No te de­rrum­bes

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - ÁN­GEL LEONARDO RO­JAS PE­RAL­TA in­gan­gel­ro­[email protected]­mail.com

Ha­ce unos días, un que­ri­do ami­go lle­gó a un pun­to de quie­bre. Fue sor­pren­di­do por la re­in­ci­den­cia, es­ta vez, so­bre­pa­san­do sus pro­pios lí­mi­tes y que­bran­tan­do aún sus pro­pios prin­ci­pios. Pa­só una lí­nea in­sos­pe­cha­da que ti­ró por tie­rra mu­chos de sus gran­des es­fuer­zos y lo­gros. Fue in­va­di­do en­ton­ces por la de­pre­sión, se de­ses­pe­ró, vio su mun­do aca­bar, y pen­só so­bre sí las peo­res co­sas, sin­tió su vi­da co­mo mi­se­ra­ble, in­sig­ni­fi­can­te y sin sen­ti­do.

Gra­cias a Dios, se nos brin­dó a al­gu­nos la opor­tu­ni­dad de ani­mar­le, de mos­trar­le al­gu­nas aris­tas so­bre la esen­cia y reali­dad del hom­bre. En su ca­so, una elec­ción pa­ra una ta­rea sin igual, ser guerrero en Cris­to. Así mi apor­te a su áni­mo fue:

“Que­ri­do her­mano, tal y co­mo te co­men­té, Los ser­vi­do­res de Dios so­mos sus es­pa­das pa­ra li­brar ba­ta­llas con­tra las ac­cio­nes del ma­ligno. Él nos cons­tru­ye con ca­pas de ace­ro de di­fe­ren­tes ca­li­da­des, unas du­ras y otras fle­xi­bles. La du­re­za con­ser­va el fi­lo, las fle­xi­bles im­pi­den que se rom­pa en ba­ta­lla. El Se­ñor las suel­da en el fue­go en­tre sí, en la for­ja las ca­pas se vuel­ven una. So­bre el yun­que, el Herrero Di­vino nos da for­ma con el ma­zo. Una y otra vez se re­pi­te el pro­ce­so, has­ta que la ho­ja que­da en el per­fil pla­nea­do por nues­tro Crea­dor. Aun así, a fue­go y gol­pes no con­clu­ye el pro­ce­so, pues so­bre­ven­drá el tem­pla­do, nos ca­lien­ta y nos en­fría de re­pen­te en acei­te. Si la ho­ja no es­tá lis­ta se agrie­ta­rá y que­da­rá con im­per­fec­cio­nes, por lo que el herrero ha­brá de desechar­la. Pe­ro si aguan­ta­mos, no ha­brá grie­tas y Él nos pu­li­rá en­ton­ces, nos em­be­lle­ce­rá con un man­go her­mo­so, se­re­mos ho­jas que bri­llan a la luz, for­ma im­pe­ca­ble y un fi­lo in­cle­men­te pa­ra cor­tar el mal. Aho­ra es­ta­mos sien­do for­ja­dos, del horno al mar­ti­llo, pe­ro to­do co­mo la­bor per­fec­ta del Se­ñor.”

Se­ría un idea­lis­mo ton­to pen­sar que to­do siem­pre nos sal­drá bien, que a con­se­cuen­cia de nues­tras ex­pe­rien­cias des­agra­da­bles ya no se­re­mos re­in­ci­den­tes. To­do lo exis­ten­te va del or­den ac­tual a una es­pe­cie de des­or­den que se con­vier­te en un nue­vo or­den, por tan­to, no te­ne­mos con­trol al­guno so­bre los cam­bios inevi­ta­bles, no so­lo en nues­tro en­torno, sino en no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.