MÁS QUE MU­JER /

Mu­je­res que se acer­can a una muer­te anun­cia­da

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - MA­RIA­NA TO­RRES @mto­rres­pal­ma

Key­la Reyes in­ten­tó es­ca­par de la muer­te, pe­ro la fuer­za y ra­pi­dez de su ho­mi­ci­da ga­nó. Ya ha­bía re­ci­bi­do al­gu­nos gol­pes y he­ri­das de cu­chi­llo, y así sa­lió de la re­si­den­cia don­de vi­vía, ca­yen­do al pi­so don­de na­die pu­do evi­tar que fue­ra de­go­lla­da.

Re­ci­bió pu­ña­la­das tras una in­ten­sa dis­cu­sión que sos­tu­vo con su pa­re­ja, quien se con­vir­tió en su ase­sino, in­clu­yén­do­la en la es­ta­dís­ti­ca que ca­da año cre­ce en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

El ca­so de es­ta mu­jer de 30 años es so­lo uno de los más de 1,300 re­gis­tra­dos en el país des­de 2012. To­dos tie­nen dra­ma en su mo­dus ope­ran­di, y la ma­yo­ría fue­ron eje­cu­ta­dos en re­la­cio­nes tó­xi­cas.

El feminicidio es un pro­ble­ma difícil de com­ba­tir y cau­sa gran con­mo­ción en­tre la so­cie­dad. Aún no ol­vi­da­mos el cuá­dru­ple ho­mi­ci­dio ocu­rri­do el pa­sa­do 4 de fe­bre­ro. Justo un día an­tes del ase­si­na­to de Key­la Reyes; Rey­na Gon­zá­lez se con­vir­tió en otra víc­ti­ma, jun­to a sus tres hi­jos me­no­res de edad. El au­tor del he­cho fue su pa­re­ja.

El ma­chis­mo co­mo pro­ta­go­nis­ta

Di­ver­sos au­to­res de­fi­nen el feminicidio co­mo, el re­sul­ta­do de una so­cia­li­za­ción en el se­xis­mo y tie­ne im­plí­ci­to una sin­to­ma­to­lo­gía so­cio­cul­tu­ral com­ple­ja, que tie­ne sus ar­gu­men­tos en el po­der mas­cu­lino so­bre las mu­je­res.

Do­mi­ni­ca­na ca­da vez más pre­sen­ta epi­so­dios de vio­len­cia ver­bal y fí­si­ca. Por eso mu­chos lo ca­li­fi­can co­mo “ase­si­na­to”, por la pre­me­di­ta­ción y la ca­rac­te­rís­ti­ca de "muer­te anun­cia­da". En to­dos los ca­sos de fe­mi­ni­ci­dios del país ha que­da­do com­pro­ba­do que el hom­bre que mal­tra­ta es ca­paz de ma­tar, y fi­nal­men­te lo ha­ce.

Mu­je­res que se acer­can a su muer­te

Hay se­ña­les que son cla­ras. Pe­ro no to­das las mu­je­res las asu­men con res­pon­sa­bi­li­dad con­si­go mis­mas. Es cier­to que en el país son en­go­rro­sas las vías pa­ra lo­grar una or­den de pro­tec­ción, y mu­chas sim­ple­men­te de­sis­ten an­tes de ha­cer la de­nun­cia, pe­ro hay de­ci­sio­nes que se de­ben to­mar en nom­bre de la vi­da.

Ale­jar­se de la pa­re­ja y po­ner en aler­ta a fa­mi­lia­res o ami­gos es de­ter­mi­nan­te. Hay ca­sos de mu­je­res que son ase­si­na­das por sus ex-pa­re­jas, y eran ellas quie­nes in­ten­ta­ron re­ini­ciar la re­la­ción lue­go de re­ci­bir mal­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.