El ba­su­re­ro del mun­do

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - DA­RÍO YRIZARRY / dr_y­ri­[email protected]­mail.com

Las au­to­ri­da­des do­mi­ni­ca­nas pre­ten­die­ron in­tro­du­cir al se­ñor “Wi­llie” Fal­cón lí­der de los Cow­boys de la co­caí­na en Mia­mi de ma­ne­ra clan­des­ti­na y si­len­cio­sa, lo que ha­ce es­te he­cho sin pre­ce­den­tes mu­cho más omi­no­so pa­ra Da­ni­lo Me­di­na. Una se­ma­na des­pués de lo ocu­rri­do, un no­ti­cie­ro nor­te­ame­ri­cano hi­zo la de­nun­cia y es en­ton­ces cuan­do los do­mi­ni­ca­nos nos damos por en­te­ra­dos.

Es in­to­le­ra­ble; no es jus­to ni éti­co que es­te go­bierno de­ci­die­ra dar­le aco­gi­da a un de­lin­cuen­te in­ter­na­cio­nal cu­yo úni­co apor­te a la hu­ma­ni­dad ha­ya si­do li­qui­dar fí­si­ca­men­te a cien­tos de hom­bres y mu­je­res en el mun­do a tra­vés de la dis­tri­bu­ción y con­su­mo de 75 to­ne­la­das de co­caí­na in­gre­sa­das a los Es­ta­dos Uni­dos con un va­lor apro­xi­ma­do de 2 “bi­llo­nes de dó­la­res”, por cu­yo he­cho pa­só los úl­ti­mos 20 años de su vi­da en una cár­cel de esa na­ción. Al res­pon­der a una pre­gun­ta de pe­rio­dis­tas so­bre es­te he­cho, la res­pues­ta del can­ci­ller Mi­guel Var­gas ha si­do tan di­fu­sa que en vez de sa­tis­fa­cer el de­re­cho que te­ne­mos los do­mi­ni­ca­nos a co­no­cer de las de­ci­sio­nes del go­bierno, lo ha en­ma­ra­ña­do de tal ma­ne­ra que se tor­na más di­fu­so e inen­ten­di­ble. El can­ci­ller se li­mi­tó a de­cir que so­lo se tra­tó de un acuer­do en­tre go­bier­nos de Es­ta­dos Uni­dos y la Republica Do­mi­ni­ca­na, pe­ro que di­cho acuer­do no ha si­do di­vul­ga­do por el go­bierno. ¡Dios mío! En lo que han con­ver­ti­do mi país ..... ¡Que pe­na!!

Pa­ra el del di­rec­tor del DNI la es­ta­día de es­te de­lin­cuen­te es tem­po­ral. Pe­ro lo que di­jo co­mo jus­ti­fi­ca­ción pa­ra acep­tar­lo es lo más pa­re­ci­do a una co­me­dia de las peo­res por­que, si ellos que­rían sa­ber so­bre las ne­go­cia­cio­nes del pa­sa­do, sim­ple­men­te de­bie­ron so­li­ci­tar esos ex­pe­dien­tes a los ame­ri­ca­nos y ellos con gus­to se los pa­sa­rían. No exis­te ma- ne­ra al­gu­na de jus­ti­fi­car la pre­sen­cia de es­te hom­bre en sue­lo do­mi­ni­cano.

De acuer­do que las in­for­ma­cio­nes fi­de­dig­nas, una hi­ja del ho­no­ra­ble Fal­cón tie­ne es­ta­ble­ci­do su mo­ra­da aquí, por lo que pa­ra es­te se­ñor ha­cer vi­da pú­bli­ca no se­rá tan di­fí­cil, en el en­ten­di­do de que es­te po­dría ha­ber crea­do la­zos de amis­tad con mu­chos do­mi­ni­ca­nos, mi­li­ta­res, em­pre­sa­rios tes­ta­fe­rros y fun­cio­na­rios de la épo­ca pa­sa­da y re­cien­te.

Pre­miar con una re­si­den­cia do­mi­ni­ca­na a es­te nar­co­tra­fi­can­te con­fe­so es un ac­to re­pug­nan­te que re­sul­ta pe­no­so y de­cep­cio­nan­te de nues­tras au­to­ri­da­des, al ex­tre­mo de cau­sar­nos im­po­ten­cia y du­das de nues­tra do­mi­ni­ca­ni­dad. Han con­ver­ti­do nues­tro país en el ba­su­re­ro del mun­do, don­de aque­llos desechos hu­ma­nos eli­gen co­mo des­tino fi­nal y pa­raí­so de la in­mun­di­cia. Que Dios nos am­pa­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.