Ley de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos: La edu­ca­ción po­lí­ti­ca

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­DER­SON PE­ÑA HER­NÁN­DEZ / an­der­son­pe­nah@gmail.com

La Ley de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos 33-2018 es, sin du­das, unas de las pie­zas más im­por­tan­tes apro­ba­das en el Con­gre­so Na­cio­nal en los úl­ti­mos años, pues de ella se des­pren­de el pen­sa­mien­to, ideo­lo­gía y po­si­ble es­truc­tu­ra de la or­ga­ni­za­ción del Es­ta­do en re­la­ción a quie­nes lo ma­ne­ja­ran.

Hay pun­tos que fue­ron tra­ba­ja­dos evi­den­te­men­te pa­ra man­te­ner el es­ta­tus quo de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les; la ley re­gu­la que ca­da cua­tro años mí­ni­mo se ha­rá elec­cio­nes in­ter­nas pa­ra la re­no­va­ción de la di­rec­ti­va del par­ti­do po­lí­ti­co, có­mo pue­den ser es­co­gi­dos esos di­ri­gen­tes y có­mo no pue­den ser es­co­gi­dos, y re­gu­la la coop­ta­ción, per­mi­te su uso so­lo cuan­do y en la for­ma que la mis­ma ley lo pre­vé.

La coop­ta­ción es la es­co­gen­cia de una per­so­na por me­dio de sus igua­les y di­rec­ti­vos del mis­mo ran­go. (Ejem­plo: Los miem­bros del Co­mi­té Po­lí­ti­co del PLD es­co­gen a quie­nes se­rían miem­bros de ese or­ga­nis­mo).

La ley em­po­de­ra a es­tas aso­cia­cio­nes de po­lí­ti­cos a que se edu­que a sus miem­bros, des­de el ar­tícu­lo 11 so­bre la edu­ca­ción cí­vi­ca, que se de­be­ría de im­par­tir en las es­cue­las, pues la ley man­da a la con­tri­bu­ción de es­te ti­po edu­ca­ción, y el ca­pi­tu­lo IV, a par­tir del ar­tícu­lo 34 de­ta­lla to­do lo re­la­ti­vo al ob­je­to de la edu­ca­ción po­lí­ti­ca de los ciu­da­da­nos ins­cri­tos en los par­ti­dos, pa­ra que ten­gan una pro­fun­da vo­ca­ción de ser­vir al país, com­pe­ten­cias y con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pa­ra, ob­via­men­te, desem­pe­ñar las fun­cio­nes pu­bli­cas que es el ob­je­ti­vo fi­nal.

Es­tos par­ti­dos ten­drán que te­ner un sis­te­ma de edu­ca­ción po­lí­ti­ca, un pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas, pues hay un ar­tícu­lo que de­ter­mi­na la fi­na­li­dad de es­ta edu­ca­ción y có­mo mu­chos de es­tos ar­tícu­los pa­sa­rán a ser le­tras muer­tas.

Di­ce, en­tre otras fi­na­li­da­des, la sex­ta: “Es­ti­mu­lar y fa­ci­li­tar la co­rrec­ta ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do”. Fí­jen­se co­mo la co­rrup­ción en es­te país es tan per­mi­ti­da, que aun la Ley de Par­ti­dos y Agru­pa­cio­nes Po­lí­ti­cas no la san­cio­na. Hay de­re­chos, de­be­res y co­mi­sión de dis­ci­pli­na, pe­ro no hay des­afi­lia­ción, ex­pul­sión o san­ción tá­ci­ta por ma­ne­jos co­rrup­tos.

Por lo tan­to, una ley sin ré­gi­men de con­se­cuen­cias no es ley, es un sim­ple re­gla­men­to de los prin­ci­pa­les fun­da­men­tos y vi­da in­ter­na que se ha he­cho, unos es­ta­tu­tos de gru­pos po­lí­ti­cos.

La ley obli­ga fi­nan­ciar con el 10% de sus in­gre­sos de fon­dos pú­bli­cos el or­ga­nis­mo de edu­ca­ción po­lí­ti­ca. ¿Cuál de los par­ti­dos to­ma­rá es­te man­da­to co­mo pun­ta de lan­za?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.