Los to­ques de lo­cu­ra de la vi­da mis­ma

BavaroNews - - AQUÍ NOSOTROS - MÓNICA LEÓN mo­ni­ca­[email protected]

un to­que de lo­cu­ra y ma­gia, la vi­da se tor­na un tan­to di­fí­cil de lle­var. Nor­mal­men­te, pue­do vi­sua­li­zar sin ma­yor es­fuer­zo los even­tos que es­tán por su­ce­der en mi vi­da. A eso, sim­ple­men­te, le lla­mo ma­gia. Apren­dí a in­ter­pre­tar la ex­pre­sión cor­po­ral des­de que mi ma­dre, es­tan­do yo muy pe­que­ña, me cla­va­ba la mi­ra­da, al tiem­po que arru­ga­ba un po­co la fren­te y le­van­ta­ba las ce­jas. A eso sue­lo lla­mar­le lo­cu­ra. De ado­les­cen­te, me di cuen­ta de que po­día re­co­no­cer las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes que te­nía la gen­te con­mi­go o cuan­do la gen­te a la que yo que­ría tan­to se es­for­za­ba por es­con­der­me ver­da­des, mien­tras me ha­bla­ba, y mien­tras ellos más ha­bla­ban, más se des­nu­da­ban con sus ges­tos. “Se te tuer­ce la bo­ca”, ati­na­ba a de­cir, sin te­mor a equi­vo­car­me, y, en efec­to, ter­mi­na­ban con­fe­sán­do­me sus pe­ca­dos, mie­dos o tra­ve­su­ras.

Así, des­de muy pe­que­ña, logré des­cu­brir las in­ten­cio­nes de la gen­te mu­cho an­tes de que las ma­ni­fes­ta­ran y es de­bi­do a es­to que po­cas ve­ces, me lle­ga al­go de sor­pre­sa. Sin em­bar­go, cuan­do me lo­gran sor­pren­der, cla­vo la mi­ra­da, arru­go la fren­te, le­van­to las ce­jas y tuer­zo la bo­ca. Y es que, re­pi­to, es tan di­fí­cil que me asom­bre en la vi­da que cuan­do eso su­ce­de, mi co­ra­zón, mi cuer­po, mi al­ma y mi men­te se reúnen en una fies­ta pa­re­ci­da a la de la in­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos y es­ta­llan co­sin he­tes de to­dos los co­lo­res en el cie­lo de mi vi­da.

Cuan­do lo­gran de­jar­me es­tu­pe­fac­ta, mis gri­ses se tor­nan fuc­sia, las que­bra­das de mis sen­de­ros se des­bor­dan y el agua flu­ye lle­ván­do­se to­do lo que en­cuen­tra a su pa­so: me­mo­rias, imá­ge­nes y es­ce­nas. Y es en­ton­ces cuan­do me ale­gra que ha­ya co­sas que, por más que me es­fuer­ce, no lo­gre ver por an­ti­ci­pa­do y que, cuan­do su­ce­den, di­bu­jen una son­ri­sa tan am­plia en mi ros­tro que quien me ve, ha­bla o com­par­te con­mi­go, en­se­gui­da se con­ta­gie. Así le doy la bien­ve­ni­da a la ma­gia y a la lo­cu­ra den­tro de es­te ci­clo que dis­fru­ta­mos, co­mo la vi­da mis­ma. ¡Fe­liz ini­cio del año 2019 pa­ra to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.