De­fen­sa a la es­pe­ran­za

BavaroNews - - LOCALES - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA / in­gan­gel­ro­[email protected]­mail.com

Leo, es­cu­cho y per­ci­bo tan­tos ar­gu­men­tos tra­ba­ja­dos pa­ra jus­ti­fi­car lo ba­nal, ideas for­ja­das en com­pli­ca­dos la­be­rin­tos de análisis, que en su ale­gó­ri­ca ex­po­si­ción no ha­cen más que con­fun­dir y sem­brar de­s­es­pe­ran­za. Gran­des mentes des­ti­na­das a so­lo ha­cer ver lo peor de las co­sas, lo ini­cuo en to­do lo que pro­mue­va la fe.

En de­fen­sa de las sun­tuo­si­da­des co­ti­dia­nas, al ape­go a lo so­lo tan­gi­ble, se jus­ti­fi­ca has­ta lo pa­ra­dó­ji­co, así se crean te­sis que des­acre­di­tan vidas de­di­ca­das al ser­vi­cio ha­cia los de­más.

Por qué se in­sis­te tan­to en el odio y el des­cré­di­to? Por­qué ce­rra­mos nues­tros co­ra­zo­nes y nos cen­tra­mos en nues­tras he­ri­das, per­mi­tien­do que tan­tas car­gas nos aplas­ten ro­bán­do­nos la paz? No es po­si­ble que sur­ja nin­gún bien si no rom­pe­mos el círcu­lo vi­cio­so de las ofen­sas, si pre­ten­de­mos de­vol­ver agre­sión con agre­sión, mal­tra­tos, in­sul­tos y re­ta­lia­cio­nes. Ci­clos de odio ins­pi­ra­dos en la “jus­ti­cia” que nos man­tie­nen con la guardia en al­to cul­ti­van­do cal­dos per­fec­tos pa­ra la vio­len­cia.

Pre­ci­so que la li­ber­tad es la con­di­ción más pre­cia­da del hom­bre, sin em­bar­go, es­ta po­see co­mo lí­mi­te la li­ber­tad de los de­más. Nues­tra li­ber­tad no de­be ser con­si­de­ra­da co­mo cer­te­ra o jus­ta cuan­do es usa­da pa­ra da­ñar a otros, pa­ra pro­mo­ver cir­cuns­tan­cias fue­ra del equi­li­brio per­fec­to de las co­sas. Ella no nos da el de­re­cho de ha­cer ver lo inad­mi­si­ble co­mo nor­mal, y peor aún, pro­mo­ver con­duc­tas abe­rran­tes.

Lo que sí, es que lo im­pro­pio en el hom­bre pue­de ser li­be­ra­do, el re­co­no­ci­mien­to de lo des­pro­por­cio­na­do es una lla­ve pa­ra alen­tar a los ajus­tes ne­ce­sa­rios en men­ta­li­da­des re­tor­ci­das, en­tris­te­ci­das o enoja­das. La ad­mi­sión de nues­tras de­bi­li­da­des e in­cli­na­cio­nes an­ti­na­tu­ra­les pue­den lle­var­nos a nue­vos ca­mi­nos de rec­ti­fi­ca­ción, pe­ro so­lo ba­sán­do­nos en prin­ci­pios in­mu­ta­bles co­mo el amor, la fe y la es­pe­ran­za.

Quien en sí mis­mo no bus­que ese amor, ha­brá de ver to­do im­po­si­ble si no es por fuer­za, no po­drá en­con­trar ar­mo­nía en lo crea­do y es­ta­rá su­je­to so­lo a los re­sul­ta­dos del caos, ja­más po­drá abri­gar la es­pe­ran­za que so­lo brin­da la fe. Quien en lo pe­re­ce­de­ro cen­tra su ar­dor, con­de­na a los li­mi­ta­dos a la tris­te­za, pues le brin­da una efí­me­ra fe­li­ci­dad ba­sa­da en lo que nos pue­de ser arre­ba­ta­do sin más en cual­quier mo­men­to.

La es­pe­ran­za nos ale­gra y con­sue­la, aun en los mo­men­tos más des­ven­ta­jo­sos, y nu­tre nues­tra esen­cia mis­ma de in­cues­tio­na­ble re­sis­ten­cia, por tan­to no de­be ser ne­ga­da co­mo opor­tu­ni­dad pa­ra la fe­li­ci­dad ple­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.