EN­MIEN­DAS DEL HOM­BRE /

Mi­se­ri­cor­dia y per­dón

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA / in­gan­gel­ro­[email protected]­mail.com

Hoy me ani­mo a es­cri­bir so­bre mi­se­ri­cor­dia y per­dón, pues, de acu­sa­cio­nes y pe­ti­cio­nes pa­ra las re­ta­lia­cio­nes es­ta­mos sa­tu­ra­dos. Pa­re­ce pri­mar la in­ten­ción de bus­car cul­pa­bles, des­car­gar nues­tras frus­tra­cio­nes en otros que con­si­de­ra­mos abe­rra­cio­nes hu­ma­nas, ya sea por sus con­duc­tas o por su con­di­ción hu­ma­na, ra­cial, ciu­da­da­na, re­li­gio­sa o po­lí­ti­ca.

No nos bas­ta con el mal­hu­mor que ex­hi­bi­mos en las ca­lles, el tiem­po ro­ba­do a nues­tras fa­mi­lias, tra­ba­jar con desdén, ocul­tar nues­tros sen­ti­mien­tos en pro­pi­cia­cio­nes mun­da­nas, aho­gar­nos en há­bi­tos da­ñi­nos, te­ne­mos tam­bién que ser in­mi­se­ri­cor­des, acu­sa­do­res y ver­du­gos.

Pe­ro no nos da­mos cuen­ta que al sen­tir y ac­tuar así so­mos pro­pi­cia­do­res de ren­co­res, ali­men­ta­mos las jus­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra las agre­sio­nes, ha­ce­mos cre­cer la des­di­cha, ter­mi­na­mos mi­rán­do­nos unos a otros co­mo enemi­gos. Ca­mi­na­mos con la mi­ra­da di­la­ta­da y los pu­ños en al­to, a la de­fen­si­va to­do el tiem­po, por te­mor so­mos pri­sio­ne­ros en nues­tra pro­pia ca­sa, has­ta en los vehícu­los. Sin dar­nos cuen­ta per­de­mos nues­tra pro­pia li­ber­tad, y nos con­for­ma­mos con pe­que­ñas pan­ta­llas “leds”.

Sé que ra­zo­nes exis­ten de más pa­ra pe­dir jus­ti­cia, que to­do mar­cha­ría me­jor con al­gu­nos ejem­plos co­rrec­ti­vos, pe­ro tam­bién sé, y de eso es­toy se­gu­ro, que nues­tro mun­do se­ría mu­cho me­nos agre­si­vo y lle­va­de­ro si de­já­se­mos de po­ner aten­ción so­lo en lo que es­tá mal y lo que nos ha­ce fal­ta.

Es justo tam­bién ver y re­co­no­cer las ac­ti­tu­des po­si­ti­vas y va­lio­sas en las per­so­nas, aplau­dir y apo­yar las ac­cio­nes bue­nas, qui­tar el de­do de la lla­ga y per­mi­tir el ali­vio a los que se equi­vo­can y fra­ca­san.

Pre­fie­ro pen­sar y sen­tir que las per­so­nas no so­mos ma­las, sino, que so­mos vul­ne­ra­bles a co­me­ter ac­cio­nes in­co­rrec­tas y an­ti­so­cia­les, en­ton­ces con­clu­yo en que la gen­te bue­na pue­de co­me­ter co­sas ma­las y en ese en­ten­di­do no de­bo juz­gar a las per­so­nas sino las ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas re­sul­tan­tes de sus des­víos.

Así, co­rre­gi­ría­mos si­tua­cio­nes, no des­tro­za­ría­mos a las per­so­nas. Pa­ra es­to bas­ta con brin­dar com­pa­sión co­mo si se tra­ta­se de no­so­tros mis­mos la cul­pa, per­do­na­ría­mos más tras con­clui­das las co­rrec­cio­nes. Se­ña­la­ría­mos epi­so­dios, no vi­das en­te­ras, po­dría­mos brin­dar opor­tu­ni­da­des an­tes que con­de­nas. Hoy que es­cri­bo, no quie­ro se­ña­lar­te, pre­ten­do ex­ten­der­te un abra­zo, un consuelo, un res­pi­ro a los en­fren­ta­mien­tos que con­clu­yen en odio. Hoy, mi­se­ri­cor­dia y per­dón pro­mue­vo a tu vi­da y a la mía sa­tu­ra­das de tor­men­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.