Hai­tí Chi­qui­to es hoy una “zo­na ce­ro”

BavaroNews - - PORTADA - Ju­lio Gon­zá­lez / Il­quis Al­cán­ta­ra [email protected]­to­ra­ba­va­ro.com

Ve­rón. El pa­sa­do vier­nes, ape­nas cuan­do los pri­me­ros ra­yos del sol sa­lían, los ha­bi­tan­tes de Hai­tí Chi­qui­to fue­ron sor­pren­di­dos por las ma­qui­na­rias que es­ta­ban en­cen­di­das lle­ván­do­se to­do a su pa­so. La gen­te en­se­gui­da se sin­tió sor­pren­di­da y a la vez im­po­ten­te, pues los re­si­den­tes de lo que era es­ta co­mu­ni­dad ase­gu­ran que no fue­ron no­ti­fi­ca­dos del des­alo­jo y más cuan­do ellos di­cen con­tar los tí­tu­los de pro­pie­dad del te­rreno des­de ha­ce más de 30 años.

En el lu­gar, se sen­tía el de­ses­pe­ro de quie­nes vie­ron a una pa­la me­cá­ni­ca rom­per sus vi­vien­das y arras­trar con par­te de sus per­te­nen­cias, un es­fuer­zo que du­ró mu­cho tiem­po en ma­te­ria­li­zar­se, pe­ro que en tan so­lo mi­nu­tos, de aque­lla ma­ña­na del vier­nes 19 de oc­tu­bre, lo­gró des­va­ne­cer­se.

En Hai­tí Chi­qui­to re­si­dían unas 30 fa­mi­lias, que for­ma­ron du­ran­te mu­cho tiem­po una co­mu­ni­dad don­de, a pe­sar de la can­ti­dad de pro­ble­mas que pa­de­cían, sus ha­bi­tan­tes con­vi­vían y man­te­nian una bue­na re­la­ción in­ter­per­so­nal. Era un es­pa­cio, que so­lo se re­cor­da­ba cuan­do las fuer­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes inun­da­ban las vi­vien­das allí ubi­ca­das.

Lue­go del des­alo­jo del vier­nes, es­tas per­so­nas no sa­bían pa­ra don­de ir ni que ha­cer. Al­gu­nas de ellas, lla­ma­ban a fa­mi­lia­res y ami­gos con la es­pe­ran­za de que an­tes de caer la tar­de les die­ra una es­pe­ran­za de re­fu­giar­se en sus ca­sas pa­ra que al me­nos pa­sa­ran la no­che o se que­da­ran unos días más has­ta que lo­gra­ran ren­tar un es­pa­cio que les per­mi­tie­ra reha­cer su vi­da.

La Al­cal­día de Hi­güey, ese día au­di­tó los en­se­res de los ha­bi­tan­tes de Hai­tí Chi­qui­to y los de­po­si­tó en un al­ma­cén que fa­ci­li­tó es­ta ins­ti­tu­ción, al me­nos has­ta que los re­si­den­tes bus­ca­ran por su cuen­ta al­gún re­fu­gio.

Mi­la­gros Se­ga­la, ex­pli­có que ella te­nía más de 25 años vi­vien­do en el sec­tor que vio cre­cer du­ran­te mu­chos años de su vi­da. Di­jo que no re­ci­bie­ron no­ti­fi­ca­ción for­mal al­gu­na de des­alo­jo.

“Que­da­mos a la bue­na de Dios, en la ca­lle pues, no hu­bo plan pa­ra al me­nos re­ubi­car­nos sino que nos echa­ron pa­ra la ca­lle así no más. A mi her­mano, que es­ta­ba has­ta acos­ta­do lo aga­rra­ron y le die­ron gol­pes sin res­pe­tar que es un ser hu­mano”, ex­pre­só.

Se­ga­la, quien es do­mi­ni­ca­na, tuvo que lla­mar a fa­mi­lia­res pa­ra po­der pa­sar la no­che con su es­po­so e hi­jos y sin sus do­cu­men­tos de iden­ti­dad por­que ase­gu­ra fue­ron des­trui­dos en con­jun­to con su vi­vien­da.

Ma­yer­lin Martínez, una de las afec­ta­das por el des­alo­jo, ma­ni­fes­tó su in­dig­na­ción por la si­tua­ción que vi­vie­ron en su co­mu­ni­dad, por lo que con­si­de­ró que es un atro­pe­llo por par­te de las au­to­ri­da­des, ya que no fue­ron in­for­ma­dos que te­nían que sa­lir de sus vi­vien­das, sino que fue­ron sor­pren­di­dos con po­li­cías y ma­qui­na­rias.

“Fui a don­de un fa­mi­liar, que gra­cias a Dios uno tie­ne a al­guien quien lo re­ci­ba. Es­to no es jus­to, es te­rri­ble que no pen­sa­ran a dón­de íba­mos a ir. Hay gen­te que se les vio bien di­fí­cil por­que no con­se­guían quien los re­ci­bie­ra”, in­di­có Martínez.

Mi­guel Mar­cial, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos en Bá­va­ro, des­ta­có que du­ran­te el pro­ce­di­mien­to de des­alo­jo se vio­la­ron los de­re­chos fun­da­men­ta­les, to­man­do en con­si­de­ra­ción que ha­bía ni­ños que de- ja­ron des­pro­te­gi­dos y sin vi­vien­da.

“Pri­me­ro fue un des­alo­jo a las 6 de la ma­ña­na, que es muy tem­prano y la gen­te no re­ci­bió no­ti­fi­ca­ción al­gu­na de des­alo­jo. No­so­tros co­mo De­re­chos Hu­ma­nos no pu­di­mos ni ac­ce­der al lu­gar por­que eso es­ta­ba militarizado y no nos de­ja­ron pa­sar y más cuan­do sa­bían que fui­mos a de­fen­der los de­re­chos de los ciu­da­da­nos”, aña­dió.

Mar­cial se­ña­ló que el des­alo­jo arro­jó he­ri­dos que ellos no pu­die­ron ga­ran­ti­zar­le la asis­ten­cia de­bi­da por el im­pe­di­men­to de ac­ce­so.

LO QUE UN DÍA FUE

En el mis­mo co­ra­zón de Bá­va­ro, se en­con­tra­ba es­ta pe­que­ña co­mu­ni­dad for­ma­da por per­so­nas que se le­van­ta­ban to­dos los días a tra­ba­jar pa­ra la bús­que­da de in­gre­sos pa­ra su­plir sus prin­ci­pa­les ne­ce­si­da­des.

Era un es­pa­cio en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias, con per­so­nas la­bo­rio­sas y de gran co­ra­zón, se­gún co­mo des­cri­ben sus ex ha­bi­tan­tes, a pe­sar de su re­le­van­te ubi­ca­ción con su cercanía a la pla­ya y a ho­te­les im­por­tan­tes, in­clu­yen­do el Gran Pa­lla­dium que or­de­nó su des­alo­jo, y so­lo se re­cor­da­ba en la tem­po­ra­da de llu­vias por las au­to­ri­da­des

La his­to­ria de Hai­tí Chi­qui­to co­men­zó a es­cri­bir­se en el 1989 cuan­do José Martínez “Ma­yi­to” jun­to a otras per­so­nas com­pra­ron unos te­rre­nos en es­ta ubi­ca­ción a la igle­sia ca­tó­li­ca y cons­tru­ye­ron va­rias vi­vien­das pa­ra vi­vir en es­tas y otras pa­ra al­qui­ler sin los prin­ci­pa­les ser­vi­cios: luz y agua.

En ese mis­mo año, es­te lu­gar, que en un prin­ci­pio lo nom­bra­ron “Al­men­dro”, po­co a po­co, des­de el 1990 co­men­zó a ha­bi­tar­se de hai­tia­nos que ve­nían des­de Hi­güey y otras zo­nas ale­da­ñas, y por la mis­ma ra­zón, la gen­te lo lla­ma­ban Hai­tí Chi­qui­to, a pe­sar de ya te­ner otro nom­bre, se que­dó con el nue­vo que le im­pu­sie­ron.

Martínez, quien lle­gó jun­to a su es­po­sa y sus hi­jos, que en un prin­ci­pio se sos­te­nían de un ne­go­cio de en­tre­te­ni­mien­to “ba­rra”, tiem­po des­pués pu­dién­do­se man­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te de la ren­ta de las vi­vien­das y ha­bi­ta­cio­nes. Hoy en día tie­nen has­ta biz­nie­tos, quie­nes vi­vie­ron y se cria­ron en es­ta co­mu­ni­dad ya ex­tin­ta.

Ex­pli­có que a pe­sar de ha­ber trans-

cu­rri­do ca­si 30 años des­de el ori­gen de es­te sec­tor, no se die­ron cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos, so­lo se in­cre­men­tó las in­fra­es­truc­tu­ras y ha­bi­tan­tes, pe­ro man­te­nien­do la esen­cia que des­de el prin­ci­pio los ca­rac­te­ri­za­ba.

Ma­yi­to, quien ejer­cía li­de­raz­go de es­ta co­mu­ni­dad, in­di­có que tu­vie­ron va­rios años pi­dien­do aten­ción de las au­to­ri­da­des pa­ra la re­pa­ra­ción ade­cua­da de es­tos te­rre­nos, ya que con fre­cuen­cia se ge­ne­ra­ban inun­da­cio­nes en las tem­po­ra­das llu­vio­sas, de­bi­do al es­ta­do de es­tos.

Asi­mis­mo, in­di­có que siem­pre re­ci­bían pre­jui­cios por par­te de los em­pre­sa­rios, lle­gan­do has­ta el lí­mi­te de que­rer­los sa­car de es­tos te­rre­nos sin ofre­cer­les com­pra de los mis­mos, acu­sán­do­los de in­va­so­res. Se que­ja­ba, de que la au­to­ri­da­des so­lo iban al lu­gar a juz­gar­los.

“Si ellos quie­ren com­prar, que nos ofrez­can, no­so­tros les ven­de­mos el lu­gar, pe­ro que no ven­gan a acu­sar­nos de in­va­so­res por­que no­so­tros no los so­mos”, ale­ga­ba Ma­yi­to mien­tras re­ci­bía es­tas pre­sio­nes.

Y es que es­ta co­mu­ni­dad, era con­for­ma­da por vi­vien­das y com­ple­jos pe­que­ños de ha­bi­ta­cio­nes de ma­de­ra y zinc ubi­ca­das una pe­ga­da de la otra con un so­lo ba­ño pa­ra el uso de to­dos, sus ca­lles im­pro­vi­sa­das, no eran más que ca­mi­nos de tie­rra y ca­lle­jo­nes que co­nec­ta una ca­sa o com­ple­jo de ha­bi­ta­ción de otra.

Los pre­cios de las vi­vien­das y ha­bi­ta­cio­nes os­ci­la­ban en­tre 3,000 y 5,000 pe­sos, en las que mu­chas de es­tas vi­vie­ron fa­mi­lias muy nu­me­ro­sas.

La si­tua­ción en las que vi­vían las fa­mi­lias de es­ta co­mu­ni­dad, fue en un es­ta­do muy de­plo­ra­ble, ya que pa­ra sub­sis­tir, mu­chos im­ple­men­ta­ban sus pro­pios ne­go­cios, co­mo era el ejem­plo de la se­ño­ra Gi­se­lla Ru­dí.

Es­ta hai­tia­na lle­gó a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en el año 1983 en bus­ca de un me­jor es­ti­lo de vi­da, en un prin­ci­pio vi­vía en un ba­tey en La Ro­ma­na, tuvo que sa­lir de ahí y la ne­ce­si­dad la lle­vó a Hai­tí Chi­qui­to, don­de se mu­dó e in­cur­sio­nó un pe­que­ño col­ma­do, del que se sos­te­nía des­de que se ubi­có en es­te lu­gar.

Hoy en día es­ta co­mu­ni­dad que­dó so­lo en es­com­bros y de­ses­pe­ro de fa­mi­lias que cons­tru­ye­ron to­da una vi­da en es­tos te­rre­nos.

Los ha­bi­tan­tes de Hai­tí Chi­qui­to fue­ron sor­pren­di­dos la ma­ña­na del vier­nes por las ma­qui­na­rias que se lle­va­ban to­do a su pa­so.

De­ce­nas de fa­mi­lias que­da­ron sin vi­vien­das.

Así era Hai­tí Chi­qui­to an­tes de su des­alo­jo.

Uno de los col­ma­dos de los que se sos­te­nían los ha­bi­tan­tes de es­ta ex­tin­ta co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.