Agra­dez­ca­mos la vi­da

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - MÓ­NI­CA LEÓN mo­ni­ca­[email protected]

So­le­mos pen­sar que amar a nues­tros se­res que­ri­dos im­pli­ca pro­te­ger­los de to­do, in­clu­si­ve de ellos mis­mos. Sin em­bar­go, ca­da quien tie­ne de­re­cho a ele­gir su ca­mino y ac­tuar de acuer­do a su ma­ne­ra de ver la vi­da. Los pa­dres de­be­mos ser guías, orien­ta­do­res, ejem­plo, pe­ro nun­ca car­ce­le­ros ni dic­ta­do­res del fu­tu­ro de nues­tros re­to­ños.

El má­gi­co día de San Ni­co­lás, el 5 de di­ciem­bre, la vi­da le da­ba otra opor­tu­ni­dad a mi hi­ja, quien, irres­pon­sa­ble­men­te via­ja­ba en mo­to sin cas­co y ca­yó, gol­peán­do­se se­ve­ra­men­te la ca­be­za. No iba so­la. Con­du­cía quien la acom­pa­ña por aho­ra en el amor. Y se­ría muy egoís­ta de mi par­te lle­gar a pen­sar que, de al­gu­na ma­ne­ra, él hu­bie­ra que­ri­do que a ella le su­ce­die­ra lo que le pa­só. Las reacciones de quie­nes la aman no es­tu­vie­ron del to­do erra­das, pues so­mos hu­ma­mien­tras nos y nos de­ja­mos lle­var mu­cha ve­ces por los im­pul­sos. Sin em­bar­go, la vi­da mis­ma me ha en­se­ña­do que siem­pre se de­ben exa­mi­nar las dos ca­ras de una mo­ne­da, es­cu­char las dos ver­sio­nes de un he­cho y po­ner­se siem­pre en los za­pa­tos de al­guien pa­ra en­fren­tar me­jor y opi­nar fren­te a una si­tua­ción.

De mo­do que ahí es­ta­ba el mu­cha­cho, con he­ri­das en el cuer­po ya cu­ra­das, sen­ta­do, ca­biz­ba­jo y cul­pán­do­se una y otra vez por lo su­ce­di­do. Mi hi­ja, en cam­bio, en me­dio del pro­ce­so de su­tu­ra de su ca­be­ci­ta y con to­dos sus ner­vios re­vuel­tos en el ce­re­bro, pre­gun­ta­ba tres co­sas una y otra vez: qué día era, có­mo es­ta­ba su no­vio y dón­de es­ta­ba su te­lé­fono. Cuen­ta él que cuan­do la tras­la­da­ban del lu­gar del ac­ci­den­te pre­gun­ta­ba: dón­de es­ta­ba su ma­má, dón­de es­ta­ba su te­lé­fono y qué ha­bía su­ce­di­do.

la aten­dían en el cen­tro mé­di­co, ya es­ta­ble, gra­cias a Dios, y la acom­pa­ña­ban su pa­dre y su her­ma­na, me le acer­qué a su com­pa­ñe­ro, que es­ta­ba unos cu­bícu­los más allá, en la sa­la de emer­gen­cia. Le di­je que los ac­ci­den­tes ocu­rren, que no ha­bía si­do su cul­pa, que de to­do hay que apren­der en la vi­da y que ella lo lla­ma­ba por­que lo que­ría ver. Mi ca­be­za, en ese mo­men­to, me mos­tró la pe­lí­cu­la con los per­so­na­jes cam­bia­dos: ¿me gus­ta­ría a mí que le echa­ran la cul­pa a mi hi­ja y la mal­tra­ta­ran si­co­ló­gi­ca­men­te? De­fi­ni­ti­va­men­te, amar a nues­tros se­res que­ri­dos re­quie­re de pin­zas, guan­tes qui­rúr­gi­cos y a ve­ces, has­ta de un bis­tu­rí. Agra­dez­co que to­do sa­lió bien y es­toy fe­liz de po­der con­tar có­mo su­ce­den las co­sas, así, co­mo la vi­da mis­ma.

¡Fe­liz Na­vi­dad pa­ra to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.