El fi­nan­cia­mien­to de la pre­cam­pa­ña (1-3)

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­DER­SON PE­ÑA HER­NÁN­DEZ / an­der­son­pe­nah@gmail.com

La edu­ca­ción po­lí­ti­ca es el te­ma me­nos im­por­tan­te pa­ra nues­tros lí­de­res na­cio­na­les. Ha­brá mu­cho di­ne­ro pa­ra gas­tar, pe­ro no en edu­ca­ción po­lí­ti­ca que, de he­cho, el ex­ce­den­te de los to­pes pa­ra gas­tar en pre­cam­pa­ña y que de­ta­lla­re­mos la frio­le­ra su­ma a con­ti­nua­ción, de­be de usar­se pa­ra es­ta edu­ca­ción par­ti­da­ria in­ter­na.

En­tran­do en ma­te­ria, dio pe­na co­mo la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na, to­tal­men­te me­dia­ti­za­da, per­mi­tió que so­lo se ha­bla­ra de pa­drón abier­to y ce­rra­do, y no se pre­vió la dis­cu­sión si era acep­ta­ble y sano que se per­mi­tie­ra ex­plo­tar tan­to di­ne­ro en una pre cam­pa­na elec­to­ral en un país, po­bre de co­no­ci­mien­to y de in­gre­sos y con una de las ma­yo­res de­sigual­da­des en­tre cla­se so­cial.

El ar­tícu­lo 42 de la Ley 33-18 per­mi­te a un pre­can­di­da­to pre­si­den­cial, que pa­ra hoy hay unos 12 can­di­da­tos, uti­li­zar 70.00 pe­sos por elec­tor ins­cri­to en el Re­gis­tro Na­cio­nal de Elec­to­res, mon­to que se ve po­co pe­ro que la reali­dad es que es mu­cho.

La en­tre­ga del pa­drón de elec­to­ral en fe­cha 23 de abril del 2014 por par­te de la JCE a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, cor­tó el 15 de abril de ese año, con po­co más de 6 mi­llo­nes 900 mil elec­to­res, que mul­ti­pli­ca­do por 70.00 pe­sos da un to­tal de 483 mi­llo­nes por pre can­di­da­to pre­si­den­cial. Son 483 mi­llo­nes to­man­do co­mo pa­rá­me­tro el pa­drón que se uso en el 2016 y que cor­to el 15 de abril del 2014, que ocho años des­pués de­bió au­men­tar por lo me­nos un 10%.

¡Por Dios! En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na un pre­can­di­da­to pre­si­den­cial pue­de usar en tres me­ses ca­si 500 mi­llo­nes de pe­sos. Eso es una lo­cu­ra, una com­pe­ten­cia des­leal y de­mues­tra que en es­te país so­lo pue­den as­pi­rar a pre­si­den­te, nar­cos po­lí­ti­cos, po­lí­ti­cos co­rrup­tos y po­lí­ti­cos fi­nan­cia­dos por gru­pos de em­pre­sa­rios. Me pre­gun­to ¿dón­de que­dó la igual­dad pa­ra el ac­ce­so a car­gos de elec­ción po­pu­lar que ha­bla la Cons­ti­tu­ción, en tér­mi­nos so­cia­les y de­mo­crá­ti­cos de de­re­chos?

Pe­ro in­só­li­to son los ca­sos de con­gre­sis­tas: se­na­do­res y dipu­tados, que lo en­glo­ba igual por elec­to­res, de­li­mi­ta­do a su pa­drón te­rri­to­rial, del que ha­bla­re­mos en la pró­xi­ma en­tre­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.