des­cré­di­to. Se con­vier­te en un es­tor­bo pa­ra los am­bi­cio­sos.

¿Qué es­pe­ran­za re­ci­be en­ton­ces el ser ín­te­gro? Pues, en los ex­cep­cio­na­les se­res hu­ma­nos que ob­ser­vo tal vir­tud, per­ci­tan­tos un au­ra atra­yen­te pa­ra los ho­nes­tos que ins­pi­ra con­fian­za, una pre­sen­cia que apa­ci­gua. El jus­to, pro­mue­ve la cer­te­za de los re­sul­ta­dos in­ta­cha­bles, li­bres de la pre­sión de la jus­ti­cia. Así an­dan se­gu­ros de sí mis­mos, con la frente en al­to y sin mie­dos, no tie­nen que es­con­der­se y pue­den dar la es­pa­da a la puer­ta.

Los co­rrec­tos, son ins­pi­ra­do­res del tra­ba­jo bien he­cho, por tan­to re­sul­tan efi­ca­ces en sus em­pren­di­mien­tos, es­tos lle­van un se­llo de ca­li­dad en lo que con­clu­yen, los pla­zos no les ator­men­tan. Dis­fru­tan de per­ma­nen­tes de­ta­lles de fe­li­ci­dad, sin el afán de gran­des re­co­no­ci­mien­tos. Ves los ojos de un jus­to y ad­vier­tes tran­qui­li­dad, decisión, au­sen­cia de mie­do, son co­mo pi­la­res a los que afe­rrar­se en tiem­pos de tor­men­ta, guías pa­ra las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les, li­bres de re­mor­di­mien­tos que qui­tan el sue­ño. Due­ños de repu­tacio­nes ex­cel­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.