Ro­sa Or­tiz, con 80 años si­gue tra­ba­jan­do en fa­vor de los ni­ños

BavaroNews - - PORTADA - Gé­ne­sis Pa­che

Ve­rón. Ro­sa Or­tiz es una mu­jer que to­da su vi­da ha tra­ba­ja­do en fa­vor de los ni­ños y jó­ve­nes mar­ca­dos de for­ma ne­ga­ti­va por la so­cie­dad y por sus fa­mi­lias. Ha de­di­ca­do gran par­te de los 80 años que tie­ne a res­ca­tar a esos que mu­chos lla­man fu­tu­ros de­lin­cuen­tes.

Con el de­seo de apor­tar a la so­cie­dad y de de­vol­ver­les hom­bres y mu­je­res de bien a ca­da uno de esos sec­to­res en los que ha vi­vi­do y tra­ba­ja­do, Ro­sa se le­van­ta ca­da día a pro­veer el pan de la en­se­ñan­za y el sus­ten­to a de­ce­nas de ni­ños y ni­ñas, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes.

Hoy vi­ve en el sec­tor de Mi Ca­si­ta Be­lla, don­de ayu­da a unos 71 ni­ños de Ve­rón-pun­ta Ca­na, les da desa­yuno, les en­se­ña a leer y es­cri­bir, ade­más de que bus­ca el pa­tro­ci­nio pa­ra ins­cri­bir­los en es­cue­las y co­le­gios a más de una de­ce­na de ellos.

Ro­sa tie­ne un es­pí­ri­tu com­pa­si­vo y ayu­da­dor. Cuen­ta ya con diez años vi­vien­do en Ve­rón y cuan­do ini­ció la­bo­res con la ni­ñez de es­ta zo­na ape­nas iban a su ca­sa seis ni­ños, pe­ro en una de las úl­ti­mas ac­ti­vi­da­des que or­ga­ni­zó par­ti­ci­pa­ron unos 122 ni­ños.

Se­gún cuen­ta ella mis­ma es­to de ha­cer la­bor so­cial en fa­vor de ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes na­ce en ella pro­duc­to que de que a tem­pra­na edad que­dó huér­fa­na y tan­to ella co­mo cin­co her­ma­nas más tu­vie­ron que sa­lir ade­lan­te por sus pro­pios me­dios.

Tra­ba­jan­do y yen­do a la mis­ma vez a la es­cue­la fue co­mo se pu­do gra­duar de maes­tra nor­mal y más ade­lan­te tam­bién con­ver­tir­se en en­fer­me­ra, dos ca­rre­ras que le han ayu­da­do bas­tan­te en su la­bor y que han ido de la mano con lo que rea­li­za ca­da día.

Agra­de­ce par­te de su pa­sión y los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos a las mon­jas y sa­cer­do­tes que in­flu­ye­ron en su for­ma­ción. Du­ran­te mu­cho tiem­po tra­ba­jó de la mano de sa­cer­do­tes en di­ver­sas es­cue-

Yo creo que no hay mu­cha­chos ma­los, lo que no hay es ma­má o pa­pá, no hay ho­gar, y si no hay ho­gar no hay co­no­ci­mien­to y no hay edu­ca­ción, no hay amor”, Ro­sa Or­tiz.

las en San­to Do­min­go y tam­bién se de­di­có a ir por los dis­tin­tos ba­rrios en bus­ca de res­ca­tar a los más ne­ce­si­ta­dos.

En su lar­ga tra­yec­to­ria de tra­ba­jo ha es­ta­do en dis­tin­tos sec­to­res de San­to Do­min­go, más tar­de en La Ro­ma­na y hoy en día en el Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Ca­na.

Ro­sa di­ce con gran ale­gría que hoy pue­de ver hom­bres y mu­je­res de bien que son pro­fe­sio­na­les en sus áreas y que fue­ron res­ca­ta­dos de al­gu­na for­ma u otra por ella. No lle­va un con­teo de a quie­nes ha fa­vo­re­ci­do pe­ro su men­te re­gis­tra que son mu­chos.

Se­ña­la que in­clu­so mu­chas de las per­so­nas que ella ha ayu­da­do tie­nen en­tre 60 y 70 años, es­to de­bi­do a que Ro­sa em­pe­zó a tra­ba­jar por los ni­ños en si­tua­cio­nes vul­ne­ra­bles des­de que ella te­nía 17 años.

TRA­BA­JO EN VE­RÓN

Ac­tual­men­te Ro­sa tie­ne una ca­sa al­qui­la­da en el sec­tor Mi ca­si­ta be­lla, don­de re­ci­be a los más de 70 ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes a los que les brin­da ayu­da. Allí, pri­me­ro les da desa­yuno y lue­go los al­fa­be­ti­za con la ayu­da de al­gu­nos pro­fe­so­res vo­lun­ta­rios y el tra­ba­jo de su hi­ja Rosy Or­tiz.

Una vez es­tán al­fa­be­ti­za­dos les bus­can quie­nes los apa­dri­nen y los ins­cri­ban en es­cue­las o co­le­gios de la zo­na que los acep­ten. Re­cal­ca que no re­ci­be di­ne­ro por ello, sino que quie­nes ha­cen el apor­te van y lo pa­gan di­rec­ta­men­te a la es­cue­la o co­le­gio.

Am­bas mu­je­res, tan­to Ro­sa co­mo su hi­ja Rosy, sir­ven de so­por­te y co­mo con­se­je­ras a esos jó­ve­nes que en al­gún mo­men­to de su vi­da per­die­ron la orien­ta­ción. Mu­chos de los ni­ños a los que ellas ayu­dan tie­nen sus pa­dres o vi­ven con al­gún pa­rien­te pe­ro es­tos los tie­nen aban­do­na­dos y nos les brin­dan la aten­ción ne­ce­sa­ria.

Ro­sa co­men­ta que al­gu­nas per­so­nas le di­cen que ella les qui­ta res­pon­sa­bi­li­da­des a los pa­dres, pe­ro pien­sa que no es así, que su la­bor con­sis­te en qui­tar­les la des­nu­tri­ción a esos ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes.

“Yo creo que no hay mu­cha­chos ma­los, lo que no hay es ma­má o pa­pá, no hay ho­gar, y si no hay ho­gar no hay co­no­ci­mien­to y no hay edu­ca­ción, no hay amor”, agre­ga Ro­sa.

Opi­na que cuan­do ya un in­di­vi­duo es de­lin­cuen­te a los 18 y 20 años, ya no se pue­de ha­cer na­da, que el tra­ba­jo se rea­li­za tem­prano con un in­di­vi­duo que aún no se­pa que él es cul­ti­vo pa­ra la de­lin­cuen­cia.

MO­MEN­TOS DE TE­MOR

Ro­sa des­ta­ca que en al­gu­nos mo­men­tos de su vi­da ha te­ni­do que en­fren­tar­se a si­tua­cio­nes que le han cau­sa­do mie­do y te­mor por su vi­da. Es que ella ha tra­ba­ja­do con jó­ve­nes de al­gu­nos ba­rrios de la ciu­dad ca­pi­tal, co­mo La Ca­ñi­ta, en los que de­bió ha­cer uso de al­gu­nas téc­ni­cas de “ti­gue­ra­je” co­mo ella mis­ma lla­ma pa­ra po­der so­bre­po­ner­se.

Un mo­men­to de mu­cho te­mor que ella re­cuer­da fue cuan­do le to­có sus­ti­tuir a una maes­tra en el sec­tor La Ca­ñi­ta en San­to Do­min­go, la maes­tra de­bió sa­lir por­que un es­tu­dian­te le dio una pe­dra­da que le hi­zo per­der el ojo, fue en­ton­ces cuan­do Ro­sa de­bió en­fren­tar con co­ra­je sus te­mo­res y acep­tar el re­to.

Co­men­ta que en ese sec­tor lo­gró res­ca­tar a cin­co jó­ve­nes que eran ca­be­zas de pan­di­llas en aquel lu­gar. Di­ce que en la es­cue­la le co­lo­ca­ron a su cur­so el nom­bre de “Re­fu­gio de pe­ca­do­res”, allí le en­via­ban to­dos los es­tu­dian­tes que en los de­más cur­sos no se po­dían te­ner, y los de­más maes­tros se sor­pren­dían del cam­bio que es­tos da­ban.

Hu­bo un mo­men­to de su vi­da en el que re­cuer­da que jun­to al pa­dre Luis Ale­mán y tres mu­cha­chas que siem­pre tra­ba­ja­ron jun­to a ella en San­to Do­min­go iban a los pros­tí­bu­los pa­ra bus­car con­ven­cer a las mu­je­res que se de­di­ca­ban a la pros­ti­tu­ción de de­jar ese ofi­cio.

Ro­sa tie­ne dos hi­jos bio­ló­gi­cos, una de ellos es Rosy quien le ayu­da bas­tan­te en sus pro­yec­tos. Rosy ex­pli­ca que el ob­je­ti­vo de la la­bor que rea­li­zan es la de tra­ba­jar con esos ni­ños a los que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo rechaza, ya sea por su edad o por al­gu­na de­fi­cien­cia en el apren­di­za­je.

Re­cal­ca que su prin­ci­pal la­bor es mo­ti­var­los pa­ra que es­tu­dien y no aban­do­nen la en­se­ñan­za.

Ro­sa Or­tiz jun­to a su hi­ja Rosy Or­tiz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.