El ma­chis­mo, fe­nó­meno crea­do por la so­cie­dad

BavaroNews - - VARIEDADES - Dian­nelys San­tos

Ve­rón. El ma­chis­mo no es un ras­go cul­tu­ral co­mo lo ha he­cho creer la so­cie­dad, sino que al igual que las ma­te­má­ti­cas se apren­de. Cuan­do el hom­bre prác­ti­ca el ma­chis­mo sig­ni­fi­ca que ha te­ni­do un mo­de­lo en su in­fan­cia que pue­de ser su pa­dre, ma­dre y has­ta la abue­la.

El ma­chis­mo sur­ge co­mo re­sul­ta­do del sis­te­ma fa­mi­liar ba­sa­do en el pa­triar­ca­do, en don­de el hom­bre te­nía la su­pre­ma­cía so­bre la mu­jer, di­cho sis­te­ma pa­so de ge­ne­ra­ción a ge­ne­ra­ción has­ta con­ver­tir­se en un te­ma cul­tu­ral con agra­van­tes co­mo la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Es­tá re­la­cio­na­do con ac­ti­tu­des, con­duc­tas, prác­ti­cas fa­mi­lia­res, so­cia­les y creen­cias irra­cio­na­les des­ti­na­das a pro­mo­ver a la mu­jer co­mo un ser in­fe­rior al hom­bre, y por en­de a ser tra­ta­da co­mo un ob­je­to su­yo al que ma­ne­ja a su an­to­jo.

Ma­rit­za de Je­sús, psi­có­lo­ga y es­pe- cia­lis­ta en te­ra­pia fa­mi­liar del Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra la Ni­ñez y la Ado­les­cen­cia (Co­na­ni) ex­pli­ca que el ma­chis­mo se ma­ni­fies­ta en di­fe­ren­tes ni­ve­les, to­do de­pen­dien­do de la cul­tu­ra.

Ma­ni­fes­tó que exis­ten va­ria­bles que van des­de la sub­yu­ga­ción has­ta te­mas al­ta­men­te con­tro­ver­sia­les co­mo son la ex­tir­pa­ción de ge­ni­ta­les, los ma­tri­mo­nios in­fan­ti­les, ma­tri­mo­nios obli­ga­dos, en­tre otras abe­rra­cio­nes, to­do es­tá re­la­cio­na­do con el con­tex­to so­cio-cul­tu­ral al que co­rres­pon­da la es­truc­tu­ra del ma­chis­mo.

Pa­ra erra­di­car el ma­chis­mo la es­pe­cia­lis­ta in­di­có que es im­por­tan­te con­cien­ciar, edu­car y orien­tar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, en la me­di­da que los pa­dres sean cons­cien­tes de las im­pli­ca­cio­nes y re­per­cu­sio­nes del ti­po de edu­ca­ción que es­tán re­ci­bien­do los hi­jos, en esa me­di­da irá des­apa­re­cien­do el sis­te­ma ma­chis­ta. Es una cam­pa­ña que to­ma­rá tiem­po, pues se tra­ta de pro­gra­ma­cio­nes psi­co­ló­gi­cas muy arrai­ga­das, pe­ro se pue­de lo­grar.

“Real­men­te la crian­za y edu­ca­ción de los hi­jos es res­pon­sa­bi­li­dad de am­bos pa­dres, aun­que en so­cie­da­des co­mo la nues­tra re­cae so­bre la ma­dre, des­li­gan­do así a los pa­dres de la par­te que le co­rres­pon­de co­mo tal” en­fa­ti­zó de Je­sús.

Eso tie­ne de he­cho su con­no­ta­ción ma­chis­ta, y así se va te­jien­do una ca­de­na de as­pec­tos que se van dan­do en torno a los ni­ños y por los cua­les son for­ma­dos y mo­de­la­dos, lo cual re­per­cu­te en un círcu­lo de con­duc­tas que se re­pi­ten cuan­do son adul­tos.

La psi­có­lo­ga pun­tua­li­zó que la vio­len­cia de gé­ne­ro, es un fla­ge­lo que mu­chas ve­ces es pro­duc­to del ma­chis­mo y no se tra­ta de enar­bo­lar el fe­mi­nis­mo co­mo res­pues­ta al mis­mo más bien, pues es­te es so­lo otro mo­de­lo de vio­len­cia, se tra­ta de cam­biar el sis­te­ma a tra­vés de la edu­ca­ción.

El ma­chis­mo se erra­di­ca des­de la raíz, y en es­te ca­so la raíz son los ni­ños de aho­ra, que ma­ña­na se­rán los adul­tos que re­pro­du­ci­rán lo apren­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.