La sim­pli­ci­dad de la fe

BavaroNews - - AQUÍ NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA in­gan­gel­ro­[email protected]­mail.com

Con­si­de­ro un ho­nor cuan­do al­gu­na per­so­na in­vier­te su tiem­po y co­men­ta nues­tros ar­tícu­los, es­té o no de acuer­do con no­so­tros, nos mo­ti­va y nos com­pro­me­te a en­ri­que­cer nues­tro cri­te­rio al ha­cer nues­tras pre­sen­ta­cio­nes.

Ha­ce po­cos días un que­ri­do lec­tor no es­tu­vo de acuer­do con uno de nues­tros ar­tícu­los, con­si­de­ran­do que di­mos un en­fo­que sim­plis­ta a los pro­ble­mas hu­ma­nos al en­fo­car­los des­de el pun­to de vis­ta de la fe. A pe­sar que es­te ad­mi­te que apre­cia la valoración he­cha a una cri­sis psi­co­ló­gi­ca y psi­quiá­tri­ca que hi­ci­mos, se en­tien­de que el ser hu­mano es la “su­ma de to­das las co­sas”...

Nues­tros ar­tícu­los se es­cri­ben des­de el pun­to de vis­ta de la fe, y en ello nos ba­sa­mos pa­ra nues­tras re­co­men­da­cio­nes. Ja­más ha­ce­mos una eva­lua­ción psi­co­ló­gi­ca o psi­quiá­tri­ca de las per­so­nas (No te­ne­mos esa auu­na to­ri­dad ni co­no­ci­mien­to), so­lo ex­pre­sa­mos los sín­to­mas del áni­mo que per­ci­bi­mos en quien pre­ten­de­mos re­fe­ren­ciar. En la ma­yo­ría de los ca­sos so­bre es­te hu­mil­de ser­vi­dor.

La opi­nión de que tra­tar el áni­mo y la con­duc­ta humana des­de el pun­to de vis­ta de la fe es "sim­plis­ta", lo res­pe­to mu­cho. Pe­ro esa "sim­pli­ci­dad" es la que nos re­co­mien­da el Se­ñor a los cris­tia­nos. No de­jar­nos abru­mar con las com­ple­ji­da­des, am­pa­rán­do­nos en la es­pe­ran­za de que to­do es­tá en sus ma­nos.

Es­pe­ro que la re­la­ción de ca­da uno con el Se­ñor le per­mi­ta ver "lo sim­ple" que re­sul­ta li­diar con to­do ba­sán­do­nos en la Fe. En es­ta ex­pe­rien­cia, no te­ne­mos que com­pli­car­nos tan­to, mu­cho me­nos vi­vir jus­ti­fi­cán­do­nos. Mu­chos en­tien­den y de­fien­den la ca­pa­ci­dad del hom­bre en tér­mi­nos de la cien­cia pa­ra tra­tar el ser, te­ma que pa­ra no­so­tros es ilu­sión, pues no lle­ga­mos ba­jo esos pa­rá­me­tros a na­da más que ali­men­tar nues­tros egos o las de­pre­sio­nes. Creo sim­plis­ta que el hom­bre sea con­si­de­ra­do una com­ple­ja red de efec­tos bio­ló­gi­cos, fí­si­cos y quí­mi­cos que pe­re­ce­rán con el tiem­po, sin que se con­si­de­re el al­ma.

La "sim­pli­ci­dad" Cris­tia­na nos lle­va a de­jar de ma­ni­pu­lar a las per­so­nas, a de­jar de ex­cu­sar­nos siem­pre por nues­tra con­duc­ta des­cui­da­da o ma­li­cio­sa, a evi­tar las que­jas que ato­si­gan, nos ani­ma al pro­pio es­fuer­zo sin apro­ve­char­nos de los de­más, pe­ro es­pe­cial­men­te, a re­co­no­cer­nos tal y co­mo so­mos y des­de ahí es­for­zar­nos por ser nues­tra me­jor ver­sión, sin en­tris­te­cer­nos, más bien ale­gres de es­ta opor­tu­ni­dad de vi­vir, y la es­pe­ran­za de que aun pe­rez­ca ma­te­rial­men­te nues­tro cuer­po ha­brá una mo­ra­da eter­na pa­ra nues­tra al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.