Los hi­los ro­jos: las mu­je­res de mi vi­da

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - MÓ­NI­CA LEÓN mo­ni­ca­leon106@gmail.com

de va­rios epi­so­dios tris­tes en mi vi­da, un día me en­con­tré al fi­lo de una cor­ni­sa. La vi­da se me des­mo­ro­na­ba. Mis es­pe­ran­zas se de­rre­tían por el ca­lor de una ve­la que yo in­sis­tía en de­jar en­cen­di­da. Por más que bus­ca­ba, no veía la sa­li­da y lo úni­co que ha­cía era llo­rar. Ne­ga­da a ver ha­cia ade­lan­te, in­sis­tía una y otra vez en re­vi­vir el pa­sa­do, ras­gán­do­me las ves­ti­du­ras en ca­da opor­tu­ni­dad que te­nía.

Lue­go, vino una tem­po­ra­da de en­cie­rro. Ocu­pé mi men­te y mi cuer­po y los lle­vé al lí­mi­te. De nue­vo, sin ver­me al es­pe­jo; de nue­vo, sin vi­vir el pre­sen­te. Mi ma­má ya no es­ta­ba pa­ra bus­car con­sue­lo. En el úl­ti­mo adiós, les di­je a mis dos her­ma­nas que aho­ra me que­da­ban ellas, que se con­ver­tían en mis dos ma­más, pe­ro ja­más es lo mis­mo. Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de apo­yar­se, las mu­je­res (y más aún las de nues­tra mis­ma san­gre o crian­za) so­le­mos ser ex­ce­si­va­men­te so­li­da­rias y no sol­ta­mos a una mu­jer que es­té pa­san­do pe­nu­rias en la vi­da has­ta ver­la tran­qui­la, se­re­na y has­ta fe­liz.

De ma­ne­ra que allí es­ta­ban: mis her­ma­nas, mis so­bri­nas, mis pri­mas y mis cu­ña­das. Lu­cha­ban des­de la dis­tan­cia con­mi­go, ha­cien­do to­do lo po­si­ble por no de­jar­me caer. Las gran­des ami­gas que he co­se­cha­do a lo lar­go de to­da mi exis­ten­cia te­rre­nal no se que­da­ron atrás y con to­do su em­pe­ño, lo­gra­ron que su­pe­rara mis mie­dos y sa­lie­ra de nue­vo a la luz. Ami­gas de la in­fan­cia, ami­gas de la fa­mi­lia, ami­gas de la uni­ver­si­dad, ami­gas pro­fe­so­ras, ami­gas que fue­ron mis je­fes en al­gún mo­men­des­pués to, ami­gas co­le­gas, ami­gas ka­ra­te­kas, ami­gas en la dis­tan­cia, ¡Y qué ami­gas me gas­to yo! De ma­ne­ra par­ti­cu­lar: mis hi­jas, quie­nes des­de su pro­pia pers­pec­ti­va qui­zás dis­tor­sio­na­da y un po­co al­bo­ro­ta­da, se es­for­za­ron por ver­me son­reír nue­va­men­te y avan­zar.

Ca­da mu­jer, des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia de vi­da, to­mó un hi­lo ro­jo, de esos que va­mos re­par­tien­do por la vi­da, con­for­me va­mos cre­cien­do, y lo ha­ló. Ca­da una lo hi­zo con sus pro­pias con­vic­cio­nes, amor y ex­pe­rien­cia. Los hi­los me ayu­da­ron a le­van­tar­me. Po­co a po­co, me tras­la­da­ron co­mo los enani­tos a Gu­lli­ver. Lue­go, fui des­pren­dién­do­me de ellos, uno a uno, pa­ra ca­mi­nar er­gui­da, de­ci­di­da, re­po­ten­cia­da, en bus­ca de mi pro­pia fe­li­ci­dad, y con mi gran amor a cues­tas: mi pro­pio ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.