Construir Rep. Dominicana - - ES­PE­CIAL -

al tan­to de las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas, cons­truc­ti­vas y de di­se­ño pa­ra po­der siem­pre es­tar a la van­guar­dia con to­do el pro­ce­so que con­lle­va una cons­truc­ción.

Por otra par­te, la sos­te­ni­bi­li­dad de las cons­truc­cio­nes es un te­ma bas­tan­te im­por­tan­te, ase­gu­ró el Arq. Cues­tas, y su­gi­rió que las per­so­nas de­be­rían pro­fun­di­zar más en es­te ti­po de te­mas; ya que se­gún él, El Sal­va­dor y la re­gión tie­nen ven­ta­jas tan­to en el so­lea­mien­to co­mo en la tem­po­ra­da llu­vio­sa y esas po­drían ju­gar el pa­pel de he­rra­mien­tas im­por­tan­tes a fa­vor pa­ra ge­ne­rar cons­truc­cio­nes sos­te­ni­bles.

Más allá de las fron­te­ras

Cues­tas tam­bién con­si­de­ró que los ar­qui­tec­tos sal­va­do­re­ños de­ben pen­sar fue­ra de la ca­ja y am­pliar su vi­sión más allá de las fron­te­ras, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia paí­ses ve­ci­nos co­mo Gua­te­ma­la y Pa­na­má que han sa­bi­do me­jo­rar y ha­cer cre­cer el área de la cons­truc­ción.

Asi­mis­mo, la Arq. Ana Ma­ría Arauz, in­di­có que en la ar­qui­tec­tu­ra, co­mo en el res­to de las pro­fe­sio­nes, de­be exis­tir una me­jo­ra con­ti­nua y ver el rum­bo que la ar­qui­tec­tu­ra lle­va. Re­vi­sar de ma­ne­ra con­ti­nua los pro­gra­mas de es­tu­dio pa­ra ac­tua­li­zar los co­no­ci­mien­tos y téc­ni­cas.

An­te es­ta mis­ma si­tua­ción, la Arq. Eva Hinds, de EMC Ar­chi­tec­tu­re sos­tu­vo que pro­yec­tos con re­co­no­ci­mien­to fue­ra de las fron­te­ras ayu­dan a atraer la aten­ción in­ter­na­cio­nal ha­cia la ar­qui­tec­tu­ra pro­pia de los paí­ses, en un con­tex­to en el que una re­gión don­de se pro­du­ce al­ta ca­li­dad, a pe­sar de que se­gún ella sí la hay en na­cio­nes co­mo El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Pa­na­má.

“La po­ca va­lo­ra­ción que por ejem­plo la so­cie­dad sal­va­do­re­ña tie­ne por la ar­qui­tec­tu­ra im­po­ne obs­tácu­los a las em­pre­sas del sec­tor, que mu­chas ve­ces se ven obli­ga­das a vol­ver­se cons­truc­to­ras, lo que les im­pi­de con­cen­trar­se en la ar­qui­tec­tu­ra co­mo tal”, di­jo Hinds. Ella con­fía en que lo­gros co­mo el de EMC Ar­qui­tec­tu­ra con­tri­bu­yan a ir fo­men­tan­do una ma­yor sen­si­bi­li­dad y va­lo­ra­ción de la bue­na ar­qui­tec­tu­ra.

La ar­qui­tec­tu­ra, ade­más de crear es­pa­cios per­du­ra­bles y fun­cio­na­les a las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas, tam­bién per­si­gue - si­va, por cual es in­clui­da den­tro de la ca­te­go­ría de las be­llas ar­tes. Por tan­to, se po­dría con­cluir que los pro­fe­sio­na­les de es­ta área no so­lo re­quie­ren co­no­ci­mien­tos prác­ti­cos y téc­ni­cos pa­ra crear es­pa­cios que sean se­gu­ros y de ca­li­dad, sino tam­bién ima­gi­na­ción y vi­sión crea­ti­va.

De acuer­do con el Arq. Adal­ber­to Fi­gue­roa un ver­da­de­ro re­to pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra es sos­te­ni­bles, pro­mo­vien­do la op­ti­mi­za­ción y ex­plo­ta­ción ade­cua­da de los re­cur­sos na­tu­ra­les re­no­va­bles pa­ra re­du­cir el im­pac­to am­bien­tal y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción.

Du­ran­te mu­chos años, pro­fe­sio­na­les en di­fe­ren­tes áreas han ido for­ta­le­cien­do sus ha­bi­li­da­des a tra­vés de la con­ti­nua for­ma­ción aca­dé­mi­ca, de­bi­do a los di­fe­ren­tes cam­bios que la so­cie­dad ha te­ni­do y las nue­vas de­man­das den­tro de ca­da mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.