FI­NAN­ZAS PA­RA NO FI­NAN­CIE­ROS /

Con­flic­tos en el ho­gar: cuan­do ella ga­na más que él

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - RA­FAEL RA­MÍ­REZ / me­di­[email protected]

Es un te­ma que pue­de crear si­tua­cio­nes de ro­ce, fric­ción y ser cau­san­te de ma­len­ten­di­dos en­tre las pa­re­jas, por­que in­clu­ye sen­ti­mien­tos pro­fun­dos, sen­sa­cio­nes de in­sa­tis­fac­ción y de frus­tra­ción, así co­mo de mi­nus­va­lía del uno fren­te al otro.

Las mu­je­res avan­zan en el mer­ca­do la­bo­ral y han de­mos­tra­do que su desem­pe­ño no tie­ne di­fe­ren­cia con el de los hom­bres, por eso ca­da vez es más co­mún que ellas se con­vier­tan en el in­gre­so fuer­te del ho­gar, lo que en mu­chos ca­sos pue­de afec­tar el ego mas­cu­lino.

Si bien es cier­to, ca­da vez más las mu­je­res asu­men pues­tos la­bo­ra­les im­por­tan­tes y aun­que se tien­de a man­te­ner una bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res, hoy más que an­tes es per­fec­ta­men­te na­tu­ral que una mu­jer ga­ne un sa­la­rio ele­va­do, lo que ha­ce que sea más difícil pa­ra al­gu­nos hom­bres que su cón­yu­ge ga­ne más sa­la­rio que ellos.

Por mu­chos años los hom­bres he­mos usa­do, en­tre otras co­sas, la se­xua­li­dad y el rol de pro­vee­do­res fi­nan­cie­ros co­mo for­mas de pro­bar la mas­cu­li­ni­dad, sin em­bar­go, con el pa­sar de los años las mu­je­res han ido ga­nan­do te­rreno en el ám­bi­to la­bo­ral, lo que ha­ce que no ne­ce­sa­ria­men­te el hom­bre sea la fuen­te úni­ca de sos­te­ni­mien­to eco­nó­mi­co fa­mi­liar.

Aho­ra bien, la frus­tra­ción en al­gu­nos va­ro­nes po­dría au­men­tar cuan­do, ade­más de no ser la úni­ca fuen­te de sus­ten­to fa­mi­liar, su es­po­sa ga­na más que ellos, es­to po­dría las­ti­mar la mas­cu­li­ni­dad de aque­llos ca­ba­lle­ros a los que les ha si­do en­se­ña­do que “ser buen pa­pá” es ser el pro­vee­dor eco­nó­mi­co del ho­gar.

Aun­que es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre es­te te­ma di­cen que exis­te un gran por­cen­ta­je de hom­bres que cuan­do se dan esos ca­sos, es­tos se des­preo­cu­pan de las res­pon­sa­bi­li­da­des de la ca­sa y les de­jan la car­ga del ho­gar a ellas y ade­más que son más in­fie­les.

De lo que es­ta­mos se­gu­ro es que cuan­do ellas ga­nan más, in­vier­ten en lo pri­va­do, en el bie­nes­tar del ho­gar; no­so­tros que­re­mos com­prar es­ta­tus, un sú­per ca­rro, el me­jor compu­tador, pa­ra ellas, ga­nar más es ga­nar li­ber­tad e in­de­pen­den­cia, pa­ra mu­chos de no­so­tros es per­der su de­re­cho le­gí­ti­mo de con­tro­lar, po­seer y do­mi­nar.

Si el hom­bre es muy com­pe­ti­ti­vo pue­de te­ner al­gu­nos pro­ble­mas, pe­ro si tie­ne un cla­ro sen­ti­do de igual­dad, y una bue­na ba­se fa­mi­liar en el que no se ha he­cho dis­tin­ción en­tre hom­bres y mu­je­res, no ten­drá ma­yor di­fi­cul­tad an­te es­te ti­po de es­ce­na­rio.

Si us­ted es de lo que ga­na me­nos di­ne­ro que su pa­re­ja, no se sien­ta me­nos ni aver­gon­za­do al con­tra­rio, jun­tos pue­den ele­gir una ma­ne­ra de in­te­grar la eco­no­mía al amor, crean­do una ad­mi­nis­tra­ción so­li­da­ria en don­de ca­da uno pa­gue se­gún el por­cen­ta­je de in­gre­sos y fes­te­jen que lo im­por­tan­te no es quién ga­ne el di­ne­ro, sino có­mo se usa pa­ra for­ta­le­cer la unión fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.