In­ver­sio­nis­tas amis­to­sos

El pe­so ar­gen­tino se de­va­luó fren­te a otras mo­ne­das, lo que re­for­zó la sa­li­da de re­cur­sos

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - Gustavo Vol­mar gvol­mar@dia­rio­li­bre.com

Lo pro­mo­vie­ron cuan­do era to­da­vía can­di­da­to a la pre­si­den­cia. Fes­te­ja­ron jun­to a él cuan­do fue ele­gi­do. Le ofre­cie­ron apo­yo a su ges­tión. Ce­le­bra­ron ju­bi­lo­sos cuan­do la deu­da ven­ci­da fue pa­ga­da. Le fe­li­ci­ta­ron ca­lu­ro­sa­men­te por sus re­for­mas. In­vir­tie­ron en la deu­da al re­in­ser­tar­se el país en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal. Y ha­ce po­co le die­ron la es­pal­da y sa­ca­ron su dinero.

Esa se­cuen­cia des­cri­be la re­la­ción de al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas fi­nan­cie­ros lo­ca­les y ex­tran­je­ros con el pre­si­den­te de la Ar­gen­ti­na. La ne­ga­ti­va del go­bierno an­te­rior a ce­der an­te acree­do­res que des­cri­bía co­mo bui­tres, man­tu­vo al país fue­ra de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les du­ran­te años. El pa­go de la deu­da por el go­bierno ac­tual abrió las puer­tas a nue­vos en­deu­da­mien­tos. De he­cho, ese pa­go se efec­tuó con nue­vos prés­ta­mos, y el ba­jo ni­vel de la deu­da que la ex­clu­sión ha­bía pro­vo­ca­do hi­zo de la Ar­gen­ti­na un lu­gar atrac­ti­vo pa­ra in­ver­sio­nis­tas en bus­ca de bue­nos ren­di­mien­tos.

Pe­ro la amis­tad pue­de ser pa­sa­je­ra. Da­tos in­quie­tan­tes, co­mo te­ner la se­gun­da ma­yor in­fla­ción del con­ti­nen­te ame­ri­cano, un dé­fi­cit fis­cal del 3.2% del PIB, pro­tes­tas pú­bli­cas con­tra subidas de im­pues­tos y au­men­tos de ta­ri­fas, y el dé­fi­cit en la cuen­ta co­rrien­te ex­ter­na, se com­bi­na­ron con las al­zas en los ren­di­mien­tos de los bo­nos del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se y otros va­lo­res pa­ra pro­vo­car una hui­da de fon­dos. El pe­so ar­gen­tino se de­va­luó fren­te al dó­lar, el eu­ro y otras mo­ne­das, lo que re­for­zó la sa­li­da de re­cur­sos.

Pre­sio­na­do por el im­pac­to de la de­va­lua­ción en la in­fla­ción, el go­bierno ven­dió dó­la­res, au­men­tó la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia des­de el 27.25% al 40%, lla­mó al FMI y anun­ció drás­ti­cas dis­mi­nu­cio­nes en sus gas­tos, ma­yor­men­te en su pro­gra­ma de obras pú­bli­cas. La si­tua­ción me­jo­ró, pe­ro a ex­pen­sas del cre­ci­mien­to es­pe­ra­do de la eco­no­mía. El ca­so po­ne de re­lie­ve que es me­jor te­ner la ca­sa en or­den que con­fiar en el res­pal­do de in­ver­sio­nis­tas vo­lá­ti­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.