En­tre ba­su­ra y ero­sión

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

Si de al­go nos de­be­mos preo­cu­par en el Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Ca­na, es por tra­tar de man­te­ner la cu­na de la ac­ti­vi­dad que me­jo­res re­sul­ta­dos apor­ta a la eco­no­mía na­cio­nal: el tu­ris­mo.

Ca­da año el Go­bierno cen­tral y los di­ver­sos sec­to­res ce­le­bran el cre­ci­mien­to de la in­dus­tria; de la cual, los nú­me­ros in­di­can que se ge­ne­ra en es­ta zo­na del país; sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio que se eche una mi­ra­da a la sos­te­ni­bi­li­dad tu­rís­ti­ca, la que por los múl­ti­ples pro­ble­mas am­bien­ta­les y del cam­bio cli­má­ti­co, po­drían com­pro­me­ter el fu­tu­ro de la ga­lli­na de los hue­vos de oro.

Bas­ta pa­sear­se por em­ble­má­ti­cas pla­yas co­mo las de Los Co­ra­les, El Cor­te­ci­to y Are­na Gor­da, en las que es­tán con­cen­tra­dos la ma­yo­ría de los com­ple­jos ho­te­le­ros, pa­ra di­vi­sar enor­mes sa­cos de are­na co­mo con­te­ne­do­res de las aguas que pe­ne­tran ca­da día más a las zo­nas de dis­fru­te de los vi­si­tan­tes y co­mer­cian­tes, pro­du­cien­do es­to un es­pec­tácu­lo na­da agra­da­ble tan­to pa­ra los va­ca­cio­nis­tas, co­mo pa­ra los in­ver­sio­nis­tas.

Y es que, la ero­sión, fru­to de fac­to­res am­bien­ta­les y de ma­la prác­ti­ca del hom­bre, ha he­cho que ca­da día va­ya­mos per­dien­do par­te del her­mo­so li­to­ral que nos ha­ce prác­ti­ca­men­te úni­cos en la re­gión del Ca­ri­be.

A es­to se su­ma el des­con­trol en la zo­na ur­ba­na, la que ca­da día cre­ce de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da y sin or­de­na­mien­to, tra­yen­do con­si­go el des­bor­de de desechos só­li­dos en co­mu­ni­da­des que prác­ti­ca­men­te vi­ven con con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to.

Pa­ra mues­tra, só­lo hay que pa­sar por uno de los ba­rrios ca­ren­cia­dos ubi­ca­dos en la lla­ma­da Do­ble Vía o ca­lle Pas­tor Do­min­go de la Cruz, en la que hay dos enor­mes ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos que es­tán pro­vo­can­do da­ños a la sa­lud de de­ce­nas de fa­mi­lias, mu­chas de las cua­les sir­ven a la in­dus­tria tu­rís­ti­ca.

Lo mis­mo ocu­rre en el Ho­yo de Friu­sa, en don­de la con­ta­mi­na­ción ha degenerado en un bro­te de ma­la­ria, que man­tie­ne preo­cu­pa­do el Go­bierno.

Con un bas­ta, se­ría su­fi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.