De­cep­ción amo­ro­sa

Diario Libre (Republica Dominicana) - - Noticias - Res­pues­ta. Ana Si­mó Pa­ra co­mu­ni­car­se con no­so­tros lla­me al 809 566 0948 o es­cri­ba a in­fo@cen­tro­vi­day­fa­mi­lia.com www.cen­tro­vi­day­fa­mi­lia.com

Pre­gun­ta. Ten­go 6 años de ca­sa­da y en­tien­do que mi ma­tri­mo­nio no co­men­zó con buen pie. A pe­sar de que nues­tros sen­ti­mien­tos son bue­nos, en oca­sio­nes sien­to que ne­ce­si­ta­mos más. Ha­ce me­ses le des­cu­brí con­ver­sa­cio­nes bas­tan­te fuer­tes con una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo y me sen­tí muy de­cep­cio­na­da. Él ju­ra que no ha pa­sa­do na­da más, que so­lo me quie­re a mí y que esas char­las eran un jue­go. El pro­ble­ma no que­da ahí, cuan­do te­ne­mos re­la­cio­nes se­xua­les me due­le por­que ya ca­si no lu­bri­co, por lo que en mo­men­tos de­be­mos pa­rar, lo que ha­ce que él se mo­les­te y en­ton­ces sien­to que lo voy a per­der.

De­fi­ni­ti­va­men­te los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes se han con­ver­ti­do en un ar­ma de do­ble fi­lo que nos im­pi­de dar­nos cuen­ta de lo rá­pi­do que en­ta­bla­mos una re­la­ción con al­guien, apa- ren­te­men­te co­mo un jue­go, sin me­dir las con­se­cuen­cias. La ra­zón por la que se ha he­cho tan fa­mo­sa es­ta prác­ti­ca es que a tra­vés de lo que ex­pre­sa­mos y por el me­dio que uti­li­za­mos, se pue­de ima­gi­nar y crear un mun­do pa­ra­le­lo, don­de la pa­sión es lo prin­ci­pal por el ni­vel de ex­ci­ta­ción que ge­ne­ra, pe­ro la­men­ta­ble­men­te de­bi­li­ta lo real, lo que real­men­te es im­por­tan­te en una re­la­ción. Par­te del com­pro­mi­so es sa­ber fre­nar cual­quier sen­sa­ción de agra­do ha­cia otra per­so­na que no sea tu pa­re­ja; que en­tien­das que pue­de ser una ten­ta­ción ca­paz de per­ju­di­car tu vi­da. Y sí, de­fi­ni­ti­va­men­te ese do­lor coital pue­de ser cau­sa­do por lo vi­vi­do y que aún si­gue sin ser sa­na­do y co­mo él no lo en­tien­de, pre­sio­na y con es­to las co­sas se ponen peor. La vi­da se­xual es muy sen­si­ble al te­ma pre­sión, así co­mo lo es a man­te­ner ma­les­ta­res con la creen­cia de que el tiem­po se­rá su­fi­cien­te pa­ra su sa­na­ción. Es ho­ra de ha­blar a cal­zón qui­tao, sin ta­pu­jos. Si no sa­bes có­mo pe­dir­le a él cier­tos lí­mi­tes pa­ra lo­grar res­ta­ble­cer la con­fian­za en la re­la­ción, es re­co­men­da­ble con­si­de­rar la psi­co­te­ra­pia de pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.