Co­mo va­mos no lle­ga­re­mos a la Chi­na

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - ANTONIO CORCINO / an­cor­[email protected]

Pa­ra los eu­ro­peos y los nor­te­ame­ri­ca­nos es una or­gu­llo lu­cir bron­cea­dos, pe­ro no pa­ra los chi­nos, pues lu­ci­rían co­mo siem­bra arroz.

Las po­ten­cia­li­da­des de Chi­na, es una opor­tu­ni­dad a apro­ve­char, pe­ro hay que to­mar en cuen­ta su cul­tu­ra, com­por­ta­mien­to y pa­tro­nes de con­su­mos. Al ser la de más rá­pi­do cre­ci­mien­to y el ma­yor ex­por­ta­dor e im­por­ta­dor de bie­nes y, pri­me­ra po­ten­cia in­dus­trial; ca­rac­te­rís­ti­ca que es­tre­me­ce, pe­ro que to­dos quie­ren con­quis­tar. Con una po­bla­ción de 1,390 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, de los cua­les 136,5 mi­llo­nes via­ja­ron el año pa­sa­do y en el 2021 lo ha­rán 191 mi­llo­nes, lo que lo con­vier­te en el pri­mer mer­ca­do emi­si­vo del mun­do, los que más gas­tan, co­di­cia­dos y dispu­tados por ho­te­les y ne­go­cios de ar­tícu­los de lu­jo en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, co­mo car­te­ras, jo­yas o per­fu­mes y, al for­ma­li­zar­se re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas de am­bos paí­ses, es pa­ra ca­pi­ta­li­zar­la tu­rís­ti­ca­men­te.

La eco­no­mía Chi­na in­flu­ye en las eco­no­mías del pla­ne­ta. Se­gún la OMT, la Chi­na re­pre­sen­ta más el quin­to del di­ne­ro gas­ta­do por los tu­ris­tas que via­jan al ex­tran­je­ro, y que­re­mos ser par­te de es­te flu­jo de vi­si­tan­tes a me­diano y lar­go pla­zo, sig­ni­fi­ca su­pe­rar las ba­rre­ras cul­tu­ra­les e idio­má­ti­cas y am­pliar la ofer­ta ho­te­le­ra. Sin em­bar­go, el me­mo­ran­do de en­ten­di­mien­to en­tre los mi­nis­te­rios de Tu­ris­mo, Cul­tu­ra de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y el de Tu­ris­mo de Chi­na, no re­fle­ja es­te pro­pó­si­to so­bre la fa­ci­li­ta­ción de via­jes, más bien re­pre­sen­ta una lí­nea de ac­ción que no se co­rres­pon­de con la na­tu­ra­le­za de es­te mer­ca­do al via­jar, co­mo no lo fue fru­to de un es­tu­dio de su com­por­ta­mien­to.

El 80% de los tu­ris­tas chi­nos los ha­cen por pla­cer, el 20% por ne­go­cios y, el vo­lu­men de tu­ris­tas que via­jan por su cuen­ta subió, mo­ti­va­do por la cul­tu­ra, la ma­yo­ría son mu­je­res y de­rro­cha­do­res. Los que via­jan los ha­cen por su cuen­ta, la ma­yo­ría de es­tos via­je­ros pro­vie­nen de una ge­ne­ra­ción adic­ta a te­lé­fo­nos mó­vi­les. En fin, al ser los chi­nos in­de­pen­dien­tes a la ho­ra de via­jar y, de uti­li­zar la In­ter­net pa­ra pla­ni­fi­car, re­ser­var, tra­du­cir y di­fun­dir sus ex­pe­rien­cias de via­je en la Red, son al­gu­nas con­duc­tas a con­si­de­rar a la ho­ra de pac­tar pa­ra atraer es­te mer­ca­do tu­rís­ti­co al Ca­ri­be.

De mo­do de que, a es­te pa­so, en lo in­me­dia­to nos no fa­vo­re­ce­mos con es­te mer­ca­do, se­gún es­te en­ten­di­mien­to, pues no es­ta­ble­cer las pau­tas pa­ra fa­ci­li­tar de que los chi­nos nos vi­si­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.