Ex­per­tos ad­vier­ten im­pac­to am­bien­tal que pro­du­ci­rá cons­truc­ción de to­rres en Ma­cao

BavaroNews - - PORTADA - Ju­lio Gon­zá­lez

El repu­tado bió­lo­go Luís Car­va­jal, coor­di­na­dor de la Co­mi­sión Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San­to Do­min­go (UASD) y miem­bro de la Aca­de­mia de Cien­cias, cues­tio­nó que el mi­nis­tro de Tu­ris­mo, Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía, no asu­mie­ra una pos­tu­ra más equi­li­bra­da so­bre la dis­cu­sión de los mo­de­los de al­tu­ra per­mi­ti­dos pa­ra es­ta zo­na tu­rís­ti­ca, y prio­ri­za­ra el te­ma in­ver­sión so­bre la con­ser­va­ción am­bien­tal.

La se­ma­na pa­sa­da, los re­gi­do­res del mu­ni­ci­pio de Hi­güey apro­ba­ron dar­le el per­mi­so de uso de sue­lo al con­tro­ver­sial pro­yec­to de cons­truc­ción del ho­tel Moon Pa­la­ce, que con­tem­pla el de­sa­rro­llo de dos edi­fi­ca­cio­nes de 18 ni­ve­les ca­da una, en la zo­na de Ma­cao.

Tan so­lo los con­ce­ja­les le­van­ta­ron la mano pa­ra dar­le el tan es­pe­ran­do “sí” a es­ta obra, el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na y los mi­nis­tros de Tu­ris­mo, Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía, de Me­dio Am­bien­te, Án­gel Es­té­vez y de Obras Pú­bli­cas, Gon­za­lo Cas­ti­llo, acom­pa­ña­dos de los eje­cu­ti­vos de la ca­de­na ho­te­le­ra me­xi­ca­na Pa­la­ce Re­sorts, die­ron el pa­sa­do jue­ves 22 de no­viem­bre el pri­mer pa­la­zo, con el que mar­ca­ron la pues­ta en mar­cha de los tra­ba­jos de la obra.

La for­ma en la que fue apro­ba­do es­te pro­yec­to en la zo­na, ape­nas tres días an­tes del ac­to ofi­cial de aper­tu­ra, preo­cu­pa a al­gu­nos ex­per­tos am­bien­ta­les, quie­nes ven con te­mor que el te­ma in­ver­sión no pue­de so­bre­po­ner­se a la pre­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Se­ña­lan que se de­bió ana­li­zar ex­haus­ti­va­men­te ca­da uno de los as­pec­tos téc­ni­cos de la obra an­tes de dar­le el vis­to bueno.

Co­mo bien es co­no­ci­do, el pro­yec­to Ma­cao Al­to Re­sort, de Pa­la­ce Re­sort, pro­pie­dad del eje­cu­ti­vo Jo­sé Cha­pur, tie­ne una in­ver­sión pre­vis­ta de 600 mi­llo­nes de dó­la­res y pre- vé su­mar a la ofer­ta tu­rís­ti­ca de la zo­na unas 2,149 ha­bi­ta­cio­nes y más de 4 mil em­pleos fi­jos ape­nas en­tre en ope­ra­ción. Es­ta obra ha ge­ne­ra­do gran po­lé­mi­ca en­tre em­pre­sa­rios hoteleros y el Go­bierno, por el mo­de­lo de den­si­dad que se ha im­ple­men­ta­do en Pla­ya Ma­cao.

IN­VER­SIÓN SO­BRE EL ME­DIO AM­BIEN­TE

Pa­ra el bió­lo­go Luís Car­va­jal, quien se desem­pe­ña co­mo coor­di­na­dor de la Co­mi­sión Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San­to Do­min­go (UASD) y es in­te­gran­te de la Aca­de­mia de Cien­cias, el te­ma de las To­rres de Ma­cao de­be ver­se con se­rie­dad y pro­fun­di­dad al mo­men­to de ana­li­zar va­rios fac­to­res téc­ni­cos y que in­clu­so cons­ti­tu­yen preo­cu­pa­ción en di­ver­sos sec­to­res.

“En to­da la zo­na hay un pro­ble­ma se­rio ge­ne­ral, que es­tá ca­rac­te­ri­za­do por la ines­ta­bi­li­dad de las are­nas de las pla­yas, la pre­sión de los acuí­fe­ros y la uni­dad pai­sa­jís­ti­ca vi­sual, que es ob­vio que que­da ro­ta con la cons­truc­ción de es­tas edi­fi­ca­cio­nes, que rom­pen la vi­sión del pai­sa­je co­mo in­te­gra­li­dad”, ex­pli­có Car­va­jal.

Cues­tio­nó la po­si­ción del mi­nis­tro de Tu­ris­mo, Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía, ya que su in­ter­ven­ción co­mo fun­cio­na­rio pú­bli­co y re­pre­sen­tan­te del Go­bierno de­bió ser más equi­li­bra­da so­bre la dis­cu­sión de los mo­de­los de al­tu­ra, y no prio­ri­zar el te­ma in­ver­sión so­bre la con­ser­va­ción am­bien­tal.

Se­ña­ló que no es­tán cla­ras las va­ria­bles que lle­va­ron a la apro­ba­ción del mo­de­lo de al­ta den­si­dad en la zo­na por­que des­de ha­ce va­rios años se ha in­cre­men­ta­do la ines­ta­bi­li­dad de las are­nas, los im­pac­tos so­bre acuí­fe­ros y un au­men­to de la pre­sión de la ba­se co­ra­li­na.

“Nos obli­ga a te­ner un cui­da­do ex­tre­mo pa­ra que cual­quier in­ver­sión nue­va en la zo­na sea am­plia­men­te res­pe­tuo­sa de es­tos con­cep­tos, y en­tien­da la fra­gi­li­dad del si­tio y qué pue­de ve­nir de las in­ter­ven­cio­nes. La mul­ti­pli­ca­ción de es­tas edi­fi­ca­cio­nes cons­ti­tu­ye ma­yor de­man­da de agua y pre­sión di­rec­ta so­bre los acuí­fe­ros, más en el Dis­tri­to Ve­rón-pun­ta Ca­na que no tie­ne un acue­duc­to”, sos­tu­vo.

A su jui­cio, los as­pec­tos de pro­tec­ción de­ben ser to­ma­dos en cuen­ta con se­rie­dad, pues­to que el tu­ris­mo tam­bién se sus­ten­ta de los re­cur­sos na­tu­ra­les y que mu­chos de los ar­gu­men­tos del pro­yec­to es­tán más vin­cu­la­dos a la in­ver­sión que al ám­bi­to am­bien­tal.

En tan­to que, pa­ra el geó­lo­go Osiris de León, el cre­ci­mien­to ho­ri­zon­tal del tu­ris­mo ha da­ña­do man­gla­res, hu­me­da­les, la­gu­nas, pla­yas y ca­ver­nas, y por tan­to a su jui­cio lo que pro­ce­de es la cons­truc­ción ver­ti­cal. Di­jo que en zo­nas co­mo San­to Do­min­go las vi­vien­das se ad­quie­ren de ba­ja de den­si­dad, se de­mue­len y lue­go se pro­yec­tan co­mo to­rres.

“El tu­ris­mo de Pun­ta Ca­na no pue­de ser el del año 1970, ya que en los ac­tua­les mo­men­tos hay 40 mil ha­bi­ta­cio­nes, la ma­yo­ría sin ser­vi­cios de sis­te­ma sa­ni­ta­rio, que lle­ve el agua a un sis­te­ma de tra­ta­mien­to y la ade­cue an­tes de ver­ter­la al sub­sue­lo. He­mos vis­to có­mo es­to ha ge­ne­ra­do un em­pla­za­mien­to irregular, anor­mal y mar­gi­nal en la zo­na del Ho­yo de Friu­sa, fru­to de que no se crea­ron las con­di­cio­nes am­bien­ta­les pre­ci­sas pa­ra la vi­vien­da del per­so­nal so­por­te de la ho­te­le­ría”, des­ta­có de León.

Se­gún su cri­te­rio, lo que de­be ha­cer­se en la pla­ni­cie del eje orien­tal des­de San­to Do­min­go has­ta Ni­si­bón, es el le­van­ta­mien­to de to­rres pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to am­bien­tal ho­ri­zon­tal. Ade­más, di­jo que en la me­di­da que el sec­tor cons­truc­ción avan­za en las obras de ba­ja den­si­dad el bor­de cos­te­ro del Es­te ha per­di­do man­gla­res, fo­men­ta­do la ero­sión y con­ta­mi­na­ción de pla­yas y aguas sub­te­rrá­neas.

“Lo que pro­ce­de es lo que es­tá ha­cien­do el Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, que es la au­to­ri­za­ción de cons­truc­cio­nes ver­ti­ca­les, a ob­je­to de dis­mi­nuir el im­pac­to am­bien­tal ho­ri­zon­tal, que se es­tá ex­ten­dien­do por to­da es­ta re­gión y que ha arra­sa­do con to­dos los man­gla­res”, pun­tua­li­zó el geó­lo­go.

Asi­mis­mo, el bió­lo­go y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, Six­to In­cháus­te­gui, ex­pli­có que la cons­truc­ción de las To­rres de Ma­cao de­be ser un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra la so­cie­dad ci­vil en ge­ne­ral, por­que la ten­den­cia del de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co con me­nor im­pac­to so­bre los re­cur­sos ma­ri­nos-cos­te­ros es el mo­de­lo de ba­ja den­si­dad.

In­di­có que los mi­nis­te­rios de Tu­ris­mo y Me­dio Am­bien­te se con­tra­di­cen con un pro­yec­to que se ade­lan­ta con el Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­llo (PNUD), fi­nan­cia­do por el Fon­do pa­ra el Me-

Los ex­per­tos am­bien­ta­les, en su ma­yo­ría, con­si­de­ran que el as­pec­to in­ver­sión no pue­de es­tar por en­ci­ma de la pre­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

Luís Car­va­jal, coor­di­na­dor de la Co­mi­sión Am­bien­tal de la UASD e in­te­gran­te de la Aca­de­mia de Cien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.