Rea­pren­der va­le la pe­na

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA in­gan­gel­ro­jas@hot­mail.com

En nues­tras en­mien­das, nos pro­po­ne­mos cam­biar, ser me­jo­res. Sin em­bar­go, fal­sa­men­te en­ten­de­mos que nues­tro ma­yor tra­ba­jo se­ría de­jar de­trás nues­tras ma­las ac­ti­tu­des y de­fec­tos, cuan­do el ma­yor em­pe­ño de­be ser di­ri­gi­do al reapren­di­za­je de nue­vas for­mas de pen­sar, reac­cio­nar y dis­fru­tar la vi­da.

La cau­sa fun­da­men­tal de que mu­chas en­mien­das fra­ca­sen ra­di­ca en que al ven­cer ma­los há­bi­tos, es­tos no son sus­ti­tui­dos por nue­vos con­ve­nien­tes, ge­ne­rán­do­se un va­ció que da pie a las re­in­ci­den­cias. De­jar ac­ti­vi­da­des da­ñi­nas sir­ve de po­co, si es­tas no son sus­ti­tui­das por otras be­ne­fi­cio­sas.

Aho­ra bien, tras mu­chos años de una pro­gra­ma­ción con­duc­tual ba­sa­da en el ins­tin­to ge­ne­ra­li­za­do de nues­tros de­seos y ape­ten­cias, se ha­ce com­pli­ca­que do no so­lo ven­cer las cos­tum­bres, sino, sus­ti­tuir­las por otras de las que no te­ne­mos idea de nues­tras reac­cio­nes. Por tan­to, es­ta ta­rea se con­vier­te en una es­pe­cie de ejer­ci­cio de prue­ba y error, que pue­de ser frus­tran­te en oca­sio­nes.

Per­so­nal­men­te he te­ni­do éxi­to en de­jar de­trás an­ti­guas reac­cio­nes, pa­sio­nes y de­seos que ter­mi­na­ban lle­ván­do­me a las exa­ge­ra­cio­nes, sin em­bar­go, aun per­sis­to en la bús­que­da de reac­cio­nes sus­ti­tu­tas a mis im­pul­sos. En­con­trar nue­vas ac­ti­vi­da­des que me sa­tis­fa­gan emo­cio­nal y fí­si­ca­men­te ha si­do po­si­ble, y len­ta­men­te mi vi­da ha ido co­bran­do sen­ti­do y pro­pó­si­to. Aho­ra bien, en­con­trar re­sis­ten­cias nue­vas a las agre­sio­nes de la vi­da ha si­do bas­tan­te com­pli­ca­do.

Ad­qui­rir in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es un ejer­ci­cio usual­men­te ex­te­nuan­te, pue­de lle­nar­nos de in­cer­ti­dum­bres. Ele­gir in­te­li­gen­te­men­te la for­ma co­rrec­ta de reac­cio­nar ade­cua­da­men­te en el mo­men­to jus­to es un há­bi­to que re­quie­re vehe­men­cia. Las res­pues­tas sen­sa­tas son fá­ci­les cuan­do es­ta­mos cal­ma­dos y con­tro­la­dos, pe­ro cuan­do es­ta­mos en el seno de los con­flic­tos, en me­dio de mo­men­tos ac­ci­den­ta­dos, es to­da una odi­sea.

De­jar de ha­cer co­sas inade­cua­das no im­pli­ca co­men­zar a ac­tuar bien. Exis­te un pun­to de in­fle­xión don­de nues­tras ac­cio­nes pa­re­cen nu­las, reac­cio­nes ca­ren­tes de re­sul­ta­dos, pues aun­que no pro­pi­cia­mos el mal, no me­jo­ra­mos na­da, to­do que­da igual y sin mé­ri­tos. Pe­ro, cuan­do em­pe­za­mos a des­cu­brir nue­vas res­pues­tas, há­bi­tos sa­lu­da­bles, gus­tos equi­li­bra­dos, rea­pren­der va­le la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.