La vi­da es un apren­di­za­je con­ti­nuo

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - MÓ­NI­CA LEÓN / vi­lla­leo2002@hot­mail.com

Quien te quie­re, in­ten­ta orien­tar­te, pe­ro tú de­ci­des cuán­do y có­mo ac­tuar con ba­se en lo que re­fle­xio­nas. Revisa cau­te­lo­sa­men­te lo que has he­cho, ha­ces y quie­res ha­cer. Una vez cla­ro, to­ma tus de­ci­sio­nes. Lue­go, asu­me, su­fre o dis­fru­ta sus con­se­cuen­cias. Vi­ve y deja vi­vir. Da sin re­ci­bir. Usa el amor co­mo la capa que te pro­te­ge an­te las cir­cuns­tan­cias que se pre­sen­tan por­que sin amor no so­mos na­da.

La for­ma de reac­cio­nar an­te lo que nos su­ce­de y có­mo reac­cio­nan los de­más ha­ce que pa­sen las co­sas. To­do lo que que­re­mos que su­ce­da, de al­gu­na ma­ne­ra, su­ce­de­rá. Na­da hay más re­con­for­tan­te que ac­tuar con la ver­dad co­mo es­cu­do, que­rién­do­nos y brin­dan­do lo que que­ra­mos brin­dar.

De­je­mos el pa­sa­do atrás, si que­re­mos vi­vir ple­na­men­te los años que nos que­dan. El cuer­po ha­bla, nun­ca mien­te. No des­per­ta­mos pa­sión, si no la sen­ti­mos pri­me­ro, ni nos sen­ti­mos ple­nos, si nos ne­ga­mos el pla­cer de ha­cer lo que nos pro­vo­que, po­nién­do­le co­ra­zón a to­do.

Al cri­ti­car y me­nos­pre­ciar, nos con­ver­ti­mos en se­res in­se­gu­ros. De­ja­mos de dis­fru­tar a los que ama­mos tal y co­mo so­mos: se­res in­creí­ble­men­te im­per­fec­tos. Lo que pien­sen las per­so­nas que ama­mos y ha­gan, des­pués de nues­tras ac­cio­nes o re­fle­xio­nes, se­rá su decisión y de­pen­de­rá del amor que sien­tan por lo que son, lo que tie­nen, pue­den ga­nar o ga­na­ron, pue­den per­der o per­die­ron y lo que pue­den re­cu­pe­rar o re­cons­truir. No so­mos due­ños de na­da ni de na­die. Es­ta­mos don­de que­re­mos, cuan­do que­re­mos y co­mo desea­mos.

No ve­ni­mos a apa­gar la luz de na­die, sino a bri­llar con luz pro­pia. Brin­da­mos luz a quien desee re­ci­bir­la, sin con­tro­lar sus pen­sa­mien­tos, ni con­di­cio­nar sus ac­cio­nes. La gen­te brin­da ayu­da o con­se­jo des­de sus pro­pias ex­pe­rien­cias y ex­pec­ta­ti­vas de vi­da. Al­gu­nos iluminan nues­tro ca­mino con sa­bi­du­ría. Otros nos ha­cen se­guir su ca­mino pa­ra co­nec­tar­nos con su pro­pio con­cep­to de vi­da. Al­gu­nas per­so­nas se nu­tren de no­so­tros, otras roban nues­tra ener­gía. Nos apar­tan del éxito. Nos im­pi­den amar con ver­da­de­ra de­ter­mi­na­ción. Iden­ti­fi­car­los de­pen­de de la vo­lun­tad y de cuán­to nos co­noz­ca­mos. A ve­ces, nos to­ma to­da la vi­da. Só­lo lo lo­gra­mos com­pren­dien­do que amar pro­fun­da y fiel­men­te es lo que le pro­por­cio­na ver­da­de­ra ale­gría al co­ra­zón.

Al cri­ti­car y me­nos­pre­ciar, nos con­ver­ti­mos en se­res in­se­gu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.