Las ro­di­llas de pa­pá

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS -

¿Qué im­por­ta más, la ro­di­lla de pa­pá o el bie­nes­tar emo­cio­nal de una ni­ña de cua­tro años? Eso, de­fi­ni­ti­va­men­te, de­pen­de de las prio­ri­da­des que ca­da pa­dre ten­ga.

“¿A dón­de va­mos, pa­pá?”, pre­gun­té cu­rio­sa. “Al par­que de allá arri­bo­ta, Mo­ni­qui­ta”, me con­tes­tó con su son­ri­sa de pa­dre com­pla­cien­te. Eran los pa­seos que ha­cía­mos, a mis cua­tro años de edad, tres ve­ces por se­ma­na, pues el mé­di­co le ha­bía re­co­men­da­do ca­mi­nar. De re­gre­so de nues­tro pa­seo, se­lec­cio­ná­ba­mos flo­res de co­lo­res pa­ra lle­var­le a ma­má.

Una vez, de re­gre­so, se­gui­mos de lar­go, pues pa­pi ne­ce­si­ta­ba ha­cer al­go en el cen­tro co­mer­cial. Ya yo es­ta­ba can­sa­da por­que ha­bía ca­mi­na- do mu­chí­si­mo. Pa­pi me car­gó en sus hom­bros pa­ra re­gre­sar­nos a ca­sa. Al to­mar un ata­jo por el blo­que 6, en el que des­pués se cons­trui­ría un par­que y una can­cha, pa­pi tro­pe­zó con unos alam­bres de púas que cer­ca­ban el te­rreno y tras­ta­bi­lló. Des­de arri­ba, sen­tí co­mo se ba­lan­cea­ba, per­dien­do en el equi­li­bro y lu­chan­do por no caer. Cuan­do ya no pu­do más, ca­yó de ro­di­llas, cla­ván­do­se su­per­fi­cial­men­te una de las púas en la pier­na. Ape­nas pu­de es­cu­char­lo que­ján­do­se del do­lor y lue­go, con mu­cho cui­da­do, con sus dos ma­nos, me ba­jó de sus hom­bros y me co­lo­có fren­te a él.

Yo es­ta­ba muy asus­ta­da, pues sus ro­di­llas san­gra­ban, mien­tras que, len­ta­men­te, des­pe­ga­ba la púa de su piel. Su ros­tro in­ten­ta­ba no re­fle­jar el do­lor que sen­tía. Al­za­ba la mi­ra­da pa­ra che­quear­me a ca­da ra­to, di­cién­do­me con sus ojos agua­ra­pa­dos que to­do es­ta­ba bien. Yo lo ob­ser­va­ba pe­tri­fi­ca­da. “Vas a te­ner que ca­mi­nar has­ta la ca­sa, no pue­do car­gar­te”. Asen­tí, apre­tan­do tan fuer­te el ra­mo de flo­res que al­gu­nos de los ta­llos lle­ga­ron par­ti­dos a ca­sa.

“¡León! ¿Qué pa­só?”, gri­tó ma­mi, des­pa­vo­ri­da, al ver­nos. Él le lan­zó una mi­ra­da cóm­pli­ce, in­cli­nán­do­se ha­cia mí y le di­jo, en tono muy ba­ji­to: “tro­pe­cé y me caí, pe­ro, tran­qui­la, a Mo­ni­qui­ta no le pa­só na­da”. Aún re­cuer­do a pa­pi sen­ta­do, aguan­tan­do el do­lor, mien­tras ma­má, con amor y pa­cien­cia, cu­ra­ba su ro­di­lli­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.